Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2010/09/11 00:00

Las mentiritas de Sabas

El silencio de la ex notaria se valorizó tanto, que fue nombrada jefe de Control Interno de Caprecom, dependiente del Ministerio de Protección Social.

Las mentiritas de Sabas

El aún embajador Sabas Pretelt de la Vega está haciéndose más daño que bien con su defensa. De las buenas maneras que lo han caracterizado queda poco. Esta semana, en su lugar, oímos a un hombre déspota y grosero descalificando a los periodistas que lo entrevistaban. Haciéndose el que no oía para evadir las preguntas sobre la decisión de la fiscalía que confirmó su llamamiento a juicio por cohecho, mientras repetía inexactitudes sobre su caso.

La entrevista con la W Radio fue una larga colección de mentiras del doctor Pretelt. La primera y más grande fue autocalificarse como víctima en un proceso en el que le han sobrado las garantías, incluso para dilatar la actuación de la justicia.

Él y sus abogados se han empeñado en reclamar su fuero ministerial y el consecuente derecho a ser investigado por el Fiscal General, pero omiten la explicación completa de su situación. (Escuche la declaración de Pretelt)

El caso de Pretelt pasó al despacho del Vicefiscal porque el anterior Fiscal General, Mario Iguarán, estaba impedido por haber sido subalterno suyo como viceministro de justicia. Ese Vicefiscal era Guillermo Mendoza, hoy fiscal encargado. El ex ministro alega que como el fiscal es el mismo Mendoza –y no tiene el impedimento de su antecesor- debe asumir el caso como Fiscal General.

Olvida mencionar que la ley prevé de manera explícita lo que debe hacerse en una circunstancia como la suya. El Código de Procedimiento Penal establece que “en ningún caso se recuperará la competencia por desaparición de la causal de impedimento”. (Vea el documento)

La norma tiene su explicación. Si se aplicara de otra manera, el proceso pasaría de un despacho a otro favoreciendo la impunidad por vencimiento de términos. Por eso prohíbe que la competencia vuelva al despacho inicial con un contundente “en ningún caso”.

En medio de su desesperada defensa, el doctor Pretelt no sólo incurre en imprecisiones jurídicas sino en distorsiones de los hechos. Por ejemplo, ha asegurado que nada tuvo que ver Yidis Medina con el nombramiento de Sandra Dominguez como Notaria Segunda de Barrancabermeja.

El ex ministro asegura que él no estuvo al frente del proceso de nombramiento de la señora Domínguez y que fue un amigo de la futura notaria quien radicó la hoja de vida en la Supernotariado. Tristemente para él, la fiscalía estableció que –para ese momento- Sandra Domínguez no tenía ningún conducto de acceso al gobierno y al ministro, diferente a la congresista.

Por lo demás existe un pagaré en blanco firmado por Sandra Domínguez y entregado por Yidis Medina a la justicia. La pregunta es ¿si no le debiera su nombramiento a Yidis por qué la señora Domínguez firmó y entregó semejante documento? (Vea el documento)

El silencio de la ex notaria Domínguez se valorizó tanto que después de salir del despacho, en medio de graves cuestionamientos, fue nombrada Jefe de Control Interno de Caprecom, entidad dependiente del Ministerio de Protección Social.

La sucesora de Domínguez fue María Lucelly Valencia. Según el embajador Pretelt en ese nombramiento tampoco influyeron ni la aprobación de la reelección, ni Yidis Medina. Sin embargo en el expediente aparece un documento llamado “Compromiso entre las partes” en donde la notaria se obliga a “colaborarle políticamente a la doctora Yidis Medina con la ubicación de personal calificado y no calificado en la Notaría 2 de Barrancabermeja”.

Concluye la notaria elocuentemente: “Lo anterior en reconocimiento a que gracias a su intervención frente al Gobierno Nacional, fui nombrada Notaria 2 de Barrancabermeja”. (Vea el documento)

En el expediente también hay pruebas de la participación de Sabas Pretelt en el nombramiento de Luis Camilo Omeara en la notaría 67 de Bogotá, la misma notaría vendida por Teodolindo Avendaño.

El ex ministro sostiene que él es sólo un chivo expiatorio, pero no ha aclarado de cuáles culpas ajenas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.