Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2006/08/12 00:00

    Las nalgas vencen a las neuronas

    A raíz de un completo estudio de medios, Álvaro Duque concluye que los medios de comunicación siguen mostrando a las mujeres a partir de sus atributos físicos antes que de sus capacidades intelectuales o morales.

COMPARTIR

En su tercera edición, el más grande proyecto de análisis de las noticias que se producen y transmiten en 76 países ha revelado que los medios de comunicación siguen mostrando a las mujeres principalmente a partir de sus atributos físicos, antes que de sus capacidades intelectuales o morales.

Luego de los llamados de diversas agencias de Naciones Unidas y de un constante trabajo de campo diario de miles de activistas en los medios, los gobiernos, la academia y las organizaciones sociales, las cosas han cambiado poco desde cuando, en 1995, se realizó el primer Proyecto Global de Monitoreo de Medios (GMMP, por su sigla en inglés), que cada lustro observa cómo se presentan las noticias en una jornada, para luego analizar la manera como los medios (prensa, radio y televisión) representan a las mujeres.

En la última edición, presentada hace unos meses en Londres, se monitorearon 12.893 informaciones de televisión, radio y prensa. Las 10 principales conclusiones que derivan del análisis son las siguientes (pueden verse en el sitio www.whomakesnews.org):

1) Las voces y los puntos de vista de las mujeres están marginados. 2) Los hombres dominan las llamadas noticias duras, referidas sobre todo a política, economía y finanzas. 3) las mujeres prácticamente no aparecen como “expertos” o voceros a los que se pide una opinión sobre un tema. 4) Las mujeres son presentadas como “víctimas” el doble de las veces que los hombres. 5) Excepto en la televisión, donde superan por escaso margen a los hombres, las noticias son presentadas por hombres. En el caso de la prensa, sólo un tercio de las informaciones son redactadas por mujeres. 6) Las mujeres raramente cubren las que se consideran noticias “serias”, de política, economía y finanzas. 7) Cuando son las mujeres las que escriben, hay mayor presencia de protagonistas femeninas en las informaciones. 8) Sólo el 10 por ciento de las noticias tuvo como protagonista central a una mujer. 9) Las noticias refuerzan los estereotipos antes que cambiarlos. 10) La desigualdad de género no es considerada de interés noticioso.

Con las críticas que en materia metodológica se le pueden hacer, el GMMP permite verificar lo que uno ve a diario: los medios privilegian las nalgas y demás prominencias femininas antes que sus capacidades mentales. Por supuesto que la intensidad con la que esto sucede cambia de un país a otro, como es apenas natural, por cuestiones culturales. Sin embargo, existe cierta estandarización en el universo mediático, como consecuencia de la creciente homologación en el proceso de producción de noticias y del adelgazamiento de la línea que servía de frontera para distinguir la información de la publicidad y del entretenimiento, esferas más asociadas a la comercialización y al consumismo que al servicio público.

El GMMP 2005 confirma que se ha mejorado en lo relativo al aumento de la participación y el acceso de las mujeres a la expresión y a la toma de decisiones en y a través de los medios y las nuevas tecnologías de la comunicación. Las noticias, en cambio, no son alentadoras por lo que tiene que ver con la presentación de una imagen de la mujer balanceada y fuera de los estereotipos.

El asunto, en todo caso, es complejo. Para comenzar, ¿quién decide lo que es equilibrado? Luego, en la historia de una serpiente que se muerde la cola, hay evidencias de que poner una mujer al frente de un medio no garantiza el fin de las imágenes distorsionadas, pues no siempre es asunto de individuos, sino más bien de lógicas de medios en donde el machismo está muy arraigado. Y las mujeres, para sobrevivir en ese ambiente, a menudo resultan más papistas que el Papa. Basta recordar que las llamadas revistas femeninas, en su mayoría dirigidas por mujeres, son las que más presentan esa imagen de mujer asociada casi exclusivamente al universo de lo privado, de lo doméstico, de lo familiar.

Dos iniciativas fueron lanzadas recientemente para llamar la atención y en todo caso tratar de cambiar un poco las cosas. La primera de ellas es “Who Makes the News? Three Weeks of Global Action on Gender and the Media”. Iniciada el pasado 15 de febrero y coordinada por la World Association for Christian Communication, Amnistia Internacional, la asociación Article 19, la Federación Internacional de Periodistas y la fundación Open Society, esta campaña busca presentar y discutir los resultados del GMMP 2005.

La segunda iniciativa es “Women Makes the News” (impulsada por la Unesco), que pretende continuar un debate iniciado en 2001 acerca de cuáles caminos seguir para abrir a las mujeres las puertas de las direcciones de los medios de comunicación.

Estas dos actividades deberían ser seguidas por el público, pues hoy sabemos que si los medios de comunicación no son tan potentes hasta el punto de decir a las personas qué pensar, hay serias pruebas de que los medios, incluso con las nuevas tecnologías, son decisivos en el momento de seleccionar y escoger los temas de los que la gente habla. Y sobre cuando se trata de establecer cómo se habla de un determinado asunto, es decir, en la definición de lo que se conoce como el clima de opinión.

Para cambiar la imagen de la mujer que los medios de comunicación transmiten y producen, entonces, estas actividades son muy importantes, pues se apunta al breve y al mediano término. No obstante, en el largo plazo, no se puede no trabajar en el tema de la educación para los medios. Es más grande el compromiso y los resultados no se verán de inmediato, pero es ahí donde está el secreto para que el asunto de la representación de las mujeres en los medios pase de la anomalía a la normalidad, sin los estereotipos con los que tanto se trabaja en las redacciones.

*alvaro.duque@unito.it
Álvaro Duque es Investigador de Comunicación Política de la Universidad de Turín
Participó en el GMMP 2005 Italia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.