Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2010/05/02 00:00

Las seis semanas de Mockus

La guerra sucia contra Mockus va a crecer en foros de internet y en propaganda política negra, de la cual nadie se hará responsable públicamente

Las seis semanas de Mockus

El ascenso sostenido de Antanas Mockus en todas las encuestas tiene un enorme beneficio y un peligro. Lo bueno para él es que la percepción sobre la viabilidad de su candidatura está en el punto más alto. No solamente porque la mayoría de los encuestados dice que va a votar por él, sino porque incluso algunos de los que no lo harán empiezan a verlo como el más probable Presidente de Colombia.

El peligro está en que ese crecimiento, sin precedentes, tiende a desbordar las expectativas. Quienes están con Mockus deben prever que hay un voto de maquinaria que no se refleja integralmente en las encuestas y que esa maquinaria saldrá a hacer su trabajo el día de elecciones. Por eso, para los verdes es crucial que el entusiasmo por su causa se convierta en votos reales. También es necesario que se preparen para cuidar los resultados electorales en todas las regiones.

Crear la expectativa de una victoria en primera vuelta tiene un riesgo: si Mockus no la logra -y según las encuestas, eso es lo más probable- el triunfo de pasar a segunda vuelta puede terminar convertido en un fracaso que mine el entusiasmo de sus electores. Una meta realista debe contemplar como el escenario más posible una decisión en segunda vuelta.

El hecho de pasar de retador a campeón va a multiplicar la presión sobre Mockus. La guerra sucia va a crecer en foros de Internet y en propaganda política negra, de la cual nadie se hará responsable públicamente. Algunas de esas estrategias terminarán devolviéndose contra sus autores, otras podrían hacerle daño al candidato. Lo importante es que él sepa aguantar. Esos temporales artificiales casi siempre pierden fuerza con el paso de los días y con la repetición de agravios.

Al mismo tiempo, los reflectores se concentrarán día tras día en Antanas y los medios serán más exigentes con él que con cualquier otro candidato. Mientras a Santos le basta con repetir que "retroceder no es una opción" y buscar la exacerbación del miedo, Mockus tiene que plantear soluciones para todo.

La situación es injusta, pero es así.

Tal vez la mejor respuesta a esto sea convertir en hecho de campaña la calidad del equipo que está con él. Al contrario de lo que han querido mostrar sus detractores, Mockus es un hombre aplicado y estudioso, cuya causa es apoyada por una parte grande de las personas mejor preparadas del país. Sería bueno que los verdes empezaran a mostrar ese equipo, sus logros y sus planes.

No es el momento para hombres providenciales sino para equipos eficientes que, con conocimiento y dedicación, saquen los temas adelante. Los economistas, los expertos en salud, en obras públicas, en educación, en justicia y en defensa, pueden empezar a asumir algunas de las vocerías de la campaña.

Racionalmente, a un candidato no se le puede pedir un recetario de soluciones para todo, pero lo previsible es que lo sigan haciendo con Mockus y debe estar listo para eso.

Nadie debe esperar soluciones mágicas.

Si Mockus gana, recibirá de Uribe un país con un avance importante en seguridad y con problemas enormes en materia social y de corrupción. Consolidar -con honestidad- lo que va bien y corregir lo que está mal es una tarea que requerirá imaginación, autoridad y sacrificio.

Como están las cosas entre la primera y la segunda vuelta se concentrarán en un lado el grueso de la clase política y en el otro los nuevos electores y los votantes de opinión. La decisión final de los colombianos sigue siendo una incógnita, a pesar de las encuestas.

PD: En unos días les contaré cómo pusieron en marcha una campaña de intimidación y desprestigio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.