Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2006/06/11 00:00

    Lazos familiares

    Los delfines en la diplomacia llevaron al Presidente a asegurar que no incurriría en esas conductas. Ahora se suman las representaciones familiares en el gabinete

COMPARTIR

Una de las peores consecuencias de la concentración del poder es el nepotismo. En cualquier país del mundo es antidemocrático que miembros de una misma familia ocupen diversas posiciones del Estado. La formación de castas privilegiadas siempre es un caldo de cultivo para la corrupción y un mensaje desalentador para quienes buscan igualdad de oportunidades.

Sucede en Venezuela. Adán Chávez, el hermano del Presidente y gran activista de su causa, fue nombrado inicialmente director del Instituto Nacional de Tierras y ahora es embajador en Cuba. El caso encendió las alarmas internacionales y mostró la incoherencia política del mandatario, quien llegó inicialmente al poder con un discurso que criticaba el clientelismo y el nepotismo de los partidos tradicionales venezolanos.

También sucede en Cuba. Allí el ministro de Defensa, Raúl Castro, es el hermano del jefe de Estado y su más seguro sucesor.

Guardadas las proporciones, en Colombia está pasando algo parecido. El nuevo ministro de Defensa, Juan Manuel Santos Calderón, es doble primo hermano del vicepresidente de la República, Francisco Santos Calderón.

Desde luego algo va de los Chávez de Venezuela y los Castros de Cuba, a los Santos de Colombia. Sin embargo, el lazo familiar entre los dos altos funcionarios sigue existiendo.

Esto ya sería llamativo, pero es apenas una muestra del creciente poder de unas cuantas familias en el Estado colombiano.

El nuevo ministro del Interior y Justicia, el jefe conservador Carlos Holguín Sardi, es el padre de Carlos José Holguín, embajador de Colombia en Ecuador.

Holguín junior fue uno de los delfines nombrados para pagar apoyos durante y después de la accidentada aprobación de la reelección en el Congreso.

El caso más gráfico de esa cosecha de parientes en la diplomacia es el de la familia del senador José Name Terán. Cuando el padre decidió que no aspiraría más al Congreso, su hijo José David renunció al consulado de Colombia en Nueva York para venir a sucederlo, como en efecto lo logró. Pero el gobierno no dejó a Name sin su cuota en la ‘Gran Manzana’. Su otra hija, Margarita Rosa Name, fue nombrada de inmediato embajadora adjunta ante Naciones Unidas.

El escándalo que produjo este relevo y el descubrimiento de decenas de delfines en la diplomacia, llevó al Presidente a asegurar que hacia el futuro su gobierno no incurriría en esas conductas. Sin embargo, al delfinazgo diplomático se suman ahora las representaciones familiares en el gabinete.

La nueva ministra de Comunicaciones, María del Rosario Guerra de la Espriella, es hija de ex senador, sobrina de ex senador, hermana de ex senador, hermana de senador y prima de senador.

Su padre es José Guerra Tulena. Su tío, Julio César Guerra Tulena. Su hermano José Guerra de la Espriella, condenado por recibir dineros de la mafia. Su otro hermano Antonio Guerra de la Espriella y su primo, Miguel de la Espriella, conocido desde 1994 cuando presentó un proyecto para desmontar las normas que penalizaban el enriquecimiento ilícito y el testaferrato.

Cuando se conoció la designación, Darío Arizmendi le preguntó a la futura ministra:

–¿En el nombramiento tuvo que ver algo su hermano Joselito, muy enredado en la época del proceso 8.000, pero en todo caso muy amigo del Presidente?

Y ella respondió:

–Eso si habría que preguntárselo al Presidente.

Eso y mucho más habría que preguntarle. Por ejemplo, ¿por qué teniendo un mandato popular tan amplio, decide acuñar un gabinete de viejo estilo, dándoles satisfacciones burocráticas a caciques, castas y bancadas?

Deben existir muy buenas razones para los nombramientos, pero poco ayudan al “cambio de las costumbres políticas” que el presidente Álvaro Uribe ha prometido en sus dos campañas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.