Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2008/11/29 00:00

    Lecciones de las pirámides

    Disonancia cognitiva masiva. Este fue el término con el que Daniel Kaufmann, del Banco Mundial, explicó cómo en 1994 10 millones de rusos perdieron sus ahorros

COMPARTIR

Inesperadamente, el cierre de DMG ha tenido unas enormes consecuencias sociales y políticas, cuyos resultados son aún imprevisibles. Este caso, y los de tantas pirámides quebradas, obliga a ir sacando en limpio algunas conclusiones.

La improvisación empeora la desidia. El mismo gobierno nacional ha reconocido la falta de diligencia de las autoridades para impedir que DMG adquiriera el enorme tamaño?

que finalmente alcanzó. Sin embargo, las medidas que adoptó para tratar de remediar ese letargo no resultaron ser las más afortunadas, como lo demostraron los hechos. El gobierno no tuvo en cuenta experiencias anteriores para haber mitigado el impacto social y político de su decisión. Por ejemplo, el caso de Drogas La Rebaja, negocio que se les expropió a los Rodríguez Orejuela de tal forma que no ocasionó perjuicios sociales.

Los casos son distintos, pero el gobierno habría podido obligar a DMG a suspender la venta de tarjetas prepago y darles un plazo determinado para devolver todo el dinero a sus clientes. De esta manera se habría evitado cargar con la responsabilidad de esas devoluciones de dinero y habría puesto a DMG a responderles directamente a los afectados. Luego de que esto se hubiera cumplido podría haber tomado la decisión de cerrarla o no, y de encausar por lavado de activos a sus promotores. Así se habría evitado la conmoción social (y política) que hoy vivimos.

Pero el gobierno actuó al calor de las noticias y obró impulsivamente para responder a los señalamientos de inacción que le hacían algunos medios de comunicación que, como apuntó Carlos Castillo, se "arrogaron los papeles de investigadores judiciales, administradores públicos, jueces y policías". Medios que exigían el cierre de DMG, aun cuando pocos meses antes recibían gustosos sus avisos publicitarios. Pues bien, para darles gusto a los medios, el gobierno sacrificó con sus medidas los intereses de centenares de miles de ahorradores de DMG. Los levantamientos populares en Putumayo, Nariño, Cauca y Tolima fueron la respuesta. El traspié del referendo para la reelección en 2010 fue la consecuencia política inmediata, y la reducción de sus posibilidades electorales si se llega a realizar, será su implicación de más fondo.

Disonancia cognitiva masiva. Este fue el término con el que Daniel Kaufmann, investigador del Banco Mundial, explicó cómo en 1994, 10 millones de rusos perdieron sus ahorros en la pirámide MMM. Se refería Kaufmann a la falta de racionalidad de los consumidores, sobre todo cuando hacen cálculos de ganancias que no son evidentes. Creo que esta es una explicación más científica que la manida y autoflagelante de la "cultura mafiosa", que está basada en la visión medieval, según la cual es pecaminoso aspirar a ganar dinero fácil y rápido, aspiración que es legítima y tiene formalización legal en cualquier economía moderna de mercado. En nuestro caso, esa disonancia se refiere a que la mayoría de los ahorradores creyó que las pirámides nunca se iban a quebrar o que el gobierno nunca iba a intervenir.

No somos únicos. El caso MMM tiene similitudes sorprendentes con DMG. Ambas empresas desarrollaron entre sus clientes efectivas campañas masivas de adscripción y lealtad a la organización y a sus líderes. En Rusia MMM fue cerrada abruptamente y su gestor -Mavrodi, un excéntrico matemático- fue arrestado. Allá los ahorradores culparon al gobierno y le exigieron indemnizaciones, igual que acá. Allá los ahorradores ocasionaron revueltas y casi provocan la revocatoria del gobierno; acá hubo asonadas y se puso en duda la reelección. Allá y acá los gobiernos se vieron sorprendidos por la reacción de los ahorradores y, según Kaufmann, en Rusia las autoridades nunca esperaron ver "lo que significan millones de accionistas indignados, que comienzan a organizarse contra el Estado. El clamor de las demandas por indemnizaciones se hizo cada vez más fuerte". Allá la crisis provocó que el Primer Ministro se distanciara y reprendiera en público al Ministro de Hacienda; aquí Uribe públicamente se mostró muy contrariado con su equipo económico. A la postre, allá a Mavrodi le levantaron los cargos y resultó elegido al Congreso, ¿acá...?

No se explica uno cómo las autoridades colombianas no conocieron el caso MMM que sucedió 14 años antes en Rusia, si duraron más de un año tras DMG. Ahí tenían el libreto completo para haberse evitado tanta conmoción. Última lección: no somos tan excepcionales ni tan mafiosos como creemos. Y hay que mirar más hacia afuera.
 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.