Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/04/13 00:00

    Libia: de Reagan a Obama, ¿la historia se repite?

    ¿Acaso los argumentos de Reagan, de hace 25 años, no eran bastante parecidos? Claro, en un contexto de Guerra Fría habría sido imposible hacer una intervención apoyada por el Consejo de Seguridad, porque obviamente la URSS la habría vetado.

COMPARTIR

En la víspera de la conmemoración de los 25 años del bombardeo de la administración Reagan sobre Libia, Estados Unidos vuelve a tomar medidas de fuerza contra Gadafi. Esta vez, con algunas diferencias importantes: primero, el contexto, ya no es un escenario de Guerra Fría sino de Lucha contra el Terrorismo; segundo, el bombardeo del 14 de abril de 1986 fue una intervención unilateral, la actual es de carácter multilateral, tiene el aval del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas e incluso de la Liga Árabe; tercero, el presidente de los Estados Unidos es un demócrata y ha sostenido un discurso en política exterior, que aparentemente, defiende la no injerencia en asuntos domésticos de otros Estados.
 
En el discurso del presidente Obama, del 28 de marzo de este año, en el que explica al pueblo estadounidense lo que han hecho, lo que planean hacer y por qué Libia les preocupa, resalta estos últimos dos aspectos.
 
Sus palabras muestran un afán casi desmesurado por explicar que la acción sobre Libia es de carácter multilateral, producto de una coalición de Estados que buscan la paz y la libertad para el pueblo libio.
 
En esta misma línea Obama defiende la intervención, diciendo: “en este momento particular, nos enfrentamos a la posibilidad de una violencia a una escala horrorosa” y posteriormente agrega: “algunas naciones pueden ser capaces de hacerse las de la vista gorda ante las atrocidades cometidas en otros países. Los Estados Unidos de América es diferente”.
 
En sus palabras podemos ver, por un lado, su profundo interés por diferenciarse de su antecesor, con lo cual eliminaría cualquier posibilidad de contradicción entre su discurso cuando fue candidato a la presidencia en 2008 y cuestionaba la invasión a Iraq, y su actuación en política exterior como presidente, algo fundamental cuando comienza la carrera por su reelección, que a propósito no está muy clara.
 
Pero también, si tenemos en cuenta ese contexto electoral, la mayoría de la opinión pública ve como algo importante que su país se involucre en el mundo para defender los principios democráticos que hacen parte fundamental de su bandera.
 
Todo esto nos lleva a preguntarnos ¿son las explicaciones dadas por Obama verdaderamente diferentes a las planteados por otros presidentes estadounidenses en otras épocas? ¿Acaso los argumentos de Reagan, de hace 25 años no eran bastante parecidos? Claro, en un contexto de Guerra Fría habría sido imposible hacer una intervención apoyada por el Consejo de Seguridad, porque obviamente la URSS la habría vetado.
 
Pero además ¿el que tenga en mente, así sea sólo una opción, entregar armas a los rebeldes en Libia no se parece al apoyo militar brindado por Reagan a los “contra” en Nicaragua? Claro, es imposible comparar la contra nicaragüense con los rebeldes libios; pero al menos en términos de la actuación estadounidense ¿cuál es la verdadera diferencia? Parece entonces que aunque la historia no se repite, sí lo hacen los argumentos en pro de la defensa de los intereses nacionales de los Estados Unidos.
 
* Profesora del Departamento de Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Javeriana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.