Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2003/04/28 00:00

    Lo del protectorado

    Van a llegar a Irak veinte funcionarios norteamericanos para los ministerios, y unos 450 más para 'repartirse los cargos administrativos'

COMPARTIR

Les cuento a los Chalabis locales, estos ricos nuestros que viven en Miami leyendo Jet Set y SEMANA a la espera de que -como pidió su presidente Alvaro Uribe- el gobierno de los Estados Unidos traiga a Colombia sus tanques Abrams y sus helicópteros Apache, sus portaaviones y sus misiles Tomahawk y todos sus bombarderos, y sus marines, y sus soldados, para que exterminen a los guerrilleros en las ciudades y en las selvas y en el lugar de 'Marulanda' -y en el de Uribe- pongan a un virrey. Les cuento, para empezar, quién es Ahmad Chalabi, pues no creo que lo sepan.

Es un iraquí, exiliado en Londres, banquero y traficante de armas, acusado de fraude en Suiza y en Liechtenstein y condenado en Jordania por desviación de fondos (y ya hay que ser muy, muy turbio para que lo acusen a uno en esos sitios). Es uno de los suyos. Esa gente terrible que maneja hoy en día el gobierno de los Estados Unidos -no hablo del pobre George W. Bush, con su sonrisita que es como un reflejo de rodilla. ¿Lo han visto?-, esa gente como Cheney, Rumsfeld, Wolfowitz, quiere poner a este señor Chalabi a la cabeza del nuevo Irak, del Irak liberado y democrático, cuando llegue el momento. Pero no por ahora.

Por ahora -ay, lo siento por estos ricos nuestros, tan ansiosos como los exiliados iraquíes-, por ahora el virrey del protectorado iraquí es un general norteamericano retirado, Jay Garner, ex director de una empresa de armamento, que se ha instalado en uno de los palacios menos bombardeados de Saddam Hussein. Digamos, para que nuestros ricos locales se orienten, en Hatogrande. Y ha nombrado como gobernadores regionales al general retirado Bruce Moore para el norte de Irak, al general retirado Buck Walter para el sur, y a la ex embajadora Barbara Bodine (una especie de nuestra embajadora Patterson) para Bagdad, que es, digamos, como Bogotá. Y en donde un espontáneo iraquí llamado Mhsen al Zubaidi (una especie de Moreno de Caro de por allá) se ha proclamado a sí mismo alcalde de la ciudad. Se anuncia que ahora van a llegar a Irak unos veinte funcionarios norteamericanos para ocupar otros tantos ministerios, y unos 450 más para "repartirse (dice la prensa) los cargos administrativos de cada departamento". Se anuncia que el vicegobernador del virrey Garner será un "superministro" (digamos, un Fernando Londoño) llamado Michael Mobbs, abogado del Pentágono conocido por haber inventado las argucias jurídicas mediante las cuales los prisioneros "terroristas" que el gobierno norteamericano tiene encerrados en jaulas en Guantánamo jurídicamente no existen y en consecuencia nunca en lo que les quede de vida van a ser juzgados, ni condenados, ni absueltos.

Para mandar en el Irak "liberado" se barajan también otros nombres: el de James Woolsey, efímero director de la CIA (efímero, pero de la CIA), que ha sido uno de los más recios partidarios de que ocupado Irak los Estados Unidos invadan a continuación a Siria y al Irán. Y el de Zalmay Khalilzad, que a pesar de su nombre árabe es un periodista a sueldo del Pentágono (con quién compararlo: ¿un Plinio Apuleyo de por allá?) que desde hace seis años pedía en sus artículos de prensa "un bombardeo continuado sobre Bagdad".

En fin. Eso es lo que hay. Y parece que es eso lo que van a poner.

Entre tanto, el ingenuo Koffi Anan, secretario general de las Naciones Unidas (¿ingenuo? no se llega allá así) les exige a las fuerzas norteamericanas de ocupación de Irak que "respeten las convenciones internacionales de Derechos Humanos", cosa que, por lo visto, no están haciendo. Informa la prensa internacional que su respetuosa solicitud ha provocado "malestar" en las altas esferas del gobierno de los Estados Unidos. Pobre Koffi Anan. No durará mucho. Ni la ONU tampoco, tan inútil. Ni nosotros.

Se me olvidaba un detalle: el virreinato del general Jay Garner no se llama así. Se llama 'Oficina de Reconstrucción y Asistencia Humanitaria'. El general Garner sólo responde ante otro general, Tommy Franks, jefe de tropa, y por encima de él ante el secretario de Defensa de los Estados Unidos, Donald Rumsfeld, a quien muy pronto declararán criminal de guerra.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.