Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2006/03/10 00:00

    Los colombianos pueden incidir en el TLC

COMPARTIR

La ratificación o no del TLC es una de las decisiones que quedará en manos del Congreso que los colombianos elegirán el próximo 12 de marzo. Esta es una de las pocas ocasiones en las que se evidencia claramente el valor del voto ciudadano. Hoy los colombianos tienen la posibilidad de incidir en un tema aparentemente distante y técnico. Ese poder de injerencia emana del sufragio que depositen el domingo a favor de uno u otro candidato a la Cámara y al Senado. Dicho en otras palabras: en sus manos está la oportunidad de repercutir en el Tratado con Estados Unidos.

Claro que no es una oportunidad única, sino que es una característica de la democracia. Siempre que el ciudadano elige a sus representantes está decidiendo –consciente o inconscientemente- el rumbo de su municipio, departamento o país. Sólo que en estas elecciones, el poder de cada voto se hace patente en temas cruciales como el TLC.

Colombia debe fortalecer esa conciencia ya consolidada en democracias avanzadas. En España, por ejemplo, los ciudadanos hicieron sentir el poder de su voto en las elecciones del 2004, cuando triunfó el partido socialista. En las urnas se manifestó su descontento con la decisión del PP –entonces en el gobierno- de enviar tropas españolas a la guerra de Irak. La balanza se inclinó hacia los socialistas, quienes interpretaron el sentir de sus votantes y, una vez en el poder, ordenaron el regreso inmediato de las tropas.

Así que –al margen de la elección de los ciudadanos- lo importante es que los votantes sean conscientes del valor de su voto y de su responsabilidad al poder incidir en las decisiones del país mediante la elección de sus representantes. Su acierto o desacierto será responsabilidad única y exclusivamente suya, no de otros: cada voto cuenta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.