Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2006/11/20 00:00

Los Para-Políticos

Los Para-Políticos

Antes de que los paramilitares asolaran nuestros campos patrocinados por las clases poderosas de siempre cuyos actos fueron la semilla de las bandas que también antes asolaron los campos a nombre de los comunistas, ha existido un grupo que ha hecho mas daño a la Patria que los dos anteriores y todos los demas bandidos juntos y son los para-politicos.

Es una lacra que nació con nuestros primeros retozos democraticos y valiendose de esa utopía se han apoderado de cuanta institucion de representacion ciudadana existe un nuestro país para hacer de las suyas. Cuando usted los vé con su pose arrogante y llamandose entre ellos honorable representante o senador, no se imagina su procedencia, los medios por los que llegaron y se han mantenido allí y lo que harán para perpetuarse en el poder, junto con sus allegados. Son ellos los que con sus compadres se roban del presupuesto nacional quinientos mil millones de pesos al año, hecho que nos hace mantener en cabeza del lote de paises donde la corrupcion es mas activa y efectiva.

Son ellos, los que en sus pocos dias y horas de trabajo no pasan proyecto que no esté debidamente “negociado” en prebendas, puestos politicos, sobrecostos, etc, etc. Se han dividido “para despistar al enemigo” en partidos que a la hora de cobrar favores o vender la tramitacion de las leyes se disuelven en el mar de la indignidad; o les pareció poco vegonzoso la “repartija” que se armó a raiz de la aprobacion de la ley de reeleccion presidencial para no mencionar sino un caso de miles?


Fueron ellos los que en vida de Pablo Escobar visitaban tanto la Hacienda Napoles que: “los rinocerontes cuando los veían les voliaban la colita”, como lo dijo en su libro un gran periodista. Ellos mismos en una de sus tantas visitas planearon la muerte de personas y hasta colegas que fueron contrarios a sus intereses, como aconteció con Albertico Santofimio, el único que ha puesto a cobrar a los muertos en Colombia.

Fueron ellos los que conformaron, patrocinaron y defienden ahora, los grupos de sicarios que defendieron a sangre y fuego sus feudos politicos y territoriales. Y ahora para enbolatarnos nos meten ese golazo que es la mal llamada Ley de Justicia y Paz, donde no habrá pago de culpas, devolucion de lo confiscado, confesion de sus barbaridades y mucho menos reparacion y regreso de los afectados


Dice un viejo dicho: “Bendita seas democracia aunque tantas barbaridades se cometan en tu nombre”. La primera que nosotros cometimos, y seguimos cometiendo, fue enviarlos “en representación nuestra” a que indistintamente de su color politico se vendieran por cuanta causa produjera buenos dividendos y por logica perjuicio para el resto de nosotros.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.