Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1983/08/29 00:00

    LOS QUE BORRAN FRONTERAS

COMPARTIR

El sacerdote-poeta Ernesto Cardenal, ministro de Cultura de Nicaragua vino a Bogotá la semana pasada. para participar en la Conferencia Latinoamericana en homenaje a Simón Bolívar y en solidaridad con Centroamérica. Para clausurar el acto, improvisó un bello discurso que bien podía ser el borrador de uno de sus poemas políticos.
La prensa no recogió sus palabras, y su voz --debilitada por la altura bogotana-- sólo quedó registrada en dos o tres grabadoras. Su intervención bien merece ser transcrita, para no dejarla librada a la fragilidad de la memoria de los cinco centenares de personas que lo oyeron emocionados:
"Ya había señalado Martí que había que terminar lo que había empezado Bolívar.
Y Sandino también dijo:
El gran sueño de Bolívar está toda vía en perspoctiva. Como todo ideal, recorre una etapa de concepción y perteccionamiento hasta su realización detinitiva. Yo no sé cuándo terminaremos, pero seguimos poniendo las piedras. Tengo la convicción de que este siglo verá cosas extraordinarias...
Martí continuó la obra de Bolívar.
Sandino continuó la obra de Bolívar.
También lo hicieron los cubanos un 26 de julio, como hoy, y los sandinistas un 22 de julio, 22 años atrás al fundar el frente Sandinista de Liberación Nacional que logró el triunfo 20 años después, el 19 de julio.
Todo es gloria en julio había dicho proféticamente Martí y lo dijo antes de los triunfos de Cuba y Nicaragua porque Bolívar había nacido un 24 de julio. Todo es gloria en julio, y de aquí saldrá una nueva unidad contra el enemigo, que es sólo uno.
La unidad antiimperialista de Bolívar porque Bolívar vislumbró el imperialismo, que estaba destinado a plagar de miseria nuestra América.
Como muestra de estas miserias: éste es un puñal de la contrarrevolución de los somocistas que fue encontrado lleno de sangre.
Ellos lo usan para degollar.
Tiene letras que dicen: United States Navy. Y ésta es una soga para ahorcar también capturada a esos somocistas ya muy gastada por el uso, y también con una marca norteamericana. Naturalmente, no son sólo estas armas las que usan para el crimen; tienen otras más poderosas y sofisticadas.
Contra ellas es la unidad que necesitamos. Bolivarismo es unidad, y Bolívar había dicho:
Unidad, unidad, unidad, debe ser nuestra divisa. Yo soy hijo de Bolívar, había dicho Sandino.
Y también había dicho: No se extrañen si un día de tantos aparezco peleando en otras regiones de América Latina por la loberación de otros pueblos.Ahora más que nunca necesitamos el bolivarismo, pero no el de las academias, como dice García Márquez porque Bolívar no fue un académico.
Su acción práctica se basó en su visión del Nuevo Mundo, al que llamó un país tan inmenso variado y desconocido. Bolívar vio la historia de América como historia de sus tormentas, es decir de sus luchas.
Si Estados Unidos invade uno de nuestros territorios centroamericanos se deben reclutar voluntarios internacionalistas en toda la América de Bolívar.
El Presidente de Bolivía, el doctor Siles Suazo ha dicho que él sería el primero en ir allí a pelear.
Bolívar fue el primer internacionalista aunque en su tiempo aún no se usara la palabra.
Para él no había fronteras en la liberación del continente.
Un escritor nuestro José Coronel Urtecho ha dicho que lo propio de la miopía yanqui agravada por la ceguera de Reagan es ver a Latinoamérica como naciones separadas, divididas:separables y dividibles y no la unidad de fondo. Si los gobiernos norteamericanos siguen empeñados en frenar la revolución popular en Latinoamerica se verán arrastrados por ella a su propia revolución.
La historia no marcha para atrás y quienes quieren detenerla son arrollados por ella. Nosotros marchamos con el tiempo: el futuro es nuestro.
Hubo un Bolívar hace un tiempo, después un Martí. Al día siguiente que cayó Martí peleando en Cuba nació en Nicaragua Sandino.
Y el año en que fue asesinado Sandino nació en Argentina el Che Guevara.
No es que la historia se repita; es que éstas son sus leyes pero qué sabe un mal actor de cine de realidades que no son de celuloide ni de maquillaje.
Somos la Patria Grande de Bolívar y el Che. Ambos borraron fronteras.
Bolívar dijo Libertad o nada, y Sandino dijo después Patria libre o morir que es lo mismo".
Ernesto Cardenal
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.