Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1999/05/10 00:00

    LOS TECNOPOLITICOS

COMPARTIR

Voy a decir una barbaridad: hay que devolverle la política a los políticos. Más aún, la crisis
económica mundial se debe, en gran medida, a que la política está siendo manejada por una nueva clase de
gobernantes cuya naturaleza es apolítica: la tecnocracia. Mientras los últimos mohicanos del poder político
están enfermos o retirados (Yeltsin, alcoholizado; Clinton, con delirios sexuales; Havel, con cáncer; Kohl y
Gorbachov, jubilados; y Kissinger, dedicado a sus memorias) y los politiqueros de marras, esos sí, están
multiplicándose como conejos (basta constatarlo en Colombia), el poder ha quedado en manos de un
triunvirato de tecnócratas: los inversionistas, los especuladores y los economistas.Y, la verdad, sí que nos
han sorprendido. En sólo una década ya tienen al mundo al borde del desastre. Luego del colapso del
comunismo casi nadie se atrevió a cuestionar la fiebre liberalizadora de los mercados y el capitalismo salvaje
promulgado a los cuatro vientos por los tecnócratas norteamericanos. Era como enfrentarse a la locomotora
de la historia. Al fin y al cabo, como lo planteó Fukuyama, la economía había triunfado sobre la ideología.Así,
en un abrir y cerrar de ojos, los políticos pasaron al polvoriento cuarto de San Alejo. Los nuevos protagonistas
de la noticia eran los presidentes de los bancos centrales y los ministros de Hacienda y Finanzas (Cavallo,
Foxley, Hommes y ahora Fraga). Los hilos del poder dejaron de moverlos en la Casa Blanca para ser
manejados por los técnicos-doctores del Fondo Monetario y el Banco Mundial. Y, por supuesto, por los
frenéticos yuppies de Wall Street. Todo parecía ir muy bien en los 90 hasta que la luna de miel de la
tecnocracia tuvo su primer coitos interrumptus: la crisis asiática. Y sólo ahí comprobamos el frágil e incierto
orden económico mundial que estaban tejiendo los artífices de la tecnopolítica. Los culpables de la crisis
asiática _que se extendió como pólvora a Rusia y América Latina_ no eran, como siempre nos han dicho en
Washington, los folclóricos gobiernos en desarrollo sino las medidas de choque dictadas desde el templo de
la tecnocracia: la banca internacional. La falta de visión política de estos economistas y sus severas medidas
de austeridad, como el alza de las tasas de interés y el estrangulamiento fiscal, llevaron a la bancarrota a
varios países. Al respecto, Jeffrey Sachs, uno de los más respetados economistas de Harvard, dijo que esas
medidas de choque impulsadas por el Departamento del Tesoro y el Fondo Monetario son las responsables
de la recesión del mundo en desarrollo. Tan contraproducentes habrán sido dichas políticas que hasta el
propio Banco Mundial puso en tela de juicio la traumática intervención que su hermano gemelo, el Fondo
Monetario, hizo en el sureste asiático. Y el Banco Mundial también se dio golpes de pecho porque sus
programas de ayuda en Indonesia no tuvieron en cuenta el contexto político ni la galopante corrupción del
régimen de Suharto. Y claro, empeoraron la crisis.Estaban "enceguecidos" (como lo dijo un informe interno de
este banco) por los índices de crecimiento del país. Sin darse cuenta, el autor del informe dio en el clavo:
cuando ya sabíamos que los políticos son tuertos en el manejo económico, con la actual crisis económica
mundial quedó claro que los economistas son ciegos para el manejo político. Este capitalismo de laboratorio
de los tecnócratas, que ha vuelto demasiado vulnerables los mercados a los volátiles flujos de capital, fue
una de las principales preocupaciones de la última cumbre de líderes en Davos (Suiza). Allí se planteó la
necesidad de restablecer los controles necesarios para defender al ciudadano de los desequilibrios del
capitalismo global. Es decir, llegaron a una conclusión política: que la economía debe estar al servicio del
hombre y no que el hombre sea un títere, y de paso una víctima, de las fuerzas del mercado. Lo cierto es que
no vamos por buen camino. El célebre economista Paul Krugman lo viene advirtiendo sin que le paren muchas
bolas: "La economía global ha vuelto a una situación de capitalismo en época de pre-Depresión". Preocupación
que también comparte el pontífice del neoliberalismo y ahora intelectual filántropo, George Soros, quien en su
más reciente libro se va lanza en ristre contra los peligros del capitalismo global. Y alerta, además, que una
gran crisis puede estallar en cualquier momento. "Antes de producirse un infarto _le dijo Soros al diario
Clarín_ lo primero que queda sin circulación es la periferia". Es decir, nosotros. ¿Será que la actual
recesión es el latente presagio de una debacle económica? ¿Será que la tecnocracia nos tiene al borde de
otro Lunes Negro similar _o peor_ al de 1929? Me desconozco diciendo esto pero, antes de que sea
demasiado tarde: ¡Políticos, por favor, a la política!
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.