Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/09/20 00:00

    La estafa de un exguerrillero ‘nica’ en Medellín

    Hizo parte del Frente Sandinista de Nicaragua en los 80 y se presenta como Consultor de Paz en Colombia. Es Luis Salvador Torrealba, hombre cercano a exparamilitares y excolaboradores de las AUC.

COMPARTIR

Hace poco menos de dos meses me contactó una persona, angustiada, con el propósito de contarme un grave problema. Sin conocerme personalmente, pero lectora de mis columnas, consideró que yo era el indicado para ayudarle a buscar una salida a sus dificultades. Decidí escucharla personalmente.
La cita fue en Medellín, en una cafetería cerca al campus de la Universidad de Antioquia. Llegó puntual. Una vez nos identificamos me relató las dificultades que ha padecido durante los últimos cinco años de su vida, que comenzaron en mayo de 2009 y que han girado alrededor de Luis Salvador Torrealba Polanco, exguerrillero nicaragüense que hizo parte del Frente Sandinista de Liberación Nacional de Nicaragua (FSLN) hasta el 20 de agosto de 1988, cuando, según él mismo lo dice, abandonó las filas tras denunciar un supuesto enriquecimiento ilícito de la dirección de ese grupo insurgente.

Los detalles de cómo se conocieron no vienen al caso. Lo cierto es que Torrealba Polanco se vale de su buen verbo, de su pasado en las filas del FSLN y de su amistad con Edén Pastora, conocido en la guerra nicaragüense como ‘Comandante Cero’, para darse lustre y lograr lo que quiere. Con todo ello se promociona como experto en conflictos armados y consultor de Paz, razón por la cual viaja frecuentemente dentro y fuera del país. 

Pero esos viajes requieren dinero y justamente esa necesidad le generó el drama a la persona que me contactó. Según ella, en cinco años, bajo diferentes artimañas y con propósitos diversos, el exguerrillero ‘nica’ la ha despojado de por lo menos 120 millones de pesos. Sobre esa deuda no hay ni un pagaré. Y no quiere pagar. La cita concluyó una hora después, con algunas recomendaciones y la promesa de ayudarla.

Unos días después, me envió un correo electrónico en el que detalló los engaños a los que la sometió Torrealba Polanco. En su relato se cuentan encuentros con supuestos agentes de la SIJIN de la Policía, tanto en Medellín, como en Bogotá y San Andrés para colaborar en investigaciones criminales; reuniones con exparamilitares de las AUC en barrios periféricos de Medellín, particularmente con hombres que integraron el Bloque Cacique Nutibara; con un candidato a la Gobernación de Antioquia en las elecciones de octubre del 2011; con exparamilitares de las AUC en el Urabá antioqueño; incluso, se narra que este exguerrillero le dijo que iba a ser nombrado, a mediados de 2013, Cónsul Honorario de Nicaragua en Colombia. Puro cuento.

Ese correo concluyó con una descripción de su situación: “Torrealba Polanco me extorsionó a punta de manipulación sicológica, abusó de mi confianza, me envolvía cada día, se me fue volviendo una bola de nieve. Es un mentiroso y abusador y no encuentro quién me proteja porque no tengo pruebas, ya que nunca me quiso firmar nada”.

Dos semanas después me contactó vía celular para contarme nuevos hechos. El pasado 11 de agosto le llegó a su correo electrónico una extraña notificación, supuestamente del Ministerio de Relaciones Exteriores, en la que le pedían una respuesta urgente: “Hago parte de un grupo Especial interinstitucional entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Fiscalía General de la Nación, y nos gustaría contactarlo para preguntarle acerca del señor TORREALBA POLANCO ya que estamos adelantando una verificación de las actividades de esta persona en Colombia. Lo anterior, ya que recibimos un correo electrónico anónimo dónde nos informan que usted fue víctima de una de las actividades de la persona en cuestión”.

Este mensaje fue firmado por “Juan Castañeda-Grupo Especial” y tenía como dirección electrónica de origen juancas1963@zoho.com. Obviamente le recomendé que no contestara y esperara unos días.

En esa espera le llegó otro mensaje, originado de esa misma dirección, fechado el 19 de agosto: “Queríamos insistir sobre su contacto, sé que le es extraño pero no tenemos como contactarlo por otro medio, le pido el favor y nos colabore ya que tenemos información de que este señor es peligroso en nuestro país, si usted quiere podemos ayudarlo económicamente para que nos dé información de esta persona, tenga tranquilidad que no lo buscamos para nada que lo perjudique si quiere podemos tener solo contacto por este medio para que este más tranquilo, lo importante es que nos apoye con este tema”.

Por recomendación de un abogado de confianza, la llamé y le dije que imprimiera esos dos correos y fuera a la Fiscalía, pues con ellos se podría abrir una investigación preliminar. Horas más tarde recibí este mensaje: “No sé qué hacer con esta situación. Fui a la Fiscalía y lo único que me dijeron es que el correo era falso, que no podían hacer más, ni siquiera una orden de protección”.

Mientras esta persona buscaba ayuda de las autoridades, el exguerrillero Luis Salvador Torrealba Polanco participaba en el Foro Reflexiones por la Paz, convocado por la Universidad Cooperativa de Colombia en su sede de El Espinal, Tolima. Allí fue presentado como “Consultor de Paz” y estuvo al lado de la excongresista Rocío Arias, procesada y condenada por sus nexos con las AUC, de quien se dijo es “Gestora de Paz”. En ese evento se leyeron “ponencias” enviadas por los exjefes paramilitares Diego Fernando Murillo Bejarano, alias ‘Don Berna’, y Carlos Mario Jiménez Naranjo, alias ‘Macaco’, desde su sitio de reclusión en Estados Unidos. 

Me comuniqué con la Universidad en El Espinal para preguntar cuándo fue el foro, quién invitó a Torrealba Polanco y si cobró por su participación. Lo que me contó uno de los organizadores es que, inicialmente, se invitó al entonces Ministro del Interior, Aurelio Iragorri, pero coincidió con el cambio de gabinete y se excusó; luego se pensó en uno de sus subalternos y tampoco pudo asistir. “A Torres Polanco no se le envió invitación, lo trajo el profesor Jaime Oviedo Ávila”, me dijo, y aseguró que no se le pagó por ello. El evento se realizó el pasado 14 de agosto.

Resulta que Oviedo Ávila es un viejo conocido en el proceso de reinserción del Bloque Cacique Nutibara de las AUC, pues firmó como vocero de ese grupo armado ilegal el acta de desmovilización suscrita en La Ceja, Antioquia, el 10 de diciembre de 2003, con el gobierno nacional. Además, es el mismo que propuso hace pocas semanas la creación de un partido político que impulsara las ideas de los desmovilizados de las AUC, iniciativa que fue desmentida por varios exjefes paramilitares recluidos en varias cárceles del país.

Torrealba Polanco, al parecer, apela a sus viejos conocidos para exponer sus experiencias de batalla, pero sobre sus espaldas carga la sospecha de ser solo un timador. No puede ser posible que un exguerrillero extranjero tenga auditorio para hablar de paz cuando arruina impunemente a quienes confiaron en él.

En Twitter: @jdrestrepoe
*Periodista y docente universitario 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.