Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2016/04/06 15:08

    Patrimonio: entre todos

    El futuro de Rionegro y el Oriente antioqueño, un territorio rico en recursos, dependerá de la integración de los actores que impulsan su desarrollo y de las acciones que ejecuten en el corto, mediano y largo plazo.

COMPARTIR

Las regiones, además de ser entramados de sociedad e infraestructura, lo son de retos y oportunidades. La magia de construirlas debidamente radica en el diseño e implementación de acciones que sumen para cerrar sus brechas sociales, económicas, políticas, culturales y ambientales, en un proceso de generación de capacidades que las hacen cada vez menos dependientes de la subsidiariedad.

Rionegro y el Oriente antioqueño, en general, conforman un área que presenta esos retos y oportunidades. Tiene un significativo núcleo de fauna, flora y agua, según estudios que señalan su importancia como conexión biótica con los municipios del Valle de Aburrá y como despensa de servicios ecosistémicos para el departamento y el país.

Por ejemplo, para el Valle de Aburrá significa el 44 por ciento de la provisión de alimentos, el 30 por ciento de las maderas consumidas y el total de la energía eléctrica requerida. Sin embargo, un desarrollo urbano acelerado en un marco de poca planificación y control amenaza semejante riqueza, lo que ha ocasionado deforestación, contaminación hídrica e interrupción de las conexiones bióticas de la región.

Es necesario incrementar los conocimientos y la planificación territorial, la vigilancia y el control, y la construcción de escenarios de colaboración y entendimiento con el sector privado para que a la luz de decisiones bien concebidas e implementadas, Rionegro y el Oriente, como sistema, crezcan próspera y equilibradamente, pero ante todo, se generen condiciones para un desarrollo sostenible.

El Oriente contiene importantes activos de desarrollo: el Aeropuerto Internacional José María Córdova, el Centro de Mantenimiento Aeronáutico de Avianca (MRO), la Zona Franca de Rionegro, instituciones de educación superior de calidad y una red vial de todos los niveles que ha venido cualificándose rápidamente en los últimos años, lo que promueve el asentamiento y la productividad de la industria en esta región y en el mismo Valle de Aburrá.

Un reto es impulsar y facilitar la materialización de un ecosistema empresarial alrededor de la actividad aeronáutica de altísimo valor local, regional e internacional, en el que se desarrollen acciones innovadoras que generen puestos de trabajo importantes en cantidad y calidad.

Adicionalmente, los retos de la productividad, la innovación y la participación activa en cadenas de valor globales están también presentes en la empresarialidad de la región, exigiendo agendas permanentes de competitividad en aras de garantizar el crecimiento de la economía y el fortalecimiento de la hacienda pública de los municipios, dando cabida a una mejor atención de las necesidades del desarrollo social del territorio.

La cercanía entre el Oriente y el Valle de Aburrá significa para ambos complementarse en términos de atributos y ventajas. Por ejemplo, abre la posibilidad a los ciudadanos de disfrutar de la vida rural y urbana; a las empresas (sobre todo a la manufactura) les brinda beneficios para procesos de reasentamiento empresarial relativamente cercanos a la mano de obra calificada y a condiciones de suelo más favorables, y, sin duda, facilita la movilidad educativa de estudiantes e instituciones, tanto en educación básica como superior, gracias a las dinámicas demográficas y a la creciente importancia económica de la zona.

Aun así, la ‘metropolización’ del Valle de Aburrá, la cada vez más marcada importancia económica de la región y sus atractivos, propios de la ruralidad, son ingredientes hoy de una gran presión poblacional hacia el oriente y que se traduce en impactos sobre su suelo, paisajes y recursos. Estas oportunidades han traído consigo un urbanismo desordenado, caos vial y la carencia de espacios y equipamientos públicos. El reto pasa por fortalecer las capacidades de la institucionalidad para concebir, materializar y controlar las mejores apuestas de planificación territorial y por lograr una sociedad deliberante y reflexiva que acompañe adecuadamente los diálogos colectivos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?