Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/01/17 22:00

    Candidatos modelo

    ¿Qué sacamos con finalizar el conflicto si a la política no se le devuelve su dignidad?

COMPARTIR

Varios de los candidatos, que han postulado sus nombres para las elecciones de gobernadores y alcaldes de este año, están vinculados a los escándalos de corrupción más devastadores de los últimos años. Esa fatal coincidencia, la exhibe con gran donaire Dilian Francisca Toro, candidata por el Partido de la U a la Gobernación del Valle.  

La excongresista del Valle es una poderosa baronesa que tiene más vidas que un gato. Llegó al Senado en el 2002 en reemplazo de su esposo, Julio César Caicedo, un cacique liberal perteneciente al grupo del excontralor Becerra, quien fue condenado por el proceso 8.000 y por sus vínculos con el cartel de Cali. Sin embargo, ha tenido la fortuna de que nadie le recuerda su pasado en medio de tanta cola de marrano que hay en el Congreso. En el Senado se ganó el título de la baronesa de la salud, y no solo porque estuvo frente a todas las reformas del sector como integrante de la comisión séptima, sino porque consolidó allí su fortín político, al punto que se decía que tenía el poder de nombrar a los superintendentes de Salud. Sin embargo, a pesar de que se decía que en la Supersalud del Valle no se movía ni una hoja sin su consentimiento, nunca se le ha investigado.
 
El sector de la salud del Valle está postrado, varias EPS quebradas y ni a Dilian Francisca Toro ni a Roy Barreras —otro barón que hizo de la salud su fortín político en el Valle— los ha salpicado el escándalo de la corrupción en la salud. Por el contrario, hoy mandan la parada en la política de la Unidad Nacional. Ni siquiera cuando el nombre de Dilian Francisca salió a relucir en una investigación de Caracol Radio, en la que ella y el entonces superintendente de Salud, Conrado Gómez, aparecían interviniendo para el nombramiento de agentes interventores en las EPS que estaban entrando en proceso de liquidación o intervención, hubo ruido. La denuncia no fue investigada por ningún organismo de control o judicial.
 
Posteriormente, la Corte Suprema detuvo a la doctora Dilian Francisca en la cárcel por un año, mientras la indagaba por presunto lavado de activos debido a que había indicios de que ella y su esposo les habían comprado unos lotes a unos narcotraficantes. Ella renunció a su fuero pensando que la Fiscalía iba a tener un mejor trato y no se equivocó: al poco tiempo fue  dejada en libertad por vencimiento de términos por la Fiscalía de Montealegre, y aunque la investigación no se ha cerrado no se ve que en la entidad haya afán por indagar. El hecho de que el abogado defensor de Dilian Francisca Toro sea del bufete de Jaime Bernal Cuéllar, amigo personal del fiscal, probablemente fue una jugada hábil de su parte. Casi todos los defendidos por Bernal Cuéllar salen airosos, como lo demuestra el caso del concejal de Bogotá Jorge Durán Silva en el carrusel de la contratación. Su marido, a quien también se le tiene abierta una investigación de activos, ha salido también indemne.

Dilian Francisca Toro no se amilana ante nada. Ya ha salido a decir a los medios que no está incapacitada para ser candidata a la Gobernación del Valle porque no está condenada, y sí, tiene razón: no está condenada. Sin embargo, sí es una candidata con serios cuestionamientos éticos y políticos, que ponen de presente cómo la descomposición de la política colombiana es una degradación que solo nos desvela a unos cuantos pendejos.

Lo curioso es que a pesar de haber renunciado a su curul y de haber estado un año en la cárcel, en las pasadas elecciones para Congreso le ganó a su contrincante Roy Barreras y hoy su poder es mayor. Los tres representantes electos de La U son de ella y el senador Roosvelt  Rodríguez es ficha suya. A no ser que ocurra un desastre universal, Dilian Francisca Toro va a ser la nueva gobernadora del Valle.

El Partido Liberal no se queda atrás: suena como candidata a la Alcaldía de Santa Marta Sara Abello, hermana del narcotraficante Mono Abello y el controvertido Ignacio Londoño, acusado de ser una de las piezas en el asesinato de Álvaro Gómez según las denuncias de su familia; aspira a ser alcalde de Cartago, Valle, luego de haber sido el defensor del hacker Sepúlveda. Para no hablar del controvertido Yahir Acuña, quien aspira a la Gobernación de Sucre. En su caso, las investigaciones disciplinarias y penales que tiene en su contra, en lugar de que le pesen sobre sus hombros, lo alivianan y le permiten pavonearse como el salvador de Sucre. Un milagro.

Con estos candidatos a alcaldías y a gobernaciones, a Juan Manuel Santos le va a quedar muy difícil seguir invitándonos en sus alocuciones a construir un país distinto al de hoy, más equitativo, más incluyente; uno, en el que la política sea el campo de las ideas y no  la puja por un poder fundado en la corrupción.  ¿Qué sacamos con finalizar el conflicto si a la política no se le devuelve su dignidad? 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.