Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/08/22 22:00

    Ser pillo paga

    Hoy están presos Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo pero ninguno de los dos está arrepentido, ni cree que lo que hizo fue ilegal. Es más, no se consideran pillos sino víctimas.

COMPARTIR

Un juez acaba de condenar a Rodrigo Jaramillo, máximo cerebro del desfalco bursátil más grande en la historia del país, a siete años de prisión pero le otorgó el beneficio de casa por cárcel o mejor, de mansión por cárcel. De nuevo los estafadores de InterBolsa la sacan barata: a pesar de que aceptó dos de los cuatro delitos menos graves, más por seguir una estrategia jurídica que por arrepentimiento genuino: el de manipulación fraudulenta y administración desleal, la justicia le dio el beneficio de la mansión por cárcel. Eso sí, Rodrigo Jaramillo no tuvo que ponerle la cara a las víctimas que desfalcó, ni pedirles perdón, ni hacer esfuerzo alguno por resarcirlas.

Y aunque sus cuentas con la justicia no han terminado, ya que tiene que ir a juicio por otros dos delitos mucho más graves  –el de operaciones no autorizadas y concierto para delinquir–, es bastante probable que no vaya a pagar la pena que se merece, sobre todo después de que uno de sus socios en la manipulación fraudulenta de la acción de Fabricato,  Alessandro Corridori, fue dejado en libertad por vencimiento de términos.

Alessandro Corridori y Rodrigo Jaramillo, junto a Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo, fueron los artífices de la debacle de InterBolsa, porque a través de la manipulación fraudulenta de la acción concertada con InterBolsa y el Fondo Premium ocasionaron la pérdida de miles de millones de pesos a los inversionistas, que quedaron con repos de acciones de Fabricato o de InterBolsa o inversiones en el fatídico Fondo Premium.

Es sabido que Corridori movió mucha plata comprando y vendiendo acciones para inflar la cotización de la acción de Fabricato usando varias de sus empresas y de sus socios. En el informe de la Superfinanciera se demuestra cómo se realizó la manipulación descarada entre 2011 y 2012, orquestada por Corridori y sus esbirros, por empresas como P & P Investments, Invertácticas, Manantial, Manrique & Manrique, Giteco, así como por empresas del Fondo Premium, Valores Incorporados y Rentafolio Bursátil.

Aunque Corridori es un protagonista principal de este drama bursátil, hasta hoy no ha entregado un solo peso para resarcir a las víctimas pese a que la Fiscalía tiene pruebas concretas de que este personaje se lucró de manera considerable con su actuar delictivo. Corridori, además, tuvo el descaro de no aceptar ninguno de los cargos imputados por la Fiscalía y hasta presentó una demanda al Estado por su responsabilidad en la quiebra de InterBolsa.

Es importante recordar que el negocio de Fabricato lo gestaron en 2009 Juan Carlos Ortiz, Tomás Jaramillo, a través de Premium, y Alessandro Corridori cuando en el último trimestre de 2009 adquirieron en el mercado secundario el 25 por ciento de las acciones de Fabricato. Es decir: no hay duda en torno a la existencia de un concierto de estos tres personajes para adquirir el control de la textilera.

Ortiz, Jaramillo y Corridori fueron también socios en otros cuestionados negocios como el de Proyectar Valores,  Azul & Blanco ( Millonarios) y el de la Bolsa Mercantil de Colombia. Inclusive en muchas ocasiones el mismo Corridori compró acciones de InterBolsa y en cifras superiores a los 5.000 millones de pesos. Esto demuestra que la relación entre los tres era muy cercana y que iba mucho más allá de lo que Corridori ha tratado de vender. (En la entrevista con la W dio a entender que él no era sino un cliente más de InterBolsa, cuando en realidad era un importante accionista).

Hoy están presos Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo pero ninguno de los dos está ni arrepentido, ni cree que lo que hizo fue ilegal. Es más, no se consideran pillos sino víctimas y según lo han dejado saber en los medios, los dos están interesados en negociar con la Fiscalía a cambio de muy poco y desde luego sin que eso incluya reparar con su plata a las víctimas que defraudaron. En el colmo de la generosidad han ofrecido los bienes, pero de su socio Víctor Maldonado, mientras que Rodrigo Jaramillo y Alessandro Corridori andan esperanzados en que sea el gobierno quien resarza a las víctimas. No ellos.

Quedamos a la espera del juicio que se inicia la semana entrante contra Rodrigo Jaramillo por los otros delitos y contra Alessandro Corridori y sus esbirros.

Ojalá sean ellos los que paguen en penas y en plata y no terminen destituidos o en la cárcel, los superintendentes que los investigaron, los liquidadores que los intervinieron y todas las personas que hoy están actuando en favor de las víctimas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.