Martes, 23 de septiembre de 2014

| 2013/04/06 00:00

Mataron al mudito

La seguridad en los centros de las ciudades, por la cantidad de habitantes de la calle que los habitan, es más difícil.

. Foto: .

El 15 de marzo en plena preparación de la Semana Santa del 2013, se leyó la lacónica noticia “En un atraco, para robarle $15.000,00  mataron en el Parque de San  José” a un embolador el “Mudito” como cariñosamente se le llamaba  por su defecto de nacimiento. 

La conversación verso que de su cadáver, fríamente recogieron la exigua cantidad de dinero porque  a pesar de  su incapacidad se hacia entender y proclamaba su felicidad cuando ganaba $25.000,00 durante el día laboral. 

Con $15.000,00 comía y compraba los implementos de su trabajo para quedarle $10.000,00 con el que se iba con una joven drogadictas del parque.

Reconstruyendo en palabras coloquiales y virtualmente  el  día de su muerte, ese anochecer caminaba cargado de tigre buscando su cambuche en el parque, cuando de la sombra le aparecieron dos atracadores, que  lo conocían porque tal vez eran de los 66 hermanos habitantes de las calles que merodean por el sector del centro;  sin trabajo y consumiendo vicio que lo increparon así:

Bájate de los $15.000,00 pesos, ya que tú dices que no te sirven, el mudo se opuso a su atraco con su caja de embolar utilizándola como mazo y fue apuñaleado inmisericordemente.  

Sin criticar a la autoridad militar y policiva porque  la seguridad es responsabilidad de todos, en un país donde no se puede tomar riesgos por que entregar un celular o el dinero  hace la diferencia entre la vida y la muerte.

La seguridad en el centro de las ciudades, por la cantidad de habitantes de la calle que la habitan es más difícil, solamente tienen su miseria a cuesta, no tienen nada que perder, cuando las sombras se enseñorean de la ciudad como en la época de las cavernas toca buscar protección e inclusive fue necesario cambiar de horario a una procesión, la de la Virgen María en su advocación de la “Dolorosa” que se hacia los Viernes Santo con la majestuosidad  de la noche, con iluminación, faroles y velas encendidas a la seguridad del día.

El dos de Abril para la celebración de la cumbre de Alcaldes en la ciudad para analizar la inseguridad del país, sin temor a equivocarme esa muerte no la analizan, el mudito pertenece a la masa de vivientes  que la sociedad sabe que existe, pero prefiere no tenerlos en cuenta. Analizan la de otros personajes.

Quiero poner mi grano de arena a las conclusiones de  esa cumbre de seguridad como los coloque en las que por razón de mi oficio y cargo me toco a algunas anteriores asistir; mientras exista ese Ejercito de desempleados, drogadictos, destechados en las calles; alimentándose en la  basura, seguirán los atracos sangrientos a todos los estamentos de la sociedad.  Personalmente he salido airoso de varios intentos de atraco; en Bogotá, estaba armado; en Tumaco, estaba escoltado; en Barranquilla logre neutralizar al atracador pero de continuar la escalada delictiva también caeremos o viviremos encerrados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×