Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/06/20 14:06

    Matoneo escolar, el ejemplo empieza por casa

    Las víctimas de matoneo escolar no pueden convertirse en victimarios. Quienes deben abandonar las instituciones educativas son los niños que matonean, no quienes son víctimas de este absurdo flagelo. Tolerancia cero al matoneo.

COMPARTIR

Finaliza un año escolar. La gran mayoría de estudiantes deja atrás libros y cuadernos durante unas largas vacaciones, con la seguridad de que pronto volverán a reencontrarse con sus profesores, amigos y los retos de un nuevo periodo.

Para un grupo en especial este no será el caso. Se trata de aquellos que silenciosamente o no, junto con sus padres, lucharon y se rindieron. El matoneo del que fueron víctimas en su propio colegio llegó a un nivel insostenible y la única solución fue abandonar la institución en búsqueda de una nueva.

Un colegio nuevo donde la promesa con las directivas que acogerán al estudiante matoneado en su colegio anterior, será la de ayudarlo a adaptarse mejor, a estar pendiente de él para que no lo matoneen, para que tenga amigos con los cuales se pueda relacionar mejor y profesores que le hagan un seguimiento especial para evitar que la situación vuelva a ocurrir. Es lo mismo que cuando le asignan un esquema de seguridad a una persona amenazada.

Pero lamentablemente esta no es la solución, es lo mismo que vender el sofá.

La solución debe ser de fondo y debe ocurrir en el mismo colegio donde tuvo lugar el matoneo. La víctima no puede ser convertida en victimaria y pensar que carece de la fortaleza suficiente para hacerse respetar o no dejarse matonear. Todo lo contrario, quien carece de valores, principios y una adecuada educación en casa, es quien matonea. Son los padres de los niños que matonean los primeros que deben acercarse a la institución educativa y poner la cara, no solo frente al colegio sino frente a la sociedad. Quienes se deben ir a colegios donde los ayuden a adaptarse mejor a la sociedad son los niños que matonean, acompañados de cerca de sus padres, con el propósito de resocializarlos a tiempo, no más adelante, cuando junto con el abuso del alcohol y de las drogas los estragos no solo serán en el colegio sino en la sociedad.

Rescato el ejemplo de un caso que sucedió en un reconocido colegio de Bogotá, donde un niño tomó el celular de una compañera con el objetivo de apropiarse no del teléfono sino de la información que contenía, con fines específicos de matoneo. La niña desconsolada pensaba solo en lo peor, y no quería volver al colegio. Los padres del niño matoneador se dieron cuenta del hecho ante una alarma oportuna lanzada por la madre de la víctima. Al cabo de una hora, los padres tomaron medidas efectivas y fueron a la casa de la niña a devolverle el celular y a ofrecer excusas sinceras que venían no solo del niño, sino de los padres que no fueron capaces de educar a su hijo de una manera adecuada. El niño fue sacado del colegio de manera voluntaria por sus padres, quienes a partir del momento se dieron cuenta de que tenían que tomar cartas en el asunto.

No podemos permitir que los niños matoneadores se sigan escudando en las directivas de colegios permisivos o temerosos de las represalias de unos padres también permisivos a quienes una cierta posición social, política o económica los convierte en intocables. Padres que con una simple llamada desencadenan una estrategia jurídica de defensa al niño victimario y ridiculizan a la víctima y al colegio. Niños que en muchos casos salen absueltos de toda culpa mientras el drama del niño matoneado es ignorado por completo. Peleas entre padres y abogados mientras quienes sufren son los niños.

Padres de niños matoneados y matoneadores, como adultos que son deben hacer un frente común para identificar las causas y buscar las soluciones. Este es un problema que si bien atañe a los colegios, tiene sus orígenes en la descomposición social y de valores que estamos viviendo, donde quienes tenemos que salir al rescate somos los padres de quienes pueden ser matoneadores o convertirse en sus víctimas.

La ley le exige a los padres que mientras sus hijos no sean mayores de edad se hagan cargo de ellos. Bajo este mismo principio, los padres de niños matoneadores se deben hacer cargo de ellos y poner la cara ante los demás padres, para buscar soluciones en las cuales a las víctimas se les proteja, y a los verdaderos victimarios se les direccione en el camino correcto.

Mi solidaridad con padres y niños que sufren día a día con esta absurda conducta de quienes aún pueden ser educados por quien corresponde, sus padres.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.