Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2007/11/03 00:00

    Metro a metro

    ¿No merece Bogotá, que tiene tres veces más habitantes que medellín, un tratamiento similar?

COMPARTIR

Es hora de estudiar seriamente el tema del metro para Bogotá. El colapso de tránsito se está sintiendo cada vez en más zonas y durante más horas del día. TransMilenio -que ha servido mucho y ha solucionado una parte del problema de movilidad- hoy parece desbordado. El sistema de buses se está volviendo lento, además de incómodo, incumplido e inseguro.

Los promotores de TransMilenio lo presentaron como el reemplazo económico del metro. Sin embargo, varias ciudades del mundo que lo implementaron, lo ven más como un buen complemento del metro que como su sustituto.

El gran inconveniente para la construcción del metro de Bogotá está en una cifra que se empezó a manejar hace 10 años. Según ella, la construcción de cada kilómetro del metro costará 104 millones de dólares. Hasta ahora no he podido encontrar de dónde salió el cálculo, pero sinceramente suena un poco inflado comparado con el costo de construcción actual de otros metros.

Por ejemplo, la capital de República Dominicana está construyendo su metro a un costo de 50 millones de dólares por kilómetro. Maracaibo avanza en la terminación del suyo, que costará 46 millones de dólares por kilómetro.

Es cierto que se han construido metros más costosos, pero en ciudades con características bien distintas a las de Bogotá.

Por ejemplo, el metro de Toronto, costó 104 millones de dólares por kilómetro, pero el tren pasa por debajo del lago Ontario. El Bart, como se llama el sistema que combina metro y tren de cercanías en San Francisco y siete ciudades más en el norte de California, costó 105 millones de dólares por kilómetro. El altísimo precio se explica porque una de sus líneas incluye un túnel de 12 kilómetros construido debajo del océano Pacífico atravesando la Bahía de San Francisco.

También hay metros más baratos. El de Bilbao costó 21 millones de dólares el kilómetro, y el de Madrid, 25. Todos estos precios actualizados a dólares de hoy.

Entre tanto, los costos del insuficiente TransMilenio bogotano van en ascenso. La primera fase costó seis millones de dólares por kilómetro, la segunda llegó a 13,3 millones, y la tercera podría estar cerca de los costos de construcción de un metro.

Así las cosas, no parece tan irracional ni populista la propuesta del alcalde electo, Samuel Moreno, para que se revise la posibilidad de construir el metro de Bogotá.

Uno de los muchos guiños del gobierno nacional para indicar su preferencia en las elecciones de Bogotá, fue decir que no hay plata para el metro. Sin embargo, tampoco la había cuando el presidente Belisario Betancur embarcó al país en la construcción del metro de Medellín. La economía colombiana pasaba por un momento difícil, y no crecía a los espléndidos índices que reclama ahora el gobierno.

A pesar de todo, la construcción arrancó. Los costos del metro de Medellín, inicialmente calculados en 680 millones de dólares, llegaron a 3.000. Los sobrecostos -causados por corrupción y por los años de parálisis de la obra durante el gobierno Barco- fueron asumidos en gran medida por la Nación, cuyo mayor contribuyente es Bogotá.

Hace tres años, el presidente Uribe decidió cargarle al presupuesto nacional 1.600 millones de dólares más de los costos del metro de Medellín. Colombia pagó el 70 por ciento del 'Metrocable', el teleférico que sirve a los barrios más necesitados de Medellín; y financiará el mismo porcentaje de las nuevas obras del 'Metroplus'.

Todo eso está muy bien. Pero ¿no merece Bogotá, que tiene tres veces más habitantes, un tratamiento similar?

La Nación ha aportado para el metro de Medellín 432 dólares por habitante, para el TransMilenio de Bogotá, sólo 87. Un pasaje en el cómodo metro de Medellín cuesta hoy 1.300 pesos, en el TransMilenio vale 1.400.

Uno de cada cinco colombianos vive en la capital. Bogotá paga el 39 por ciento de los impuestos nacionales. La Nación le devuelve apenas el 8 por ciento por transferencias. Tal vez sea hora de que Colombia le ayude a una ciudad que ha sido de todos y que a todos les ha servido.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.