Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2012/11/24 00:00

    Mi error

    Trato de acertar siempre pero esta vez me equivoqué. No puedo ofrecerles infalibilidad, pero sí garantizarles que cuando cometa un error lo reconoceré.

COMPARTIR

Cometí una equivocación que admito ante ustedes. Hace dos semanas en la columna titulada ‘Secretos de suegra’ hice una afirmación inexacta que hoy rectifico y que quiero explicar ante los lectores. Dije que doña María Clara Fernández de Soto Saavedra de Dávila, condenada por el caso Agro Ingreso Seguro y ex suegra de Valerie Domínguez, pagaba $58.108 como impuesto predial por una hacienda de 777 hectáreas. Esa información no es cierta. Es el resultado de una interpretación errónea de un documento.

La factura de impuesto predial, en la que me basé, no corresponde -como lo creí de buena fe- a la totalidad de la hacienda sino a uno de los lotes en los que fue dividida.

Debo decir, eso si, que varios lotes de la empresa familiar de doña María Clara en Ginebra, Valle, gozan de prediales absurdamente bajos. Cinco terrenos de más 4 mil metros cuadrados cada uno, pagan entre 21 mil y 26 mil pesos anuales de impuesto predial. (Ver Los 5 prediales)

Sin embargo el área mayor de la antigua hacienda paga $6.392.962. Un impuesto bajo con relación al valor comercial de la propiedad pero comparable con el cobrado a otras fincas de la región. (Ver Predial 6.392.962)

Ahora quisiera explicarles cómo trabajo usualmente y cómo cometí este lamentable error.

He tratado de no proceder con prisa en una investigación periodística. A veces tardo meses en encontrar un dato y con frecuencia termino viendo publicados en otros medios los temas que he estado investigando. He preferido perder primicias a apresurarme.

En el caso de ‘Secretos de suegra’ traté de ser igualmente riguroso en la verificación, pero fallé en la interpretación del documento principal.

Conocí la factura del aparente impuesto predial de la Hacienda Santa Bárbara, seis semanas antes de la publicación de la columna. Encontré que el tema podía tener interés periodístico y lo primero que hice fue cerciorarme de que se tratara de un documento auténtico. Lo era, correspondía a la liquidación efectuada por el municipio de Ginebra, en el Valle del Cauca.

También decía que la dirección era una Vía y supuse que se trataba de una forma de describir la ubicación del predio por aproximación y no de su descripción. De la misma manera que la dirección de una finca no puede ser “finca”. Esa fue también la interpretación de un ingeniero catastral y geodesta a quien consulté un mes antes de la publicación. Él concluyó que se trataba de una hacienda. Me dio un argumento contundente: las vías -por ser bienes de uso público- no pagan predial y por consiguiente no podía existir un cobro de impuesto predial para ese tipo de inmueble. (Ver Vía)

Según la factura, el área total del predio era el número 777 seguido de cuatro ceros. Tanto el experto como yo entendimos que eran 7 millones 770 mil metros cuadrados, es decir 777 hectáreas. Esa extensión de tierra avaluada en apenas $3.201.000 ocasionaba que el impuesto pagado por la propiedad fuera de menos de 30 dólares al año. (Ver Área)

Los hechos son diferentes.

El lote fue cedido hace años a Ginebra pero inexplicablemente no figura aún a nombre del municipio en los documentos legales que sustentan el predial. Germán Andrés Rodríguez, asesor jurídico de la alcaldía de esa población, lo explica así: “es uno de esos predios que se encuentran a nombre del municipio pero no se ha hecho el cambio de propietario en la base de datos del Agustín Codazzi” (Ver video Germán Rodríguez)

El área es de 777 metros y corresponde a una vía. Legalmente la factura de predial no debería existir. Una vez descubierta la inconsistencia, una periodista que me ayudó en esta investigación, le preguntó al tesorero municipal de Ginebra, Hernán Ramírez, ¿Quién debía pagar ese predial?, él respondió: “No nadie. Porque esto esta a nombre del municipio, lo que no esta es legalizado en documentos”. (Ver video tesorero municipal)

Basado en el documento oficial, que reflejaba esas imprecisiones, cometí el error de interpretación por el cual ofrezco hoy mis excusas a doña María Clara Fernández de Soto Saavedra de Dávila, a sus familiares y a los lectores.

Trato de acertar siempre pero esta vez me equivoqué. No puedo ofrecerles a ustedes la infalibilidad, lo que si puedo garantizarles es que cuando cometa un error lo reconoceré públicamente como lo estoy haciendo hoy.
 
Vea los videos a continuación:
 
Germán Rodriguez asesor jurídico Alcaldía de Ginebra
 

 
Hernán Ramirez tesorero municipal de Ginebra
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.