Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/10/22 12:12

¿De las FARC-EP a las FARC-PP?

las FARC no consideraron la posibilidad de que el resultado del plebiscito les fuera adverso, lo que implicaría que no previeron que aun en el evento de perder el plebiscito, su decisión de transitar hacia la conformación de un partido político sería indeclinable.

¿De las FARC-EP a las FARC-PP? Foto: SEMANA

El 21 de Septiembre, 5 días antes de la firma del acuerdo entre las FARC y el Gobierno de Juan Manuel Santos en Cartagena, y 2 días antes de la " Declaración Política de la X Conferencia Nacional Guerrillera- Comandante Manuel Marulanda Vélez , hecha pública por el Secretariado del Estado Mayor Central de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo "FARC-EP", el portal de internet ANNCOL, publicó en exclusiva el documento completo que contiene las 30 tesis que dicha guerrilla discutió, como parte de la agenda de la que muchos consideraron su " última conferencia" en calidad de grupo alzado en armas contra el estado. 

El documento resulta revelador en las actuales circunstancias que vive el país después del triunfo del NO, especialmente cuando todos los colombianos esperamos que se aclare el panorama frente a un "nuevo acuerdo", en términos del mismo Presidente Santos. En primer lugar hay que decir que en la tesis # 23 las propias FARC-EP resaltan textualmente la " La importancia del plebiscito" en los siguientes términos: "A la firma del Acuerdo Final le sigue en lo inmediato el acto de refrendación popular a través del plebiscito. Más allá de representar un acto de legitimación política de lo convenido en La Habana, con indiscutibles consecuencias para la implementación del Acuerdo Final, consideramos que se está frente a una decisión no solo con efectos presentes, sino sobre todo futuros de cara a las próximas generaciones...." En este contexto generan perplejidad las declaraciones de algunos líderes de las FARC que pretenden negar el carácter vinculante del plebiscito.

Teniendo clara el valor y eficacia que las propias FARC le dieron al plebiscito en su máxima conferencia, me refiero ahora a los objetivos de la misma. En primer lugar se buscaba la refrendación por parte de la "guerrillerada" del Acuerdo que iba a ser firmado con el Gobierno, y el segundo gran objetivo era el de " Producir las disposiciones políticas y organizativas para iniciar el tránsito hacia un partido o movimiento político, dentro de las cuales se encuentra la convocatoria del Congreso constitutivo que deberá definir el Programa, el Estatuto y la Dirección Política."

En este contexto, las FARC-EP afirman en la tesis # 25 que con el acuerdo de solución política "se dan las condiciones mínimas requeridas para producir nuestro tránsito a la vida política legal ..." y manifiestan su "indeclinable decisión y voluntad política colectiva de persistir en la lucha a través de la organización de un nuevo partido o movimiento político...... orientado por un ideario inspirado en el marxismo, el leninismo, el pensamiento emancipatorio bolivariano y, en general, en las fuentes del pensamiento crítico y revolucionario de los pueblos." Posteriormente en la tesis # 29 sostienen que "En la conjunción de la construcción de nuevo poder social y la conquista de posiciones en el poder establecido, incluida la perspectiva de ser gobierno" es donde conciben su " tránsito hacia la vida política legal en condición de nuevo partido o movimiento político."

Siendo consecuentes con este ideario, en su "Declaración Política" hecha pública el 23 de Septiembre, declaran textualmente que han "decidido surtir todos los aprestamientos necesarios para el tránsito de nuestra estructura político-militar hacia un nuevo partido político cuyo congreso fundacional se llevará a cabo a más tardar en mayo de 2017, si se implementan los acuerdos, tal y como está convenido. Será función del Partido dar continuidad a nuestros propósitos políticos de carácter estratégico por la construcción social de poder para el pueblo." 

Todas las declaraciones anteriormente mencionadas se dieron con anterioridad al resultado del Plebiscito del 2 de Octubre, por lo cual queda la "duda razonable" de si la decisión de las FARC de convertise en partido político, fue o no tomada con independencia del resultado del plebiscito. En ese contexto señor lector, usted o yo podriamos aventurarnos a asumir que, o bien las FARC-EP no consideraron la posibilidad de que el resultado del plebiscito les fuera adverso, lo que implicaría que no previeron un "plan B", o bien, que aun en el evento de perder el plebiscito, su decisión de transitar hacia la conformación de un partido político sería indeclinable. Prefiero asumir esta segunda posiblidad, pues optar por la primera implicaría desconocer la agudeza y habilidades estrategico-tácticas de las FARC-EP, que no propiamente se caracteriza por la imprevisión.

Habiendo tomado partido por la opción del tránsito a la política, independientemente del resultado del Plebiscito, quisiera proponer a quienes alguna vez lean este artículo, un escenario en el cual las FARC-EP por fin tomen la decisión de convertirse en FARC-PP, dejando de ser un "ejercito del pueblo" para constituirse en un"partido político". Si miramos las 297 páginas del Acuerdo de la Habana, en ninguna parte las FARC reniegan de la posibilidad de constituir movimientos o partidos políticos en el marco del "poder establecido", osea en el marco de la Constitución vigente, es más, logran comprometer al Gobierno para que acepte el diseño de un "estatuo de la oposición", y la reforma del sistema electoral, todo con su activa participación e influencia, en el entendido que actuarían no ya como guerrilla, sino como partido político, pues de no ser así tendríamos a un grupo armado diseñando la estructura político-electoral de la nación.

De otro lado, después de analizar las propuestas que han venido presentando las distintas vertientes del NO en los últimos días, es claro que en el fondo nadie cuestiona que las FARC puedan participar en política, siempre y cuando quienes de sus miembros se presenten a elecciones en el futuro, no hayan comentido crímenes de guerra, delitos de lesa humanidad y otros delitos graves contemplados por el Estatuto de Roma, los cuales no podrán ser amnistiables ni indultables. Dicho lo anterior, la discusión ha venido centrandose en lo relacionado con las modalidades, límites y alcances de dicha participación, entre las cuales preocupa el tema de la propuesta de eliminación del umbral para obtener y mantener la personería jurrídica de los partidos políticos, pues podría implicar la proliferación de cientos de partidos de garaje en el país, asunto que podría solucionarse limitandolo en el tiempo por una sola vez y destinadolo exclusivamente al nuevo partido que crearía las FARC. Por lo demás, hay consenso en que la democracia ceda espacio para seducirlas a entrar en el juego político, legal e institucional, garantizandoles las necesarias medidas de seguridad y protección.

Dicho lo anterior, el reloj que mide el tiempo que corre mientras se construye un "nuevo acuerdo", no solo marca las horas para que los del NO y el Gobierno lleguen a consensos frente a las modificaciones que con respecto al mismo se llevarían a la nueva mesa de negociación. También corre el tiempo para que las propias FARC nos digan a los colombianos si la decisión de convertirse en un partido político sin armas, tomada en los Llanos del Yarí, durante su "X Conferencia" realizada antes del Plebiscito e independientemente de su resultado, fue una decisión de fondo e irreversible, o si solo se trató de una "puesta en escena" para llevar al Gobierno a la firma del acuerdo, y de una estrategia de campaña para posteriormente ganar el Plebisicito, todo dentro del contexto de una negociación en la cual aspiraron y aspriran a sustituir la constitución vigente, imponiendo como si fueran una mayoria política, que no lo son, modificaciones de tal envergadura que ninguno de los partidos o movimientos políticos legales, osarían llegar a proponer dentro de las reglas de juego vigente.

Se despejería mucho el dificil escenario que vive el país, si las FARC-EP nos aclararan a los colombianos que votaron por el SI, por el No, y a los que se abstuvieron, si su rol en la construcción de un "nuevo acuerdo", independiente del contenido de las propuestas que se empiezan a ventilar por parte del NO, seguiría siendo el de un movimiento insurgente que continuaría presionando cambios políticos respaldados por fusiles, o si se reafirman en lo que su propia "guerrillerada" decidió en el Yarí: entrar en el juego democratico como "FARC-PP", dejando en el pasado y para siempre a las FARC-EP.

*Ex viceministro de Justicia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.