Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2012/10/01 00:00

    Mitt Romney en caída libre

    Ya las encuestas empiezan a mostrar una inexorable ventaja del presidente Barak Obama sobre su contendor, de cinco puntos, mas allá del margen de error.

COMPARTIR

Durante las últimas dos semanas la campaña presidencial del candidato republicano, Mitt Romney, ha estado en caida libre. Después de que pasó el efecto de las dos convenciones, republicana a fines de agosto y demócrata a principios de septiembre, ya las encuestas empiezan a mostrar una inexorable ventaja del presidente Barak Obama sobre su contendor, de cinco puntos, mas allá del margen de error.

La tendencia es consistente. Los electores consideran al presidente Obama mas capacitado en temas como la salud, seguridad nacional, Medicare -el seguro de salud para los mayores de 65 años-, impuestos, salud de las mujeres, inmigración, manejo de crisis internacionales y política exterior. La única área donde Romney domina es en el manejo del déficit fiscal.

Dos factores han sido fundamentales en esta caída: por una parte la filtración de una grabación en video donde Mitt Romney se expresa en forma despectiva sobre los electores, y por otra parte, aunque parezca contradictorio, la divulgación de sus impuesto para el año fiscal 2011.
 
En un video tomado subrepticiamente en mayo de este año, y que curiosamente fue filtrado por el nieto del expresidente Jimmy Carter, Romney hace comentarios despectivos sobre el 47 por ciento de la población de Estados Unidos. Esa cifra corresponde a un estudio del Tax Policy Center, que encontró que el 46,4% de los hogares no pagó impuesto de renta en 2011.

Sobre estos hogares Romney dijo despectivamente que el no trataría de atraer a ese tipo de votantes "ese 47 por ciento de la gente" que votaría por Obama "incondicionalmente". Dijo que eran "dependientes del gobierno, creen que son víctimas, creen que el gobierno tiene la responsabilidad de cuidarlos".
 
Dijo que "no pagan impuesto de renta" y así "nuestro mensaje de bajos impuestos no los conmueve". Añadió Romney que "mi trabajo es no preocuparme por esa gente. Nunca los convenceré de que deberían tomar responsabilidad personal y hacerse cargos de sus vidas".
Se olvida Romney que este porcentaje de la población no paga impuestos porque sus ingresos están por debajo de la curva donde se empieza a generar el tributo, igual como en Colombia solo los contribuyentes que tengan un determinado ingreso o patrimonio entran a pagar impuesto de renta. Este comentario muestra la desconexión entre Romney y el electorado de clase media, que es el que se disputa con Obama.

Otra bomba ha sido la revelación de la declaración de impuestos de Mitt y Anne Romney para el año fiscal 2011. Para ajustarse a una afirmación de que consistentemente en los últimos diez años había pagado una tarifa de 13,7 por ciento, arregló su última declaración pagando mas impuestos de los que debía, llegando a una tarifa efectiva de 14 por ciento.
 
Aunque divulgó la tarifa a la que había pagado sus impuestos, no reveló cuanto fue el total en los años anteriores. En 2011 pagó 1,9 millones de dólares sobre ingresos de 13,7 millones de dólares. Para ajustarse a la tasa anunciada, Romney y su esposa Ann no aplicaron una deducción de caridad de 1,75 millones de dólares, elevando significativamente los impuestos pagados.

Romney recibe además sus ingresos como dividendos y no como salario, lo que ocasiona que no tenga que pagar impuesto a la seguridad social y su tasa de tributación sea mas baja. Si fuera un asalariado común y corriente estaría pagando una tasa de 20 por ciento y no del 13.7 por ciento como lo hace ahora. No es extraño, entonces, que Romney no haya querido divulgar sus anteriores declaraciones de impuestos.

Otra de las revelaciones de sus impuestos está en la maraña de compañías utilizadas para invertir en el extranjero y el uso de paraísos fiscales, que ya de por si resulta sospechoso. Además está el destino de algunas inversiones. De acuerdo con la declaración de impuestos revelada por Romney para 2011, hubo inversiones de un fideicomiso "ciego" en la compañía petrolera china Cnooc, en un momento en que ésta estaba en conversaciones con Iran para hacer multimillonarios negocios en 2009.
 
El gobierno de Estados Unidos llegó al punto de investigar si se estaba violando el embargo a Iran y Libia. La inversión en Cnooc fue vendida en 2011. Esta inversión no tuvo buena presentación. Romney ha dicho en repetidas ocasiones que el que invirtió fue el fideicomiso "ciego" y por lo tanto el no tenía poder de decisión. Pero el mismo se había burlado anteriormente de dicha figura diciendo que uno le puede decir a un fiedicomiso ciego "qué puede hacer y qué no puede".

Por otra parte, Romney ha mostrado faltas de preparación con sus declaraciones e imprecisiones. En el programa '60 Minutos' dijo que bajaría en 20 por ciento los impuestos de todos los contribuyentes, pero que todo el mundo acabaría pagando lo mismo porque limitaría las deducciones y exenciones. Cuando se le preguntó cuáles serían estas últimas no puedo responder.

Cuando se le preguntó cual sería su solución para los 50 millones de norteamericanos que no tienen servicios de salud, su respuesta dijo que ellos si tenían acceso al cuidado médico a través de las salas de urgencias. En los Estados Unidos los hospitales tienen que garantizarle tratamiento a todo aquel que llegue a la sala de emergencia. Se olvida Romney, sin embargo, que esta es la manera mas costosa e ineficiente de proveer cuidado médico, y no deja de sonar discriminatoria una política de salud que no es preventiva y a la que solo tienen acceso los que llegan en ambulancia.

Todo esto refleja el daño que la campaña de Obama le ha hecho a Romney al caracterizarlo como un depredador corporativo que ha pagado pocos impuestos a través de un enredo de compañías en paraísos fiscales, que cree que disminuir impuestos a los ricos es la solución de todos los problemas, y en quien no se puede confiar para defender los intereses de la clase media.
 
Mitt Romney ha dicho ingenuamente que su campaña no necesita cambiar de rumbo, a pesar de una difícil semana, donde ya se marca claramente el liderazgo de su rival. Sin embargo si se están tomando medidas, como salir a hacer campaña con su vicepresidente Paul Ryan, que ha sido mucho mas exitoso que el candidato en las manifestaciones.

No le ha ayudado tampoco que Tim Pawlenty, el co-director de la campaña, se haya retirado para hacerse cargo de "Financial Services Roundtable", un grupo de lobby de altísimo nivel, a escasos 40 días de las elecciones. Como será de grave la situación, que ahora Obama le lleva ventaja en la recaudacion de fondos, algo en que Romney había tenido siempre el liderazgo.

El primer debate televisado será la semana entrante. La presión se acumula sobre los candidatos. Día a dia se observan las ventajas de Obama sobre su rival republicano. A lo mejor si Romney no fuera millonario las cosas irían mejor para el, pudiendo atraer a la clase media.

No es que los positivos de Obama estén mejorando. Es mas bien que los negativos de Romney crecen cada día mas. Sus fallas como candidato han eclipsado las faltas de Obama como presidente.
 
A menos que Barak Obama cometa un error garrafal en los próximos cuarenta días, la victoria del actual Presidente está cantada.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.