Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1999/11/22 00:00

    MONTOYA ES MORTAL

COMPARTIR

Difícil borrar de la memoria aquellas imágenes, de fracciones de segundo, en que la nariz roja
de la fórmula de Montoya se incrusta contra un muro faltando escasas vueltas para cruzar la meta. En un
abrir y cerrar de ojos se había derrumbado el endeble castillo de ilusiones que el país había construido en
torno a su nuevo ídolo: el campeonato de la Cart, su carismá-tica figura parada en el podio bañando en
champaña a sus seguidores, el prometedor futuro en la Fórmula 1, las tentadoras analogías con Ayrton
Senna, el orgullo nacional resarcido por la gloria del piloto_ Todo se desplomó en un santiamén. Menos
para su padre, quien días antes del incidente había advertido que pese al alegre favoritismo que anunciaban
los titulares "no la veía fácil". Y muy seguramente para el propio Montoya, quien más que nadie conoce la
experiencia de los demás pilotos, los inesperados giros que traen las pistas, la infidelidad de la suerte a 300
kilómetros por hora y la dependencia de sus dos alter egos: el equipo y la máquina. Cuando falta todavía una
carrera, no todo se derrumbó para quienes están en el mundo real, es decir viviendo en carne propia la adicción
a la velocidad y sintiendo correr la adrenalina con la vibración de los motores y el olor a caucho quemado.
Pero para los que estamos en Colombia, ya era demasiado tarde para tener un pie en tierra. Los éxitos de
Montoya habían embarcado al país en otra efímera quimera como suele suceder cuando nuestros
deportistas empiezan a triunfar en el exterior. A tal punto que el culto a la imagen y la personalidad que
se ha generado alrededor de Montoya más parece del régimen estalinista que de una democracia
tercermundista. Cuando aquí casi nadie sabía de carros, el automovilismo se convirtió en unos
meses en el deporte nacional. Un día amanecimos con que éramos expertos en pits, chasis, alerones, y
el tal Chip Ganassi se volvió más impopular que Miguel Angel Bermúdez. Tengo que confesar que a pesar de
no ser aficionado al automovilismo _me parecía aburridísimo_ el vértigo colectivo de la 'montoyomanía'
terminó por llevarme al sofá en las últimas cuatro carreras. Por eso lo que sucedió en el circuito de
Australia, más que un accidente de Montoya, fue el estrellón de toda Colombia contra la realidad. Para ver
si dejamos, de una vez por todas, de embriagarnos con los malditos triunfalismos a destiempo. Para que
entendamos que no podemos endiosar prematuramente a los deportistas ni hacer castillos en el aire (¿Qué
aprendimos de las lecciones de la Selección Colombia?). Para que dejemos a un lado la mentalidad parroquial
que ve conspiraciones extranjeras en cada error o hecho que nos desfavorece. Y, sobre todo, para que la
intensidad de nuestras emociones, cada vez más volcánicas, no nos haga perder el sentido de las
proporciones. Se nos olvida que somos un país sin tradición automovilística y que la hazaña de Montoya, aun
si queda en segundo lugar, es ejemplar (mejor novato, siete carreras en el bolsillo y, según los expertos,
uno de los mejores pilotos del mundo. ¿Qué más se puede pedir para comenzar?).Si el joven piloto no
gana no puede ahora recaer sobre sus hombros la responsabilidad de desilusionar a un país agobiado por
los peores flagelos y que ha encontrado en el deporte una válvula de escape a sus dramas cotidianos. Los
ídolos no se hacen de la noche a la mañana. Se necesitan generaciones de trabajo, sacrificio y formación.
Pero en medio de este delirium tremens nacional, se le pide al pobre Montoya que sea el padre del
automovilismo moderno. Hasta el gobierno, el Congreso y el Concejo de Bogotá, en patético oportunismo
político, han aprovechado este júbilo colectivo para entregarle toda clase de cruces y condecoraciones, a
sabiendas de que en Colombia el deporte _y sobre todo el automovilismo_ está abandonado a su suerte y
sin un peso. ¡Qué cinismo!¿Cuándo acabaremos con la funesta costumbre de construir ídolos de barro y luego
destruirlos, con la misma furia con que los creamos, si no satisfacen nuestras miopes expectativas?
Montoya: ¿héroe o villano? Esperemos la última carrera el próximo 31 de octubre...Uyy, mal presagio, día de
las brujas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.