Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2007/07/07 00:00

Muerte lenta a los piropos

¡Alerta! Los recursos verbales con que los hombres halagan a las mujeres, más conocidos como piropos, están en peligro por cuenta de un proyecto de ley que se tramita en el Congreso.

Muerte lenta a los piropos


 
26 mujeres congresistas de diversas tendencias raciales, culturales, religiosas, políticas e ideológicas, algunas de ellas de armas tomar, han resuelto unificar esfuerzos alrededor de sus desasosiegos -netamente femeninos- elevando una audaz propuesta que, en apariencia, muy pronto terminará siendo una rígida ley de la República.

Quien acose, reza uno de los aspectos más sobresalientes de su iniciativa, asedie física o verbalmente, hostigue o persiga a una mujer, incurrirá en el nuevo delito de acoso sexual y maltrato no intrafamiliar, debiendo ser castigado con penas que van de uno a tres años.

"El ejercicio de la superioridad y el poder que conlleva a que la mujer se sienta perseguida", es para la senadora Alexandra Moreno Piraquive lo esencial de esta nueva norma. Gina Parody, entre tanto, esforzándose por diferenciar entre acoso y piropo, hace hincapié en que debe tipificarse el delito cuando la "persecución" lleve implícitos fines sexuales no consentidos, debiendo "existir una relación de jerarquía entre acosador y acosado."

La cárcel, pues, advierten estas decididas señoras en el más publicitado y candente de los diversos y muy serios puntos del proyecto, para aquellos que desplieguen sobre ellas -las mujeres todas- su prepotencia en el no siempre sano o romántico vicio de corretear a las damas confundiéndolas o desestabilizándolas, al tiempo que, probablemente en el intento de moverles el piso, desafían y a veces violan su justo derecho a vivir en paz y libres en medio de sus muy respetables y eclécticos deseos.

La iniciativa, que ya ha avanzado un buen trecho como quiera que pende de tan sólo dos debates para su definitiva "coronación", conlleva, no obstante, un peligroso ingrediente. De lo que hasta ahora se conoce, únicamente se puede colegir, para que ésta sea entendible y acertada, que se refiere a casos agravados, porque de lo contrario un azaroso camino hacia los grillos, las cadenas, los barrotes y las "esposas" se abre para aquellos juglares que por miles y millones revolotean a su alrededor desde las zarzas de la pleitesía, la avidez comprensible o la simple sana admiración.

Ojo, pues, príncipes del piropo que entonando toda clase de requiebros, galanterías, madrigales y, en fin, halagos multicolores, numerosos de ellos encarnación del incontenible deseo sexual, y otros, meras lisonjas nacidas del impulso de la rendición admirativa, y sin más poder dañino que el que pueda hacerle el pétalo de una rosa al esculpido cuerpo de una hermosa mujer, pueden terminar tras las rejas.

Porque es que ni el más sabio de los jueces, ni el más intrépido de los magos, podría estar seguro cuando al poder de su juicio o su prodigio llegue el alegato que lo constriña a dirimir entre lo que no es más que un recto coqueteo de algún inspirado locuaz o el arrebato carnal de algún loco desesperado que ante la tentación se deshace de la razón para abrirle camino al acoso sexual.

Por lo tanto, el temor por los fallos no siempre justos que necesariamente vendrán a causa de la nebulosidad y la finura de esta temible frontera , amaga por hacer desaparecer una milenaria costumbre de los hombres con unas consecuencias terribles: el fin de los piropos.

Todo indica que sus días están contados y su destino fatal será el de envejecer y morir tras los fríos e inhóspitos barrotes de una cárcel

El "adiós mamacita" ha llegado a su fin.

*Escritor
guribe@cable.net.co

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.