Martes, 17 de enero de 2017

| 2009/10/10 00:00

Muerto de la piedra

A partir del 27 de noviembre empezará un enfrentamiento entre las pretenciones reeleccionistas y la Constitución

Muerto de la piedra

Pronostica SEMANA que la última encuesta de Napoleón Franco, aquella en que se ve a Uribe imbatible caminando sin mayores apremios hacia un tercer período, debe tener al Presidente muerto de la risa. Yo, en cambio, me temo que Uribe no se está muriendo de la risa, sino de la piedra.

No lo debe tener de muy buen genio el desplome en las encuestas de Juan Manuel Santos, su candidato más firme en caso de que él desista de seguir en el poder. Por no hablar de lo que le sucedió a su otro candidato, Andrés Felipe Arias, cuyo futuro político ha quedado sepultado por cuenta del escándalo de los subsidios agrícolas que terminaron en los bolsillos de grandes terratenientes. En una semana sus gallos finos se convirtieron en simples aves de corral; Noemí, la antiuribista del uribismo, se le creció como candidata y él mismo se dio cuenta de que si no se lanza, el uribismo probablemente no ganará en las próximas elecciones. Mejor dicho, esta semana fue para Uribe la hecatombe.

Pero Uribe no sólo se está quedando sin uribitos. La posibilidad de que pueda volver a ser candidato por las vías institucionales se le ha ido menguando con el paso de los días, así su tercer período se esté abriendo paso en las encuestas. Hace unas semanas hice una columna con la cronología sobre los tiempos que debería cumplir la aprobación del referendo, asumiendo que la Cámara de Representantes lo aprobaría la primera semana de septiembre, como de hecho sucedió. A pesar de que la cronología fue generosa, puedo decir que ya es historia patria. Cuando se tenía estipulado que la Procuraduría emitiría su concepto a más tardar a principios de octubre y que la Corte Constitucional en estos momentos estaría iniciando el estudio de la ponencia, la realidad es que a estas horas la Corte ni siquiera le ha enviado el referendo a la Procuraduría para su concepto. Por cuenta de que el gobierno a última hora se dio cuenta de que faltó aprobar unas actas y de que el magistrado ponente, Humberto Sierra, ha pedido un montonón de pruebas, la Corte estaría empezando a estudiar el referendo a comienzos de noviembre, si es que en el entretanto no suceden otros imprevistos.

Con esta bitácora ya se puede asegurar que la primera ley que va a quedar sin piso es la ley estatutaria de garantías electorales, que es la que le permite a un Presidente-candidato hacer campaña, pero dentro de unos parámetros en que los derechos de la oposición no se vean afectados. Para que entiendan el desajuste a que nos enfrentamos: esa ley obliga al Presidente a declararse candidato antes del 27 de noviembre. Y un requisito para que esta ley entre en efecto es que el referendo pase primero por el control constitucional de la Corte. Pero como por tiempos eso ya no es posible, los colombianos vamos a quedar abocados a la política del absurdo: lo más probable es que el Presidente tenga que declararse candidato el 27 de noviembre, en contra de lo que señala la Constitución.

A partir de esta fecha empezará oficialmente en Colombia un claro enfrentamiento entre las pretensiones rerreeleccionistas del presidente Uribe y la Constitución, sin contar, claro, con la incertidumbre política y económica que semejante situación producirá en el país.

En este nuevo escenario, el fallo de la Corte podría terminar conociéndose a finales de febrero -fecha que ha insinuado el mismo tribunal-. Para entonces, el Presidente-candidato, cabalgando en el desajuste institucional, habrá incumplido otro artículo de la ley de garantías, que dice que el mandatario que aspire tendrá que inscribir su candidatura tres meses antes de las elecciones. Y si el fallo de la Corte le es favorable -y eso todavía está por verse-, el país tendría que votar el referendo casi simultáneamente con las elecciones presidenciales, luego de una campaña en la que el Presidente-candidato tendría todo el poder del Estado para sus fines, amén de que tendría a todos los medios a sus pies con la expectativa de la entrega del tercer canal. En esas condiciones casi serían innecesarias las elecciones presidenciales.

Por las vías institucionales, este referendo es un imposible. Eso lo sabe el presidente Uribe. Y lo grave es que a sabiendas, nos siga llevando por esos abismos.

CODA: Los que quieran saber los nombres de las personas que fueron beneficiarias de los subsidios del programa Agro Ingreso Seguro, pueden verlos y comentarlos en mi columna en Semana.com.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.