Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/07/29 09:26

    Hipocresía presidencial

    Usó a los ‘Ñoños’ para ganar la reelección, tiene a sus gerentes de campaña en la mira y un alto funcionario de su gobierno está formalmente imputado, pero él no vio nada.

COMPARTIR

¡Qué cosa con los elefantes! Se pasean por sus casas, rondan a sus amistades, siguen derecho por el palacio de gobierno, se meten en agencias como la ANI, entran y salen cogidos de la trompa con los congresistas, pero los jefes de Estado nunca los ven. Ha pasado con casi todos, incluido el expresidente Uribe que salió a reconocer que su exviceministro Gabriel García hizo de las suyas en el pasado gobierno, y ahora sucede con Juan Manuel Santos. El mamut de Odebrecht ha estado siempre presente y aunque el actual mandatario se niegue a reconocerlo no sólo llegó a su gobierno sino que le permitió ganar la reelección en 2014.

Tiene que ser uno muy hipócrita para insistir en que ningún alto funcionario de su administración está involucrado en este tema sabiendo que a los dos días le imputarían cargos a un hombre determinante para el gobierno como el doctor Luis Fernando Andrade de la ANI y más caradura todavía, si no le pide la renuncia para que se defienda serenamente sin afectar la credibilidad de la institución que dirige.

Puede leer: Ñoño Elías, un barón electoral en aprietos 

Pero supongamos que lo de Andrade lo hubieran engavetado. ¿No hay mucho de hipocresía en el hecho de desconocer los contactos que desde 2010 adelantó el señor Roberto Prieto en su nombre y la plata que recibió de Odebrecht para la impresión de unos afiches? Hasta ahí no era un alto funcionario del gobierno Santos el involucrado, ¡era su amigo íntimo! El mismo al que favoreció con multimillonarios contratos para la empresa de su familia, al que nombró en la misión de Colombia ante el BID y al que, por sus ‘buenas maneras’, trajo de nuevo en 2014 para que regentara con eficiencia la campaña de reelección.

Se necesita, insisto, ser muy hipócrita para decir que en su entorno nunca estuvo el mamut de Odebrecht teniendo a los dos más grandes electores de su partido en la mira de la justicia por cuenta de este tema. Aunque no hayan sido investigados, acusados o formalmente juzgados, si el fiscal remitió copias a la Corte Suprema y decidió mencionar el asunto públicamente, por algo será…. Musa Besaile y, sobre todo, Bernardo, el ‘Ñoño’ Elías, los grandes socios políticos de este gobierno, tendrán que dar todas sus explicaciones ante la justicia y, ahora que Santos les da la espalda, deberían aprovechar para informarle al país sobre cómo ha operado en los últimos años esta democracia transaccional en la que los políticos han valorizado sus votos en el parlamento de manera francamente inconcebible.

Entrevista: "Mi pecado fue haber sacado la votación más alta del país": Musa Besaile 

Señor presidente: no insista más en eso de que usted nada tiene que ver con este asunto, asuma su responsabilidad política, mire a los colombianos a los ojos y cuénteles que nunca recibió ni en su casa ni en otros espacios personalmente a funcionario alguno de Odebrecht –si ese fue el caso- pero reconozca que sus aliados lo hicieron ante la tozuda evidencia que ha venido apareciendo y que, seguramente, falta por aparecer. La hipocresía presidencial nunca ha resultado bien, menos cuando quien la ejerce es un Premio Nobel de Paz.

Twitter @JoseMAcevedo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.