Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2004/12/05 00:00

    Nuestra guerra

    Alberto Lleras, en su maravilloso e inconcluso libro de memorias juveniles, señala que en el siglo XIX sólo el ruido de la guerra civil unía a los colombianos

COMPARTIR

No he leído todavía el libro de Rafael Pardo Rueda sobre las incesantes guerras civiles colombianas. Civiles, es decir, entre compatriotas. Pues hasta aquella guerrita remota con el Ecuador que le sirvió al general Tomás Cipriano de Mosquera para poder ganar por fin una batalla, o aquella otra de los años treinta del siglo veinte con el Perú, que fue una

guerra de utilería de teatro en la que sólo hubo una docena de muertos, fueron guerras civiles. Desde la Independencia, Colombia no ha tenido guerras. Sólo ferocidades y horrores intestinos.

No he leído el libro de Pardo. Pero en la entrevista que publica al respecto esta revista dice él:

-Sólo se hace la paz si se entienden las motivaciones de la guerra.

Y me alegro inmensamente de ver que, por fin, algún personaje importante del establecimiento de este país reconoce que las guerras civiles que venimos padeciendo desde hace quinientos años tienen motivaciones. Sólo lo había hecho el presidente Belisario Betancur, en su tiempo. Y a continuación se arrepintió, con consecuencias catastróficas. Y no ha querido hacerlo nuestro actual presidente Álvaro Uribe, que sostiene contra toda evidencia que la guerra que nos sigue destruyendo es simple "terrorismo" sin objeto distinto del de sembrar el terror.

O, bueno, sí: antes de Pardo Rueda lo había hecho nada menos que Alberto Lleras Camargo, pero sólo póstumamente: en su maravilloso e inconcluso libro de memorias juveniles, en el que señala que durante todo el siglo XIX sólo el ruido de la guerra civil unía a los colombianos en un sentimiento de nación. Hay un eco de eso en Rafael Pardo:

-Los partidos hicieron la guerra, pero a la vez formaron la identidad nacional a partir de la guerra.

Después, en la entrevista, le preguntan que cuáles han sido los principales motores de la guerra en Colombia. Y responde:

-La política.

¿De verdad lo cree? Rafael Pardo ha sido ministro de la Guerra, o 'de Defensa', como se llama ahora a la cosa, en una época reciente en la que no era la política partidista, sino la injusticia social, lo que alimentaba la incesante guerra civil colombiana. Eso lo ha tenido que ver, y no es un tonto. Y sin embargo dice:

-La guerra actual es una transformación de la guerra revolucionaria con elementos nuevos. Tiene una financiación global, es decir, que no se alimenta de lo que produce el país. Por eso se puede hacer a una escala grande sin que la economía local la sostenga.

Y añade:

-No hay una causa internacional como la Guerra Fría, y no hay una causa nacional de bloqueos democráticos.

Y las dos cosas me parecen a mí absolutamente equivocadas. Por una parte, la guerra (nuestra guerra) se alimenta de 'lo que produce el país': de lo único que le dejan producir rentablemente al país, que es coca. De la coca viven, por la coca matan, tanto los guerrilleros como los paramilitares. Y contra la coca se hace, por imposición de los Estados Unidos, la casi totalidad de la política del Estado colombiano, que genera miseria y -en consecuencia- violencia. La 'causa internacional', pues, no se llama 'guerra fría', pero sigue siendo internacional y sigue siendo causa: se llama 'lucha frontal contra la droga'. Y en cuanto a los 'bloqueos democráticos', le preguntaría yo al doctor Rafael Pardo:

-¿Ha visto usted a quiénes están matando?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.