Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2006/04/08 00:00

    Nuestro hombre en Milán

    Si el gobierno era consciente del grado de postración de la entidad, ¿por qué terminó premiando con consulado en Europa al director que lo llevó al punto más bajo?

COMPARTIR

Cuáles son los méritos del ex director del DAS, Jorge Noguera, para ocupar el consulado en Milán? ¿Qué es lo que le deben, o por qué es necesario para el gobierno tenerlo lejos? ¿Cuál es la razón para que una persona con tantas respuestas pendientes en el país, disfrute de Italia por cuenta de los colombianos?

Noguera renunció a la dirección del DAS en medio del mayor escándalo en la historia de la entidad. El segundo al mando del departamento, José Miguel Narváez, denunció ante la Fiscalía que buena parte del DAS estaba al servicio de la mafia y los paramilitares (que cuando no son la misma cosa, se parecen bastante).

De acuerdo con las denuncias de Narváez, entre los beneficiados con las labores paralelas del DAS estaban: alias 'Jabón', alias 'El Águila'; y el desmovilizado Carlos Mario Jiménez, alias 'Macaco', quien se volvió jefe de autodefensas después de comprar algunos frentes a los hermanos Castaño.

Según lo denunciado, el director de inteligencia, Enrique Ariza -llevado al DAS por Noguera- estaba montando una sala de interceptaciones telefónicas dentro de la institución, para ponerla al servicio de 'Macaco'.

Cuando Noguera se enteró de que su subdirector había judicializado los hallazgos, lo interpretó como una deslealtad y el resultado de un complot contra él. Se fue a la Presidencia a gestionar la insubsistencia de Narváez, y la logró.

Sin embargo, el escándalo creció tanto, que no le quedó más remedio que presentar su propia renuncia.

Ese escándalo también trajo consecuencias políticas. El presidente Uribe llegó a hablar de cerrar el DAS y finalmente invitó a una comisión de alto nivel para hacer recomendaciones para reestructurarlo. Es decir, el mandatario aceptó que el DAS iba por mal camino.

Si el gobierno era consciente del grado de postración de la entidad, ¿por qué terminó premiando con consulado en Europa al director que la llevó a su punto más bajo?

Los señalamientos sobre el paso de Noguera por el DAS no paran. Hace unos días SEMANA y Cambio revelaron la declaración ante la Fiscalía de otro de los hombres llevados por Noguera al DAS.

Enrique García, ex director de informática de la entidad, está en la cárcel y fue llamado a juicio por borrar los antecedentes de siete narcotraficantes y paramilitares.

Según García, funcionarios del DAS les entregaron a los paramilitares las listas y rutinas, de sindicalistas, profesores y dirigentes de izquierda que después aparecieron asesinados.

Asegura que existen vínculos entre Jorge Noguera y el jefe paramilitar 'Jorge 40', y entrega una relación detallada de sus contactos directos e indirectos.

Citando nombres precisos señala que algunos contratistas del DAS pagaban mordidas del 10 por ciento en las licitaciones. Afirma que las comisiones terminaron cumplidamente en las arcas paramilitares.

Dice también que él mismo -por instrucción de Noguera, jefe de la campaña de Álvaro Uribe en el Magdalena- diseñó un fraude electoral para que unos políticos de la Costa fueran elegidos congresistas en el año 2002, con la ayuda de los paramilitares.

El fraude, según él, fue vital para que Uribe obtuviera 300.000 votos en la Costa. Los mismos votos que le permitieron evitar la segunda vuelta hace cuatro años.

Como ya es costumbre, el Presidente se apresuró a descalificar al denunciante, en lugar de ocuparse de la denuncia.

Que el hombre está preso y que fue Noguera quien lo denunció. En Palacio dijeron que Uribe no tuvo 300.000 votos en el Magdalena (cuando el testigo hablaba de Magdalena, Cesar, La Guajira y Córdoba). Pero no aclararon los demás señalamientos del ex funcionario, ni hablaron sobre la coincidencia entre los votos de Uribe y los obtenidos por los políticos señalados por el testigo.

Desde luego, nadie puede presumir que el presidente Uribe sea culpable, pero sí es responsable de lo que haya pasado en su campaña.

Poco ayuda a la claridad, que el principal protagonista de esta historia siga de cónsul en Milán.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.