Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/02/16 00:00

    Señor Simón Gaviria, no acabe con su hijo

    El Artículo 200 del proyecto de Plan Nacional de Desarrollo, presentado hace poco al Congreso, pone en peligro el internet en Colombia

COMPARTIR

Hace cuatro años, cuando se aprobó el Plan Nacional de Desarrollo (PND) vigente (ley 1450 de 2011), apareció un logro importante que pocos se esperaban: se incluyó un artículo sobre neutralidad de la red (Artículo 56). Aunque este principio no se cumple del todo, es un desarrollo importante para la libertad de expresión en internet. No obstante, por alguna razón inexplicable, el proyecto de ley para el nuevo PND decide que esta norma debe ser derogada.

La neutralidad de la red, como lo explicó Carlos Cortés hace poco, es un principio en el que se garantiza que, al igual que los tubos de energía y acueducto llevan la misma luz y agua; todos los cables de internet transportan los mismos datos sin ningún tipo de prioridad. Es decir, Netflix, El Tiempo, El Espectador, Semana, Facebook, etc; tienen la misma velocidad.

Sin este principio pasarían cosas como las que ocurrieron en Estados Unidos, cuando Netflix pagó a Comcast para que su página tuviera prioridad para los suscriptores de estos últimos. A simple vista suena como algo bueno. Todos queremos ver películas y series más rápido. Pero esto plantea otros problemas de libre competencia y de derechos de los usuarios.

En 2011, cuando era congresista, Simón Gaviria defendió la neutralidad de la red. Incluso  dijo  que era algo fácil de entender “el derecho de la libertad de expresión no sólo es el derecho a poder hablar, también es el derecho a poder ser oído. Personalmente no me siento cómodo ante el hecho de que los prestadores del servicio decidan lo que tengo derecho a ver” y “me preocupan los diferentes convenios que estos puedan hacer para priorizar unas páginas sobre otras por espíritu comercial. Cuando uno como usuario paga la tarifa de Internet, ya pagó. Nosotros tenemos derecho a ver lo que queramos, cuando queramos”, escribió de manera contundente.

Un rol de Simón Gaviria hoy en día como director del Departamento Nacional de Planeación (DNP) es el de articular la formulación del PND. Por esta razón es que sorprende aún más que el proyecto de ley que se presentó hace poco acabe con este hijo legislativo de Gaviria. Este cambio de posición es incomprensible.
Quiero presumir que se trata de algo de buena fe y creo que tal vez lo que ocurrió es que Gaviria se sintió decepcionado porque este principio de neutralidad no se cumple hoy en día, a pesar de que exista la ley que lo establece. Más aún, existen iniciativas muy mediáticas que van en contra de que internet sea neutral.

Con lo primero me refiero a que, como algunos sabrán, las compañías de celular hoy en día prestan un servicio de internet móvil que no podría llamarse enteramente como acceso a internet. Son los planes de chat, Facebook, correo. Si quieres tener un acceso completo puedes hacerlo si pagas un plan un poco más caro con una cantidad de datos que, como ocurre en mi caso, nunca se van a gastar. Esto ocurre porque una regulación de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), la 3502 de 2011, desarrolla este principio de neutralidad diciendo que se dará un trato igualitario a los contenidos sin ningún tipo de discriminación arbitraria. Pero luego dice que los proveedores podrán “hacer ofertas según las necesidades de los segmentos de mercado o de sus usuarios de acuerdo con sus perfiles de uso y consumo, lo cual no se entenderá como discriminación”. Mejor dicho, tú, que tienes cara de chateador, puedes hablar por whatsapp a un precio módico pero cuando te compartan esta excelente columna tendrás que esperar a llegar a tu casa, oficina o café internet favorito. Te dicen que eres un  ciudadano “conectado” a internet y el MINTIC te cuenta como tal, pero solo accedes a migajas.

Con lo segundo me refiero a la muy sonada “internet.org” de Facebook, promocionada por Mark Zuckerberg hace poco en su visita a Colombia. Es una venta de humo, como dijo Carlos Cortés, y como dijo Carolina Botero “se limita a ofrecer pocos contenidos a través de una decena de apps (…) Nada más lejos del Internet que conocemos”.

La CRC dijo que debíamos conservar la calma.
En resumen, nos cuentan que la regulación que sacaron en el 2011 se mantendría y que la ley 1341 de 2009 ya establece el criterio de “neutralidad de la tecnología”. El Ministro Molano dijo que no había que preocuparse pues ese artículo que se deroga con el nuevo PND solo dice que este tema debía regularse, cosa que ya se hizo. No es completamente cierto.

Mientras la ley 1341 de 2009  dice que la neutralidad consiste en que el Estado garantizará “la libre adopción de tecnologías” con diferentes garantías como la libre y leal competencia, el artículo que va a ser derogado por el nuevo PND indica, además de lo dicho por Molano, que los proveedores de internet “no podrán bloquear, interferir, discriminar, ni restringir el derecho de cualquier usuario de Internet, para utilizar, enviar, recibir u ofrecer cualquier contenido, aplicación o servicio lícito a través de Internet”. ¿Para qué derogar garantías que son más claras?

El artículo sobre neutralidad de la red de la ley 1450 de 2011 no debe ser derogado. Esto sería un retroceso para la libertad de expresión y otros derechos en internet. Lo que debe hacerse es mejorar la regulación de la CRC para que esta ley sí se cumpla, no como ocurre hoy en día en el caso de los teléfonos celulares. Creo en su buena fe, pero me preocupa el boquete que se pueda abrir. Igual, quedan las preguntas: Señor Gaviria, ¿por qué este cambio de opinión?, señor Molano, si esta derogatoria ni quita ni pone, ¿para qué hacerla?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.