Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2013/11/04 00:00

    Las malas prácticas en Twitter

    Evitemos las malas prácticas que opacan el dinámico y enriquecedor entorno que nos ofrece la red social.

COMPARTIR

A estas alturas, ya somos 200 millones de usuarios activos y más de 400 millones de tweets se comparten diariamente a través de Twitter, está claro que el pájaro “Larry” llamado así en honor al jugador de básquetbol Larry Bird, hoy habla hasta por los codos y se ha convertido en nuestra tarjeta de presentación para bien o para mal de muchos. 

Aunque Twitter es libertad de expresión; no deberíamos olvidar algunas "normas de etiqueta" que a veces por desconocimiento, o por malos hábitos, nuestros mensajes en vez de contribuir a posicionar nuestra imagen o la de la empresa para la que trabajamos, terminan causando el efecto contrario. Como le pasó al funcionario de la Casa Blanca, Jofi Joseph, despedido la semana pasada por criticar la administración de Obama a través de Twitter y a otros tantos que expresan sentimientos, criticas, y opiniones basados en la emoción y poco en la razón.

Quejarse se ha vuelto una práctica muy popular en el microblog, se ha convertido en una válvula de escape para muchos usuarios, y quejarse no es malo, lo malo es buscar obtener un trato preferencial o diferencial por parte de una marca bajo el chantaje o la amenaza de enviar un “mal tweet” o publicar mensajes mal intencionados para causar daño a la competencia o a un tercero. 

De manera que, quejémonos, pero con respeto, de hecho, muchas empresas han encontrado en Twitter un potente canal para relacionarse con sus clientes y recoger el feedback de sus usuarios para prestar un mejor servicio. 

Otra mala práctica a la nos acostumbró las empresas es a navegar por un sinfín de vallas publicitarias, donde todo el mundo hace menciones de marcas sin parar. Estamos bombardeados por spam publicitario de empresas desesperadas por convertirse en tendencia o conseguir algo de posicionamiento. Twitter puede ser un potente vehículo para la promoción pero el excesivo uso de la herramienta puede llevar a que el efecto sea contrario a lo que busca la marca y termine incluso ganándose un “unfollow” por parte de un buen número de seguidores.

Cuidado con las aplicaciones conectadas, no abusemos de los lectores, no los saturemos con cada una de nuestras actualizaciones en Foursquare, Facebook, Trip advisor, Yelp, LinkedIn, Twitter etc. A veces sin quererlo estamos publicando simultáneamente en todas nuestra cuentas abrumando a nuestros seguidores con información que puede volverse fastidiosa. Vale la pena revisar los permisos que otorgamos a las aplicaciones.

No caiga en los retweets deshonestos. Las empresas y las marcas dedican tiempo y dinero para medir diariamente el impacto de sus acciones en Twitter o Facebook. Y medir es fundamental para comprobar que la estrategia que se ha definido funciona, lo vergonzoso es caer en malas prácticas para subir las estadísticas de forma artificial, plagiar tweets de otros y venderlos como suyos o hacer un retweet manual donde solamente incluye un aporte como "+1" para que, de esta forma, el tweet compute como si fuese suyo no tiene chiste.

Twitter se ha convertido en un punto de referencia para muchos, un espacio para adquirir información de interés, compartir contenidos, estar al día con lo que pasa en el mundo, y mantener contacto con amigos, familia, colegas y empresas. 

Evitemos las malas prácticas que opacan el dinámico y enriquecedor entorno que nos ofrece la red y no se estrese por la cantidad de usuarios que le siguen, Twitter es libertad, por tanto, la gente puede venir, seguirnos y si no les parecemos interesantes o dejamos de aportarles, son libres de irse y dejar de seguirnos. Twitter funciona así y son las reglas de un juego al que hemos decidido jugar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.