Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 1998/12/14 00:00

    OTRO GOLPE AL FISCAL

COMPARTIR

No recuerdo haber escuchado o leído algo del doctor Alfonso Gómez Méndez, en que condenara al presidente Samper por la financiación de su campaña. Pero he leído, en cambio, su prólogo al libro La Conspiración de Juan Manuel López Caballero, con elogios al autor y a la obra como "el análisis más serio y documentado que se ha escrito hasta el momento", sobre el juicio alPresidente.Es sabido que dicho folleto, como su nombre lo indica, desestima la acusación, las pruebas y enfatiza en la violación que a través de ese proceso, según cree el autor, se consumó contra el Estado de Derecho. Pero el doctor Gómez Méndez, una vez promovido a fiscal por postulación del propio Samper (en quien converge todo el 8.000), es ahora el perseguidor número uno de los beneficiarios de cheques de fachada por sumas infinitamente menores que las que involucró el cuantioso escándalo electoral. Es la otra cara del 8.000. Se ha dicho que le faltaban personalidades conservadoras. Ya la Fiscalía tiene corrido al facilitador de paz, Alvaro Leyva Durán, felizmente asilado en Costa Rica, y ahora hace tambalear al Registrador Nacional del Estado Civil, cuyo puesto persigue la maquinaria del liberalismo, desde hace algunos meses. Dos piezas de cacería que deben haberse reportado a España, donde el ex presidente Ernesto Samper dicta cátedras universitarias, como un desprevenido académico. Una mano en el bolsillo derecho y la mueca sardónica y salivante.La politización de lo judicial es demasiado evidente. No sólo causa escándalo la destorcida de los congresistas en contra de la Honorable Corte Suprema de Justicia, lo cual es de una magnitud tal, que significa el rompimiento de toda legalidad y el apague y vámonos para el Caguán; también asombra que este Fiscal melifluo, cultor de todas las formas del derecho, sosegado y risueño, entrevistado familiarmente por su ex esposa en medios escritos y con cuñas noticiosas en Radionet, donde se repiten sus aclaraciones durante todo el día, esté extrayendo de los treinta y pico mil cheques que guarda la Fiscalía, los que, por un azar, le han ido conviniendo a la política liberal y al resarcimiento de Samper, el catedrático. Muy distinta y precisamente contra todas las conveniencias de su propio partido fue la actitud del anterior fiscal general, Alfonso Valdivieso. Había sido, inclusive, compañero de luchas políticas de Horacio Serpa y recuerdo el día, en que violando reglamentaciones, asistió con Ernesto Samper, siendo ambos ministros, a un homenaje político que se le rendía a Serpa en Bucaramanga. Eran las épocas del revolcón. Valdivieso alertó al país valerosamente y anduvo con pies de plomo en las acusaciones. Hay que recordar su demora en la estimación de los narcocasetes, que consideró siempre como prueba no legal, pero, pienso, que no desestimable como grave indicio. Sólo el destape de los movimientos bancarios de Cali y los allanamientos que en esa ciudad hizo el Bloque de Búsqueda le sirvieron para acusar y encartar a muchos políticos y para acusar ante la Cámara al presidente de la República. Fue prueba de buena fe el que acusara a su propio partido, provocándose el suicidio político que derivó de estas actitudes. El país desagradecido mira hoy a Valdivieso en un voluntario exilio diplomático, mientras la contrafiscalía de Samper despliega sus operaciones de retaliación, modosamente. Era la justicia lo último que salía a flote en este naufragio de todo cuanto fuimos. Sin embargo, da grima ver a un jovencito corriendo judicialmente a la venerable Corte, como si fuera la última lengua de fuego delpalacio incendiado. O percibir en el versado jurista Gómez Méndez, detrás de su mirada nixoniana, las más aviesas intenciones políticas. Esto es algo que desestimula y muestra la decadencia a que hemos Ilegado como país. Entre tanto, en la Colombia despejada, se impone la ley de la selva, por parte de quienes se han adueñado de un territorio, que era solamente para conversar sobre la paz. Por curiosidad, esa ley de la selva es la más retrógada y paleolítica de nuestra evolución animal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.