Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/05/21 00:00

    ¿Otros sesenta y seis años y Bogotá sin metro?

    Algunos políticos sostienen que estos estudios están llenos de errores y fallas, entonces nos queda una reflexión: o no los han estudiado con el esmero y la técnica propios de un tema complejo, o buscan ganar adeptos para sus causas con esas apreciaciones.

COMPARTIR

En 1942 el alcalde de Bogotá Carlos Sanz de Santamaría, realizó la primera propuesta para construir un Metro. En 1949 el alcalde Fernando Mazuera Villegas, enemigo del tranvía, propuso la construcción de un Metro que atravesara la Avenida Caracas pagado mediante concesión a 25 años.

A partir de 2008, 66 años después de aquella primera propuesta y de disponer de 30 estudios todos con un trazado coincidente por el borde oriental de Bogotá, con extensiones hacia Ciudad Kennedy y Suba, grupos de trabajo técnico del Distrito y con la asesoría de los Bancos Mundial e Interamericano de Desarrollo, se dedicaron juiciosamente a elaborar los pliegos para el “Diseño conceptual de la red de transporte masivo metro y diseño operacional, dimensionamiento legal y financiero de la primera línea en el marco del sistema integrado de transporte público-SITP- para la ciudad de Bogotá”.

El consorcio conformado por las empresas Sener Ingeniería de Sistemas S.A de Bilbao, Transporte Metropolitano de Barcelona (TMB), ALG Advanced Logistics Group (ALG) de Barcelona, Garrigues Abogados y Asesores Tributarios, Incoplan Colombia S.A. y Santander Investment Colombia S.A., ganó el concurso y se le confió la responsabilidad de entregar el diseño conceptual, estructurado en las siguientes fases: 1: línea base de diagnóstico y definición de escenarios, 2: evaluación de alternativas y prioridad de implementación, 3: diseño operacional de la primera línea del metro, 4: ajustes al diseño operacional y dimensionamiento legal y financiero y 5: estructuración legal y financiera de los contratos y su acompañamiento precontractual y contractual.

A la fecha, Bogotá dispone, como producto de esta consultoría, del trazado de 4 líneas de Metro para ser construidas con orden lógico y la recomendación de adelantar como siguiente etapa el diseño de ingeniería avanzada para la primera línea que permita ejecutar las obras. Cabe señalar que durante todo el desarrollo de estos estudios participaron validadores contratados por el gobierno anterior, altos funcionarios del orden nacional y algunos enemigos del Metro.

En un informe los propios validadores señalaron que, en la medida del crecimiento de la demanda de transporte público sobre el corredor nororiental que abarca la NQS, la Caracas, la Carrera 13 y 11 y la Carrera 7, se podía llegar el momento en que fuera imposible aumentar la capacidad y entonces se justificaba la puesta en marcha de una nueva tecnología de superior capacidad y óptimo desempeño: el metro. Coincidencia feliz con el concepto emitido por Jica de Japón hace 16 años.

Algunos políticos sostienen que estos estudios están llenos de errores y fallas, entonces nos queda una reflexión: o no los han estudiado con el esmero y la técnica propios de un tema complejo, o buscan ganar adeptos para sus causas con esas apreciaciones.

Otras personas muy poco enteradas sostienen que en términos generales se sabe por dónde irá el tren, pero que su trazado no está definido y que para eso se contrató un estudio de demanda. No, el nuevo estudio encomendado a la firma Steer Davis, diseñadora de Transmilenio, ha tomado el modelo de demanda existente realizado por el grupo consultor y lo recalibrará al año 2010 pero a partir de la interacción de los diferentes modos de transporte público como Transmilenio, el transporte colectivo actual, la red de Metro y el Tren de Cercanías. Es decir respetando el estudio y el trazado del Metro que ya fue aprobado por el Banco Mundial y la firma interventora encabezada por el Metro de Milán con un costo cercano a los 8 millones de dólares.

Produce pesar escuchar propuestas de algunos ciudadanos que, sin argumentos técnicos, válidos y sólidos, pretendan desvirtuar las 4 etapas de los estudios vigentes y propongan alterar el trazado actual para empezar dizque por la Av. Boyacá. No se ganan adeptos con semejantes sofismas de compromiso.

Claro que tan bien es cierto, como lo han sostenidos varios funcionarios, que debemos ir al paso y sin apuros: vistámonos despacio que estamos de afán, nos animan. El lío es que Transmilenio ya no da más y su saturación la viven los usuarios; pero al fin de cuentas, después de 66 años de espera, otro tanto no es desplome. 
 
* El ingeniero Fernando Rey Valderrama es profesor de la Facultad de Ingeniería Civil de la Universidad Santo Tomás.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.