Lunes, 16 de enero de 2017

| 2004/04/11 00:00

Para la superación de la pobreza

Los empresarios colombianos tienen que garantizar la solución a los problemas de hambre y pobreza en el país. Así lo establece un compromiso entre la ONU y Colombia. Como primer paso para lograrlo, el Pnud y Cafam se aliaron para apoyar al gobierno en las iniciativas encaminadas a ello. El representante del Pnud en Colombia, Alfredo Witschi Cestari escribe sobre el pacto y el compromiso del sector.

Para la superación de la pobreza

El Sistema de las Naciones Unidas y sus países miembros están empeñados en dos grandes esfuerzos a escala mundial: los Objetivos de Desarrollo del Milenio y el Pacto Global.

Los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio proponen: Erradicar la pobreza extrema y el hambre. Lograr la enseñanza primaria universal. Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer. Reducir en dos terceras partes la mortalidad de niños menores de 5 años. Reducir la tasa de mortalidad materna en tres cuartas partes. Detener y hacer retroceder la propagación del VIH/sida, el paludismo y otras enfermedades endémicas. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente. Fomentar una asociación mundial para el desarrollo. Estos objetivos se acordaron en la Cumbre del Milenio de Naciones Unidas realizada en el año 2000. Fueron suscritas por 189 jefes de estado y de gobierno que se comprometieron a cumplirlas en sus naciones para el año 2015. El presidente Pastrana representó a Colombia en esa histórica oportunidad.

El Pacto Global es una iniciativa internacional lanzada por el secretario general de la ONU, Kofi Annan, dirigida a aliar empresas, organismos de las Naciones Unidas, trabajadores y representantes de la sociedad civil, para apoyar principios universales en materia de derechos humanos, derecho al trabajo y respeto por el medio ambiente. Este pacto busca promover y reforzar el civismo empresarial responsable para que el mundo de los negocios juegue el papel central que le corresponde para encontrar soluciones concretas a los problemas del desarrollo humano.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio y el Pacto Global son dos grandes esfuerzos complementarios. Lograrlos requiere una gran concientización y sensibilización en la necesidad de generar sinergias y sobre todo, alianzas. No es un tema sólo gubernamental, ni privado, sino de construcción entre todos.

Para conseguir los objetivos establecidos se están identificando, junto con el gobierno y la sociedad civil, los elementos de política social y económica requeridos para que Colombia cumpla. Frente al Pacto Global se está preparando, con la Embajada del Canadá y un grupo de organizaciones y empresas colombianas, un foro de lanzamiento en el país (27-28 de mayo), en el que se discutirá el rol de los empresarios en la búsqueda de soluciones al conflicto colombiano.

En el marco de estas dos iniciativas internacionales se inscribe el reciente convenio suscrito entre el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Pnud, y la Caja de Compensación Familiar Cafam.

Esta alianza busca integrar esfuerzos, conocimientos, tecnologías y recursos para apoyar iniciativas del gobierno y de las mismas comunidades, dirigidas a la superación de la pobreza en la región de Cundinamarca y la ciudad de Bogotá. El acuerdo facilitará que campesinos, artesanos y poblaciones marginadas comercialicen sus productos de una manera eficiente y sostenible mediante el apoyo a proyectos productivos en hidroponía, agricultura urbana, calzado, artesanías y confecciones. También apoyará iniciativas para la intermediación laboral, facilitará el intercambio de experiencias y conocimientos en programas de microfinanzas, en programas de vivienda de interés social y de seguridad alimentaria que aprenderán de modelos exitosos de otros países. Finalmente, el acuerdo facilitará la vinculación de las estrategias de desarrollo de los municipios de Cundinamarca a la estrategia de ciudad y región que busca el desarrollo equilibrado de la región central del país.

En síntesis, esta alianza unirá las capacidades instaladas de dos socios estratégicos para el desarrollo. Juntos contribuirán a integrar esfuerzos a escala territorial, lo que facilitará el aprovechamiento de las tradiciones, los saberes y las vocaciones empresariales de poblaciones pobres y hasta ahora marginadas.

*Coordinador Residente del Sistema de Naciones Unidas.

Representante Residente del programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.