Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/10/19 18:00

    Corrupción y terrorismo

    Particularmente no encuentro ninguna diferencia entre los que hacen y causan la corrupción y el terrorismo.

COMPARTIR

Siempre he pensado que la corrupción es igual, peor o una forma de terrorismo. Causa más daño a la sociedad con la diferencia que no nos atemoriza porque nacimos y crecimos sabiendo de ella, la vemos todos los días, nos acostumbramos y sufrimos con resignación las miserias, el dolor y el sufrimiento que provoca.

Particularmente no encuentro ninguna diferencia entre los que hacen y causan la corrupción y el terrorismo. Entre una guerrilla que destruye un puente o torres eléctricas y el corrupto que no los construye porque se roba la plata, entre un puesto de salud u hospital que el corrupto no edifica y la guerrilla que lo destruye a punta de bombas, entre una escuela o colegio que no se hace y la guerrilla que la acaba en un ataque, entre una mal llamada carretera que el corrupto no arregla porque se apropia del erario público y la guerrilla que la dinamita, entre una voladura de oleoducto que contamina un río y un corrupto que no construye un alcantarillado, entre un corrupto que no permite que una sociedad prospere y la guerrilla que extorsiona y secuestra.

Las bombas y acciones de la guerrilla son calificadas como terrorismo porque causan pánico y zozobra mientras que la corrupción se tolera. Creemos que la corrupción es algo normal en una sociedad porque escuchamos a un presidente de la República decir que había que reducirla a sus “justas proporciones” y después uno de los muchachitos Nule nos dijo que era “inherente a la naturaleza humana”.

Pero también porque esos mismos corruptos salen por los medios de comunicación a decir que los malos son los guerrilleros, los del monte, los que ponen bombas, secuestran y matan. Y que en cambio ellos están para salvarnos, aunque nos van exterminando física y moralmente, creando sociedades temerosas, desesperanzadas y egoístas en donde el ‘sálvese quien pueda’ es la norma porque no hay otra forma de sobrevivir.

Siempre me pregunto ¿Qué diferencia hay entre el guerrillero que mata a una persona con una bomba o una bala y la persona que muere porque el corrupto la dejó sin comida y/o atención médica?, ¿Son menos culpables los corruptos de La Guajira que ven como se mueren los niños de hambre y sed mientras ellos se beben esos dineros en Whiskey?, ¿Son mejores seres humanos Iván y Samuel Moreno o los Nule que los guerrilleros?.

Me imagino lo que piensa el guerrillero cuando causa una muerte: por la revolución, ideario político, porque le tocaba morirse, efectos colaterales o simplemente porque se le dio la gana, etc. Y me pregunto qué pensará el corrupto que vemos a diario cuando sabe que por el dinero que se roba seres humanos mueren en un hospital, no reciben educación, se mueren de hambre, están desempleados, y muchos millones más solo pueden aspirar a un salario mínimo y a sobrevivir por el resto de sus días.

¿Qué pensará ese corrupto cuando ve la miseria que ha causado?, ¿Dormirán tranquilos al ver a tanta gente aguantando hambre?, ¿Descansarán sabiendo que son culpables de muertes y tantos otros males que padece la sociedad?, ¿No caerán en cuenta que sus manos están tan manchadas de sangre como las de esos guerrilleros que tanto acusan e incriminan?

Todo parece que lo disfrutan porque uno los ve felices, orondos, disfrutando de sus puestos y de lo que nos roban a cada uno de nosotros, asegurando sus futuros y los de sus cómplices, que no son otros que los de su círculo familiar, social o político.

Porque el gran problema de Colombia no es ni la guerrilla, ni el narcotráfico, ni los paramilitares, ni las Bacrim, ni los otros ‘sambenitos’ que los corruptos van encontrándose e inventándose para evadir responsabilidades; es esa corrupción que hace un daño peor que todos los otros males juntos.

Época de elecciones, llamados a votar a conciencia, a no elegir a los mismos corruptos, a los mismos bajo diferente nombre o a sus herederos de sangre. Pero me temo que los elegidos serán los mismos de siempre porque como decía el filosofo griego Platón hace 2.500 años: el gran problema de la democracia es que ignorantes eligen a ineptos.

*Periodista y especialista en resolución de conflictos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.