Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2015/04/13 18:52

    Uribe y las F. A. también son ganadores con el proceso de paz

    El expresidente Uribe como las Fuerzas Armadas realizaron su aporte para el presente proceso de paz al debilitar las guerrillas.

COMPARTIR

El actual proceso de paz que se desarrolla entre el Gobierno y las FARC en La Habana no solo es un triunfo para las dos partes que negocian y para el país, sino también del expresidente Álvaro Uribe Vélez y las Fuerzas Armadas de Colombia.

Lejos, no solo en el tiempo sino en las circunstancias, están las palabras del ‘Monoy Jojoy’ durante la instalación del proceso de paz de San Vicente del Caguán en enero de 1999, cuando afirmó que después de un eventual acuerdo “se veía caminando por las ciudades del país con su fusil al hombro”.

La respuesta de ‘Jojoy’ se basaba en las circunstancias en ese momento: en los años anteriores las FARC habían asestado los golpes más duros al estado colombiano. Las tomas de bases militares, poblaciones y carreteras, con algunas capitales de departamentos casi que sitiadas, habían dejado mermados el ánimo de las Fuerzas Armadas y de la ciudadanía.

Los colombianos, desesperados en 1998 por la violencia y por el avance del grupo insurgente, votaron por Andrés Pastrana, quien días antes de las elecciones se tomó una foto con el entonces máximo jefe de las FARC, ‘Tirofijo’, anunciando un proceso de negociación con esa guerrilla.

El Gobierno nacional le hizo grandes concesiones a las FARC, la principal de ellas, el despeje, un área del tamaño de Suiza, en donde se llevaron a cabo las negociaciones, además de secuestros, extorsiones y lanzamiento de ataques militares a los pueblos vecinos por parte de ese grupo guerrillero.

Las FARC percibían que la toma del poder estaba muy cerca y por esto no quisieron negociar, aparte de otras falencias en el diseño mismo del proceso. Después de años de tropiezos, el presidente Pastrana dio por terminado el mismo y llegó Álvaro Uribe al poder con la promesa de acabar con todo lo que representaba el Caguán y el fallido proceso con las FARC.

Y fue desde ese momento en que tanto Uribe como las Fuerzas Armadas realizaron su aporte para el presente proceso de paz al debilitarlas: empezaron una escalada sin precedentes contra esa guerrilla, las combatieron sin piedad, las alejaron de los centros urbanos y las arrinconaron en lugares apartados del país en donde no se diera la percepción de su existencia cercana.

Fue la política de Uribe y el accionar de las Fuerzas Armadas contra las FARC lo que provocó que en la dinámica del caso colombiano se diera lo que en resolución de conflictos se conoce como ‘maduración del conflicto’, que es el momento en el cual ambas partes se dan cuenta de que no pueden ganar la guerra y optan por la negociación. Es innegable que al momento de sentarse a la mesa esa guerrilla estaba y está debilitada, pero lejos de ser derrotada.

La historia dirá que el principal aporte del expresidente Uribe y de las Fuerzas Armadas fue evitar que las FARC lograran su principal objetivo histórico: la toma del poder mediante las armas. Después vino lo lógico: la negociación para la terminación del conflicto.

Como estadista que es, el expresidente Uribe sabe que el 90 % de los conflictos en el mundo terminan por medio de una negociación y que el nuestro por su complejidad (intratable, lo llaman los expertos en resolución de conflictos a nivel internacional) y duración, es uno de ellos.

*Especialista en resolución de conflictos y negociación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.