Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2000/09/11 00:00

    Pelea de señoras

    Aunque María Emma y Noemí posan de ‘outsiders’, las dos son lo mismo: unas consentidas del sistema político y económico.

COMPARTIR

Madam President es un libro que acaba de ser publicado en Estados Unidos, en el que se analizan las posibilidades de que algún día una mujer llegue a la presidencia de dicho país. Una reciente encuesta indica que el 90 por ciento de los norteamericanos votaría por una mujer para presidente, pero no por cualquier mujer. Según el libro, para que una candidata tenga una verdadera opción, “debe ser atractiva pero no demasiado (porque no sería tomada en serio). Inteligente pero no exageradamente (porque podría parecer amenazadora). Combativa pero no demasiado, porque eso es antifemenino. Preferiblemente casada o viuda, para desbaratar inevitables rumores de lesbianismo .Y con hijos, para no dejar la impresión de que sacrificó la posibilidad de levantar una familia por cuenta de sus ambiciones políticas”.

Seguramente es por culpa de tantos requisitos que con excepción de la fracasada candidatura de Elizabeth Dole, no ha habido aspirante desde que hace 16 años se postulara Geraldine Ferraro como candidata a la vicepresidencia.

Y ahí encontramos por fin una ventaja que podríamos reconocerle a Colombia frente a Estados Unidos: aquí estamos ad portas de eliminar por fin la barrera de los sexos en materia política, con una mujer a punto de convertirse en primera alcaldesa de la historia de la capital, y otra mujer con altísimas opciones de llegar a la Presidencia de la República.

Pero a diferencia del perfil de una candidata ideal en Estados Unidos, a estas dos mujeres colombianas se les está exigiendo un requisito más: no permitir bajo ninguna circunstancia que algo o alguien las asocie con los partidos políticos en nombre de los cuales se lanzaron a la vida pública.

Por esta razón la semana pasada Noemí y María Emma, como se diría coloquialmente, “se agarraron de las mechas”, cuando la primera le reclamó a la segunda “no haberse inscrito por el Partido Liberal en lugar de presentarse como independiente, porque no lo es”. A lo que la segunda respondió que “los problemas de la gente no tienen partido político”.

En el fondo, este enfrentamiento reveló las profundas contradicciones de nuestro sistema político, evidentes en el hecho de que las dos mujeres están compitiendo para demostrar cuál de ellas es menos lo que es.

Aunque ambas posan actualmente de outsiders, candidatas independientes que desafían el sistema tradicional, las dos son exactamente lo mismo: unas consentidas del sistema, tanto del político como del económico. Una nació políticamente en el Partido Conservador y la otra en el Partido Liberal y en su calidad de tales recorrieron gran parte de sus carreras públicas.

Noemí ha sido dos veces ministra y embajadora en nombre del Partido Conservador.

María Emma ha sido dos veces ministra y embajadora en nombre del Partido Liberal.

A Noemí la adoran los ex presidentes Betancur, López y Gaviria.

A María Emma la adoran los expresidentes Betancur, López y Gaviria.

Pero como si haberse formado en el establecimiento político no fuera suficiente como identificación, también son consentidas del establecimiento económico.

A Noemí la protegen Julio Mario Santo Domingo y Carlos Ardila Lülle y fue empleada de Luis Carlos Sarmiento.

A María Emma la protegen Julio Mario Santo Domingo y Carlos Ardila Lülle.

Por eso el enfrentamiento de estas dos mujeres la semana pasada me pareció tremendamente divertido. El hecho de que Noemí esté haciendo actualmente política en nombre de un movimiento independiente no impidió que los periodistas le recordaran que el proceso de independizarse de su propio partido y de aparecer como distanciada del establecimiento se parece mucho al que ha iniciado ahora María Emma. Ambas esconden de sus hojas de vida todo lo que las ubique en sus respectivos partidos, hasta el punto de que Juan Gossaín acorraló a María Emma la semana pasada al preguntarle el porqué de que no se mencionara en la hoja de vida de su propaganda política que había sido ministra de Samper. (Igual de significativo al hecho de que María Emma no asistiera al rumbonón en Valledupar con motivo de los 50 años de Samper)...

El hecho es que ya casi nadie asocia a Noemí con el Partido Conservador, y que María Emma ha logrado des-samperizar y des-serpizar su candidatura a la Alcaldía. Lo que no impedirá que el día de mañana el conservatismo vote todo a favor de la presidencia de Noemí, ni que sea el Partido Liberal el que le asegure el triunfo a María Emma.

Entretanto... Emitir o no emitir… Is that the question?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1854

PORTADA

Cartas explosivas en el caso del Andino

Desde la cárcel, varios de los capturados del MRP por la bomba del Centro Andino siguen urdiendo sus siniestros planes. Cartas y documentos evidenciarían la relación de esa célula terrorista con el ELN y un ex alto funcionario cubano.