Jueves, 18 de diciembre de 2014

| 2013/05/08 00:00

Pena de muerte

Cuando hablamos de pena de muerte, es una forma figurada de expresar con toda vehemencia la necesidad de aplicar el máximo castigo.

. Foto: .

Aún no tengo conocimiento de la existencia de una revista diferente a SEMANA que nos proporcione  las fuentes de información con más independencia, más objetividad y más responsabilidad, lo que no es gratuito, obedece a la tenencia de una nómina de primera línea de  investigadores y columnistas, los  mejores,  es por ello que todos los colombianos de bien le pedimos  al gobierno los resultados de la investigación acerca del atentado contra Ricardo Calderón.

Pero con el titular de arriba me quiero referir al tema planteado en la edición 1618, Deudas hasta el cuello, leyendo este artículo, deja la sensación de la corrupción al más alto nivel ,donde ya no se contentan con los dineros de las regalías de un año, sino con las de 20 años más adelante, y el gobierno, ya impávido, porque es tanta la cultura de corrupción en Colombia que ya no hay nada que hacer, basta  evocar la inmensa mayoría de proyectos de construcción de acueductos y alcantarillados en la Costa atlántica y en todo el país, para concluir cuantas veces le fue asignado presupuesto a cada uno y cuantos años estuvo la población esperando su construcción. De igual forma sucede con todo lo que huele al uso de dineros del estado,  productor de los impuestos:  La salud (EPS) y las contrataciones. La Educación, la administración anterior acabó con la educación pública y entregó los dineros a los particulares, (llámese políticos,) para su enriquecimiento, a través del Plan de cobertura educativa (el mejor disfraz).  Las concesiones de todos los recursos del país, en fin , por donde se mire al país nada es honesto, cuando de utilizar los recursos de los impuestos se trata. Pero lo más grave de todo es que los corruptos ya no se contentan con millones, sino con  miles y miles de millones y desde luego los investigadores de las IAS (honestos, porque los hay)  ya no tienen la capacidad para atender tantos casos y terminan prescribiendo términos, o condenando por un año a los bandidos, al final de los cual es salen a disfrutar del dinero de los contribuyentes dentro o fuera del país, eso sí ya limpios de toda deuda con la justicia.

La corrupción es el mayor cáncer del país y está por  encima de secuestro, los asaltos, la guerrilla o cualquier forma de delincuencia, porque  sucede casi en un ciento por ciento de manos de los políticos, dueños de los cargos públicos y porque el mensaje a las nuevas generaciones es claro, si quiere enriquecerse rápidamente vuélvase corrupto, con la seguridad de que “no pasa nada”.

La única forma de reducir la corrupción a su mínima expresión  es con una reforma constitucional que conlleve a la pena de muerte para los corruptos, aunque estoy soñando, porque ¿quien le pone el cascabel al gato?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×