Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2004/05/30 00:00

    Pereza mental

    Para no resolver un problema lo mejor es no pensar en él y sustituírlo por otro cuya solución parezca fácil. Como Estados Unidos en Irak, como Uribe en Colombia

COMPARTIR

El diario madrileño El País publica una larga entrevista con el presidente de Colombia Álvaro Uribe. Pero sólo se sabe que es el presidente de Colombia porque repetidamente menciona el nombre de su país. De otro modo, podría ser perfectamente una entrevista con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, o con el de los Estados

Unidos, George Bush, o con el primer ministro de Israel, Ariel Sharon, o con. Podría ser casi con cualquier gobernante de cualquier país del mundo. Porque sólo habla de una cosa: el terrorismo. Le preguntan por la guerrilla, y contesta:

-En Colombia no hay guerrilla de la vieja connotación latinoamericana. En Colombia hubo guerrilla que se transmutó en terrorismo. En Colombia se sustituyó el interés ideológico por el interés del dinero. Y en Colombia se transformó el delito político de rebelión en el delito de narcotráfico para financiar el terrorismo.

Claro está que existe la posibilidad de que Uribe use la retórica vacía y universal del "terrorismo" para no tener que justificar racionalmente su obsesión por disparar y disparar y disparar. Pero creo que lo que sucede es más grave y más peligroso: que no quiere tener que pensar. Y es sin duda por eso que tiene tanto éxito en las encuestas: a los colombianos no les gusta tener que pensar. Lo cual es grave y peligroso. Digo, porque un método infalible para no resolver nunca ningún problema, sea el que sea, es el de no pensar en él y sustituirlo por otro cuya solución parezca más fácil. Es lo que les está sucediendo a los norteamericanos en Irak: no hay resistencia a la ocupación, dicen: lo que hay es simple terrorismo. ¿Y qué es el terrorismo? Muy sencillo: terrorismo. Un fin en sí mismo. Así se desprende del curioso razonamiento -si así puede llamarse- del presidente Uribe: "Se transformó el delito político de rebelión en el delito de narcotráfico para financiar el terrorismo".

Y se queda tan ancho. Como si el terrorismo no fuera un método, sino un objetivo. Como si el propósito de los terroristas -es decir, de quienes utilizan el método del terrorismo- fuera simplemente el de instaurar el terrorismo. Pensando de ese modo -o sea, negándose a pensar: por pereza mental, porque es más fácil- no se podrá nunca resolver ningún problema. Ni el de la resistencia iraquí, que usa métodos terroristas para alcanzar el objetivo de que las fuerzas de ocupación se vayan. Ni el de la intifada palestina, que usa métodos terroristas para lograr el objetivo de un Estado propio (exactamente como hace medio siglo los sionistas usaban métodos terroristas para obtener el objetivo de que se creara el Estado de Israel). Ni tampoco el de las guerrillas colombianas, que utilizan métodos terroristas para obtener un objetivo, como el de los otros, de índole política: el poder.

Qué pretendan hacer con el poder si lo consiguen es otra historia. A lo mejor se dedicarán entonces a combatir el terrorismo.

La entrevista del presidente Uribe con el periódico español termina con una nota ominosa. Le preguntan por Irak. Y, tras volver sobre su obsesión ("mire, es muy claro. En agosto de 2002 en Colombia había 150.000 terroristas"), suelta lo siguiente:

-Mientras más rápido se resuelva el problema de Irak, mejor, a ver si se le presta a Colombia la atención que requiere.

No se entiende muy bien qué quiere decir Uribe. ¿Que Colombia sea bombardeada e invadida, como Irak? Pero sí se entiende qué es lo que no quiere: no quiere tener que pensar. Prefiere seguir haciéndose ilusiones, como esa de que el "problema de Irak" se puede resolver "rápido".

Tal vez el nieto de Bush -si es que se perpetúa la dinastía- nos dirá algo al respecto.

Nota: Confío en que lo de los "ciento cincuenta mil terroristas" sea una errata del periódico, y no un lapsus del Presidente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.