Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2010/10/25 00:00

Periodismo vergonzante en Santander

Una entrevista del periódico El Frente al abogado Abelardo de la Espriella, defensor del alcalde de Floridablanca, Eulises Balcázar Navarro, constituye una muestra antológica de periodismo vergonzante.

Jorge Gómez Pinilla

En un consultorio médico de Bucaramanga encontré en días pasados un artículo que constituye muestra antológica de periodismo vergonzante (El Frente, octubre 6 de 2010). Su titular a cuatro columnas dice a grito herido que “¡Alcalde de Floridablanca es víctima de una infamia!”. Se trata de una entrevista al abogado Abelardo de la Espriella, defensor de ese alcalde, Eulises Balcázar Navarro, quien está siendo juzgado –después de que en junio pasado la Fiscalía 319 de Bogotá halló méritos para formularle cargos- por el delito de acceso carnal violento en una joven de 23 años.

Según informa Vanguardia Liberal (junio 18 de 2010), “Balcázar Navarro debía pagarle a la abuela de la mujer vulnerada un favor político, y por esto la citó para ofrecerle un puesto como secretaria de un colegio. Luego de recogerla en una camioneta blanca, la víctima narró que fue llevada hasta una trocha cercana al casco urbano de Floridablanca y allí, presuntamente, fue violada”. La información agrega que “la defensa no ha podido demostrar dónde se encontraba el día en que sucedieron los hechos. Además, dentro del paquete de pruebas que tiene la Fiscalía, reposa un registro de llamadas hechas desde un celular del alcalde durante la fecha de lo ocurrido”.

Al margen de las pruebas que puedan inculparlo o de la presunción de inocencia a la que tiene derecho el acusado, lo interesante del caso que nos ocupa es la tendenciosa manipulación que el redactor –un tal Danilo Pérez- ejerce sobre la entrevista, donde en una introducción descaradamente exculpatoria suelta esta perla: “la perfidia humana ha dado para todo en Santander, inclusive para utilizar a la justicia como arma de persecución política, como se verá cuando termine esta pesadilla, que ha afectado seriamente la gobernabilidad del municipio de Floridablanca”. Que conste: esto no lo dice el abogado de la Espriella, ni siquiera el alcalde indiciado, sino ¡el entrevistador!

Y a continuación viene la primera pregunta, tan antológica como el titular: “¿Cómo debe interpretarse la decisión del juez, en relación con el proceso contra el doctor Eulises Balcázar Navarro (…), por el imaginario delito que le han montado sus enemigos en la sombra?” La “decisión del juez” hace referencia a que éste negó la solicitud de preclusión–sanción del caso que presentó el abogado defensor. En este contexto la entrevista podría entenderse no como un interés genuino de El Frente (periódico de filiación conservadora, el segundo en Santander después de Vanguardia Liberal) en hacerle seguimiento a una noticia de singular atractivo periodístico, sino como el resultado de la necesidad –por parte de la defensa- de mover opinión a favor de su cliente (“¡…víctima de una infamia!”), en un momento en que su situación tiende a complicarse.

La anterior afirmación se basa en que el entrevistador toma radical partido por los puntos de vista del abogado defensor, en lo que bien podría considerarse un publirreportaje judicial –de página entera-, con paga de por medio. ¿Paga para quién, para el periodista? Obvio que no, pues éste sólo desempeña el papel de idiota útil. La paga sería para el medio, por ser el que se presta para darle carácter de información periodística a lo que no deja de ser un vulgar ditirambo con aparente sustento jurídico, a favor de un presunto violador.

Busqué la entrevista en la página web de ese periódico (www.elfrente.com.co) para que pudiera ser leída en su totalidad –e incluso estudiada en las facultades de Comunicación: “lo que no se debe hacer en periodismo escrito”- pero no fue posible hallarla. El nombre Abelardo de la Espriella sí aparece en cuatro ocasiones, en la más reciente (octubre 11 de 2010) para informar que actúa también como apoderado de J.J. Rendón en una demanda de éste contra Lucho Garzón por injuria agravada, pero de la entrevista citada no hay rastro. El diccionario español Espasa Calpe define vergonzante como el “que tiene vergüenza, especialmente referido al que pide limosna con cierto disimulo”. Si la entrevista no figura allí, podría pensarse que quizá les habría dado vergüenza mostrarla por más tiempo, después de que la publicaron en el impreso.

En una de sus respuestas en defensa del alcalde de Floridablanca, el abogado de la Espriella asegura que “la política es una actividad absolutamente envilecedora, en donde se puede encontrar gente perversa, capaz de cualquier cosa”. Si usted hace el ejercicio de cambiar “la política” por “el periodismo”, entenderá qué fue lo que motivó esta columna.

DE REMATE: Otras dos preguntas de antología en esa entrevista:

“En su experiencia como penalista, ¿había conocido un caso similar de chantaje de esta naturaleza?” Y “¿Qué le aconsejaría (sic) a los títeres que se han prestado para semejante embeleco?”

Esta última, por cierto, actúa como bumerán contra los que la publicaron.
 
http://www.jorgegomezpinilla.blogspot.com/

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.