Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2014/05/09 00:00

    Continúa gavilla contra Petro

    Esta vez orquestada por el señor presidente de la República, el procurador General de la Nación, con el aplauso de los tres poderes públicos y los politiqueros de turno.

COMPARTIR

El caso Petro continúa batiendo el record de desprestigio para el Gobierno del presidente Santos y de prestigio para el alcalde Petro que, a decir verdad, se ha defendido como todo un héroe de la gavilla orquestada desde los poderes centrales por algunos empresarios capitalinos y políticos desvergonzados, que no tienen el sentido común de las cosas y quieren manejar la capital de la República como si fuese patrimonio propio.

Estos señores deben tener claro que el debate que se trabó con la equivocada sanción de la Procuraduría a Gustavo Petro, destituyéndolo e inhabilitándolo por 15 años, demostró plenamente que cuando el pueblo tiene la razón y ha votado a conciencia por su mandatario, está dispuesto a ir hasta las últimas consecuencias con el fin de hacer valer el veredicto de las urnas.  

Con las manifestaciones a su favor y el poder de convocatoria que demostró tener durante todo este proceso de oprobios, orquestado por quienes pretendieron arrebatar a ultranza un derecho conquistado con trabajo comunitario y con la estructuración de un programa convincente y claro a toda prueba, es una razón más para confiar en su liderazgo.     

¿Será que los honorables magistrados de la Corte Suprema de Justicia, Sala Civil, que ya debieron recibir la demanda instaurada contra la tutela que otorgó la restitución del alcalde Gustavo Petro,  se prestan para semejante orgía de corrupción que pondría una vez más en la picota pública la seriedad de nuestro Estado de Derecho?

Con lo que viene sucediendo alrededor de tan extravagante caso, queda comprobado que la seguridad jurídica de nuestro país está tan deteriorada que ya la ciudadanía no cree en la justicia y es el reflejo de lo que diariamente se vive y percibe en los estrados judiciales con fallos amañados, cuando no es que se compran en los cafetines de mala muerte ante la indiferencia de los organismos de control.

Pero qué horror que todo este despelote esté orquestado por el propio jefe de Estado, que por el desespero de hacerse reelegir, está cometiendo los más descarados abusos de poder aun sin darse cuenta. El rosario de contradicciones en que ha incurrido el señor presidente sobre el caso Petro, es digno de toda ciencia ficción y el gobierno de Sancho Panza en la ínsula de la novela de Don quijote de la Mancha se ha quedado en palotes.

Es muy peligroso para una democracia que ni los mismos gobernantes tengan el suficiente conocimiento de lo que es la interpretación de la norma a la luz de los tratados internacionales, que para el caso que nos ocupa, descaradamente se violaron las medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.   

Parecemos un país cantinflesco, donde los tres poderes públicos se amangualan en una guerra sin cuartel para tomar decisiones equivocadas y promover hechos jurídicos violando las más elementales normas constitucionales. La imagen internacional de nuestro país está tan deteriorada, que existe la percepción de no existir seguridad jurídica para confiar en las autoridades que nos gobiernan, que sin ninguna vergüenza cometen actos de ligereza administrativa, muchas veces con pleno conocimiento de causa de lo que hacen, sin prever los alcances que hacia el futuro tienen sus decisiones equivocadas o de mala fe.  

El presidente Santos debe entender que los errores cometidos por su administración con el caso Petro ya están plenamente consumados y que por el pésimo manejo que se le ha dado,  son millones los colombianos arrepentidos para votar su reelección. 

En los mentideros sociales y políticos, para hacer menos aburridora las charlas, se refieren a este bochornoso episodio como de ciencia ficción, donde se juega imitando los juristas de Palacio al acervo jurídico y probatorio, que finalmente terminan con la Constitución Política bajo el sobaco sin saber qué hacer con ella.

Cuentan que a un asesor jurídico de Palacio, que le encomendaron defender al Estado contra las demandas de Petro, lo han encontrado llorando en los baños, con la foto del alcalde cruzada con alfileres especialmente al lado del corazón y de los ojos. Consultado el alcalde sobre si ha sentido algo raro en sus pálpitos o en la mirada, contestó con cierta sorna: que goza de cabal salud y que la verdad es la bandera del triunfo, y la mentira la del engaño y la perfidia. 

Todos los bogotanos esperamos confiados que este drama que empezó a vivir la ciudad capital, por cuenta de los politiqueros que quieren nuevamente acceder al poder, termine lo más pronto posible. El reconocimiento de las medidas cautelares y restablecimiento del derecho, otorgadas inicialmente, deben refrendarse con el próximo fallo que emitirán los honorables magistrados del Consejo de Estado.

Quienes somos estudiosos de los problemas de la comunidad, vemos con satisfacción que el proyecto Bogotá Humana, expuesto por el alcalde Gustavo Petro desde un principio, es el diagnóstico social adecuado para una ciudad, que como Bogotá que se aproxima a los 10 millones de habitantes y que requiere con urgencia soluciones prontas y efectivas. 

Otra cosa es que se quiera hacer la revocatoria, que a nuestro leal saber y entender, ya no tiene asidero jurídico, puesto que en medio de todo este tire y afloje de tutelas y demandas, ha perdido legitimidad y se han vencido los términos. Sin embargo, es bueno aclarar a la opinión pública de Bogotá, que si esto llegara a suceder, según sondeos de opinión, el alcalde Petro la ganaría por un amplio margen.

urielos@telmex.net.co
urielos@hotmail.es
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.