Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/01/09 09:51

    “Picando en punta”

    Nada mejor para estimular la corrupción y el descredito del Estado que incumplir los compromisos convenidos. Nada más animador de la apatía frente al futuro del país que la falta de rigor por parte de quienes lideran los procesos de gobierno y están al frente de la institucionalidad.

COMPARTIR

Esta semana sabremos si Gobierno y ELN formalizan su diálogo sin fin o siguen jugando a las mamacitas mientras el país les reclama cerrar el círculo de armas y política.

Enrique Peñalosa y Gustavo Petro medirán sus “fuerzas” nuevamente, mientras Bogotá sigue barranco abajo, sin albergar esperanza alguna de encontrar un propósito común.

Para el 2018 tenemos candidatos definidos como Germán Vargas, Jorge Robledo, Sergio Fajardo y Claudia López y pronto sabremos de decisiones semejantes.

Uribe y Santos así no quieran, continúan usando la paz con las FARC como herramienta para derrotar la ambición del uno y del otro.

Muchos insistimos en la necesidad de paz total, ambicionando liderazgos positivos en un país donde la mayoría de los líderes gritan y reparten coscorrones físicos y verbales a los demás.

Pica en punta este año porque como bien sostuvieron varios columnistas al cierre del 2016, las heridas están vivas y continuarán supurando durante el 2017.

La hediondez permanece en el ambiente. Desde los primeros días de enero el asunto Odebrecht y la rápida exculpación por parte del Fiscal General estimulan la corrupción institucional. Esta exculpación asombra a propios y extraños cuando los sobornos por parte de esta firma confesados a la justicia estadounidense han implicado pago de sanciones millonarias en el Perú y otras latitudes. 

Las dificultades para instalar los campamentos para concentrar a las FARC y las acusaciones sobre provisión de alimentos descompuestos a la guerrilla, hablan de la debilidad institucional para implementar decisiones.

Por ello, ante estos hechos, el mayor aporte posible es fortalecer entre todos al Estado antes que se termine de destrozar lo que de él nos queda.

Detener la polarización ayudaría mucho y conseguirlo es una actitud individual. Propongo entonces que no nos dejemos arrastrar ni por Uribe ni por Santos, ni por Peñalosa ni por Petro, y asumamos las discusiones con frescura. Por ejemplo:
no vayamos a incendiar el país porque Andrés Felipe Arias llegue a La Modelo y Simón Trinidad tenga chance de ir al Congreso pero tampoco si Arias queda libre y Trinidad continúa preso.Trabajemos por lograr que el acuerdo de paz se implemente a pesar que como loros los medios repitan que la implementación de los acuerdos y la paz no son un tema importante para la política electoral del 2018.

Concentremos esfuerzos en cumplir lo que está escrito para que avancemos en construir la “paz territorial”, frase abandonada a la deriva por quienes tanto la mencionaron en el Congreso y en las entrevistas de los últimos tres años.
Nada mejor para estimular la corrupción y el descredito del Estado que incumplir lo convenido. Nada más animador de la apatía frente al futuro del país que la falta de rigor por parte de quienes lideran los procesos de gobierno y están al frente de la institucionalidad.

Este año ha picado en punta y se muestra de pa´arriba en materia de convivencia y fortalecimiento de la democracia pero si abandonamos la polarización diaria y la apatía ciudadana frente a la política, lo enfrentaremos de manera exitosa dando una lección a la insania y división que pululan en el ambiente.

Posdata: Buenaventura sigue podrida en medio de la corrupción, miseria, miedo y abandono. ¿Dónde andan la Gobernadora los líderes y empresarios del Valle del Cauca?

ajimillan@gmail.com
@alvarojimenezmi

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.