Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/09/24 15:03

Cabal & Romaña

Es bueno que la congresista Cabal hable como habla. No por lo que dice, que de bueno no tiene nada, sino por lo que evidencia en la forma como lo dice y en la ausencia de contenido en lo que alega.

Poly Martínez. Foto: Semana.com

Es bueno que la congresista Cabal hable como habla. No por lo que dice, que de bueno no tiene nada, sino por lo que evidencia en la forma como lo dice y en la ausencia de contenido en lo que alega.  

También es bueno que ‘Romaña’ hable como habla. No por lo que dice, que de bueno no tiene nada, sino por lo que confirma en la forma como lo dice y en la ausencia de reflexión y sintonía con el momento histórico que vivimos los colombianos.  

Visto así, con interés político, ‘Timochenko’ debería decirle a ‘Romaña’ que se aleje de los micrófonos, de esa vanidad que se le sale en cada entrevista, para mitigar daños adicionales al futuro del partido que surja de las Farc, así como se los está causando hoy -desde hace años, en realidad- la congresista al Centro Democrático. Aunque el senador Uribe Vélez le dio un jalón de orejas a su ficha, de poco sirvió, excepto para dejar al descubierto cierto desgaste en la unidad y obediencia del Centro Democrático.

Menos mal ninguno obedece -ni Cabal ni ‘Romaña’-  porque así les podemos ver el talante, que en ambos resulta muy similar. Ya la congresista supeditó pedir perdón a las fuerzas militares  a que le demuestren su equivocación, igualito a lo que el líder guerrillero dice cuando le preguntan  por las horribles pescas milagrosas o le piden cuentas de los secuestrados que estuvieron en sus manos. Ambos tergiversan, se olvidan de su responsabilidad y los dos acomodan sus palabras a su permanente y particular “estado de guerra”.  Así, todo vale.

Dos extremos que se rozan, porque la consideración de María Fernanda Cabal por el Ejército es como la de ‘Romaña’ por sus víctimas. Sería bueno que se enteren de una vez por todas que  ninguno de los dos nos parece gracioso. Aunque ambos se juran héroes y apreciados por decir bestialidades y tratar de camuflar su agresividad con eso de que son frenteros, la verdad es que los dos encarnan todo el hastío y el sinsentido de violencia que ha padecido este país.

Entonces vale preguntarse, en especial en el caso de la congresista, ¿alguien va a votar por ellos? ¿Esos son los líderes, las voces que queremos en la política? Porque seguramente ella tiene la intención de repetir curul. Y el otro, de hacerse a una local o regional, algo más que ocupar un puesto en la construcción de vías terciarias u otras  “reparaciones locativas”, como parece entender, no sin cierta sorna, su eventual responsabilidad por los delitos cometidos.

Las afirmaciones de la congresista Cabal no fueron lanzadas en un momento de sofoco legislativo: le salieron de esa manera porque es así como entiende el debate. En este momento el Centro Democrático no está como para pensar a mediano plazo, pero si gana el Sí, pasado el guayabo político-existencial y apuntándole a las elecciones de 2018, le tocará sentarse a reflexionar sobre cómo se va a reinventar. Pero no solo al senador Uribe le corresponde repensar el orden de sus alfiles, sino también a otros partidos y líderes que han destinado una cuota similar de voceros más dedicados al efectismo que al argumento.

Estamos rodeados por lo que ahora se llama “política tóxica”,  la que entiende la política como un “campo de batalla”, a todo contradictor lo ve como una amenaza y desconoce, a propósito, que la democracia requiere argumentos. Es claro para la mayoría, y grave para todos los colombianos, que la congresista tiene poca capacidad de escuchar al otro. Pero más tremendo aún es su  incapacidad para escucharse a sí misma, tal como le sucede a ‘Romaña’.  ¿Y así nos van a legislar el futuro? Esto no tienen nada de gracioso ni de folclórico, aunque también es cierto que el país tiene memoria corta con los políticos y delincuentes de cuello blanco: todo se olvida, repetimos lo mismo con los mismos o inclusive con personajes peores.  

Mucho se discute sobre los sapos que nos tocará tragar por cuenta del Acuerdo de Paz, entre ellos ‘Romaña’. Pero tampoco olvidemos los sapos que ya llevamos años tratándonos de tragar, entre ellos la congresista Cabal.

* @Polymarti

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.