Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/04/21 08:12

    Ay Manizales querido

    Como dice el tradicional pasodoble, ay Manizales del alma.. Pero porque siguen sucediendo estos eventos trágicos en nuestro país?

COMPARTIR

Hablando sobre las causas de los desastres de Mocoa y de Manizales con un especialista en aguas de México, platicamos sobre la repetición cíclica de situaciones de origen hidrometeorologico que siguen poniendo al descubierto múltiples amenazas que pesan sobre barrios pobres ubicados en zonas de alto riesgo no mitigable.
Esto sucede en ciudades de países tropicales: El tema es recurrente en Perú, en México, en Colombia, por no mencionar otros tantos más.

El mexicano experto en aguas comenta: -Tenemos un punto en común: La laxitud con la cual se toleran nuevos asentamientos y urbanizaciones en territorios que ya tienen un historial de amenaza. Esta actitud se transluce en una forma de gobernabilidad territorial donde existen sistemas de atención de emergencias, defensa civil, bomberos, voluntarios y ayuda humanitaria, prestos a actuar después del desastre pero donde se siguen perpetúando situaciones en peligroso equilibrio.

A quien corresponde entonces agitar las banderas de la prevención antes del desastre?

Manizales con su historial para defenderse del volcán- Nevado del Ruiz, sus impactos telúricos y efectos producidos por la pérdida irreversible del glaciar, es una ciudad reconocida por su experiencia en la reducción de riesgos. Académicos como Omar Dario Cardona, experto en el tema y alumno del maestro ex-jesuita Augusto Ángel Maya, ( precursor de la educación ambiental en Colombia en el siglo XX) , sentaron valiosas bases conceptuales para abordar la resiliencia y la cultura del riesgo como estrategias adaptativas ante distintas modalidades de incertidumbre.

Estos temas relacionados con la prevención del riesgo y la capacidad de respuesta de la gente y las entidades ante momentos de crisis, deberían ser de obligatorio análisis y ser incluidos en los currículos en la básica primaria , en los cursos del SENA, en los pregrados de las universidades y en el periodismo y comunicación ambiental. Los conceptos de Resiliencia y de Prevención del Riesgo deberían formar parte del sistema de educación formal.

Los textos visionarios que elaboró Augusto Ángel Maya para educar a pedagogos y maestros de secundaria reposan en los anaqueles del Ministerio de Educación Nacional desde los años 90. Desempolvar esos valiosos textos seria de gran utilidad para reciclar educadores, ambientalistas jóvenes y fortalecer nuevamente los programas oficiales de educación ambiental.

Desde la desaparición de Armero y la avalancha de lodos producida por el deshielo de nieves a un lado del volcán Nevado del Ruiz, Manizales ha demostrado ser una ciudad ejemplar a nivel nacional en materia de gestion de riesgos. Sin embargo, allí también se siguen construyendo barrios en laderas deforestadas y erosionadas, se siguen terraceando y construyendo pendientes, sosteniendo viviendas con estacas de guadua ( versátil material local utilizado para el manejo de temblores y terrenos inestables). El uso de la guadua en poblados de la zona cafetera constituye aún hoy una estrategia adaptativa a las condiciones del suelo y al riesgo de deslizamiento y su uso es un buen ejemplo para reproducir en el diseño de planes oficiales de vivienda y equipamiento comunitario en esta región del país.

Otra de las estrategias culturales adaptativas sobre las cuales insistió el maestro Augusto Ángel (primer director del Instituto de Estudios Ambientales IDEA de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá y luego en Manizales) fue la de estudiar la cultura de los pueblos anfibios para capotear la variabilidad climática. En la cultura anfibia las inundaciones cíclicas no son desastres y la gente adapta su hábitat a las condiciones de variabilidad del agua. Existen innumerables ejemplos de culturas adaptarías en cada una de las regiones del país que valdría la pena identificar y rescatar.

Hoy el enfoque institucional de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres UNGRD, hija pródiga de la Cruz Roja Colombiana, debería evolucionar hacia una arquitectura conceptualmente distinta. Con los cambios climáticos, la situación de los suelos y el deterioro de muchos ecosistemas, las circunstancias frente a los riesgos han cambiado. Se requieren mayores fortalezas en programas de educación no formal para apoyar diseños participativos de estrategias adaptativas locales. Se requiere fortalecer la cooperación de las CARs y entes territoriales. Ya es hora que se inauguren talleres de barrio donde se analicen los POTs, se identifiquen los sitios álgidos y se propongan medidas concretas para la prevención de desastres a nivel municipal.

Desde la firma de los Acuerdos internacionales en Sendai, Japón en el 2015 y el Acuerdo de París en la COP 21 en el 2016, Colombia puso la firma del gobierno comprometiéndose con la puesta en marcha de políticas de Adaptación al cambio climático. A la fecha no se han realizado reformas estructurales en el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible ni en la UNGRD ni en el Fondo Nacional de Adaptación para ajustar estas agencias a las proyecciones climáticas y de riesgos del IDEAM y de los otros centros de investigación científica, el SINCHI, el Humboldt, el INVEMAR y el IIAP.

Los eventos recientes de Mocoa y Manizales urgen al Estado y al Congreso estudiar reformas institucionales, antes de que sigan sucediendo más eventos socio-climáticos en el Posconflicto. Las circunstancias exigen mayores compromisos del Departamento Nacional de Planeacion y del Ministerio de Ambiente para poner en marcha políticas de adaptación al cambio climático y de ordenamiento ambiental en las regiones, de inclusión de estrategias de prevención del riesgo en los POTs, de actualizar la cartografía y las tendencias demográficas, entre otros.

En materia de manejo de aguas, la dicotomía institucional existente entre manejo de aguas arriba y de aguas abajo, están repartidas entre dos Ministerios: en Vivienda los vertimientos y en Ambiente la conservación y las fuentes hídricas. Esto muestra el fraccionamiento del ciclo del agua, disociando las aguas servidas de las políticas de conservación de alta montaña y nacimiento de aguas. En la política hídrica nacional no se ha incluido el aprovechamiento sostenible del agua lluvia, siendo esta un bien público que puede ser mejor utilizada en épocas de El Niño y de La Niña. Por ahora, la lluvia es la culpable de todos los males..

Antes de que sigan repitiendo los "males causados por las lluvias" , las alertas tempranas deberían llevar a reformas sustantivas de política pública en varios ámbitos: en los modelos de crecimiento del desarrollo urbano, en los programas de vivienda de interés social, en la educación y la reforma curricular, en la reestructuración del SINA en la cual las Corporaciones Regionales estén mejor equipadas para sancionar y desalojar ocupantes en rondas de ríos, quebradas, humedales y pendientes en alto riesgo, según los POTs acordados.

En Colombia como en México, según comenta el colega experto en aguas, la responsabilidad de los desastres ocurridos ( y los que van a seguir ocurriendo) no excluye la desidia ni la ignorancia sobre las vulnerabilidades del suelo, de las aguas, de la gente desplazada. Si sorprende en el caso de Manizales, ciudad ejemplar en materia de gestión del riesgo, que se evidencie desarticulación del sistema educativo con el de la gestión de riesgos y de estos dos, con la autoridad ambiental regional y la Secretaria de Planeacion de la ciudad.

Ya es hora de frenar la tendencia a publicitar más desastres de Colombia en la prensa internacional. Uno se pregunta donde están las entidades llamadas " IAS" ( Procuraduría, Personería, Fiscalía, Contraloría y Defensoria), que ahora les corresponde ponerle freno a la caída de las fichas del dominó que representa el sistema de ciudades y poblados en riesgo en el país.

@margamiel 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.