Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/07/13 00:00

    ¿Por qué sigue funcionando el chavismo?

    La enfermedad del "Comandante Presidente" ha demostrado a oficialistas y opositores que el chavismo puede seguir gobernando con un Chávez convaleciente. Pero, ¿por qué sigue funcionando el chavismo?

COMPARTIR

“-La Revolución Bolivariana soy yo.” Era una frase que fácilmente se le podría adjudicar al presidente Chávez, así como se le adjudicó a Luis XIV la de “El Estado soy yo”. Y es que para muchos era imposible hablar de la Revolución Bolivariana sin hablar de Chávez. Su liderazgo de caudillo electoral resultaba inherente al proyecto político. Sin embargo, la enfermedad del “Comandante Presidente” ha demostrado a oficialistas y opositores que el chavismo puede seguir gobernando con un Chávez convaleciente. Pero, ¿qué ha permitido que Venezuela siga siendo gobernada? ¿Por qué sigue funcionando el chavismo?
 
La respuesta puede tener dos razones, una que se podría llamar sociológica y otra práctica. La primera razón es que, como los enanos, Chávez tiene una sombra más grande que él. Para bien o para mal, el presidente Chávez ya hace parte de la historia y del inconsciente político venezolano. Su nombre está junto a los de Simón Bolívar, José Antonio Páez, Antonio Guzmán Blanco, Juan Vicente Gómez, Marcos Pérez Jiménez, Rómulo Betancourt, Rafael Caldera, Carlos Andrés Pérez, entre otros, que, como caudillos, dictadores o demócratas, dejaron su impronta en la Nación y el Estado venezolano. Por lo que superar a Chávez y la Revolución Bolivariana es un proceso traumático tanto para sus seguidores como para sus detractores. Un proceso para el cual aún no se estaba preparado, teniendo en cuenta que el próximo año, el electoral, es diferente.
 
La razón práctica es que dentro de la arquitectura constitucional venezolana el vicepresidente tiene facultades reales de poder. Al revisar la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, en su versión comentada , se destacan funciones del Vicepresidente, que le permiten mantener las riendas del poder sin necesidad de que el Presidente se lo delegue, sino que son propias de su cargo. Con ellas puede contener las fuerzas, de la oposición o del propio chavismo, que quieran aprovechar el momento.
 
La primera de esas funciones es la capacidad “de dirección y coordinación sobre la Administración Pública Nacional que supone, la competencia de proponer el nombramiento y remoción de los Ministros, [pero sobre todo] una jerarquía directa sobre éstos y sobre las demás autoridades del Poder Ejecutivo Nacional.” Es decir que, a diferencia de lo ocurrido hace unas semanas en Colombia, cuando el Vicepresidente y un Ministro se enfrascaron en una discusión, en Venezuela el Ministro tendría que obedecer al Vicepresidente.
 
La segunda de esas funciones es la de “dirigir y coordinar el proceso de descentralizador; para armonizar los intereses nacionales y municipales y para garantizar el debido equilibrio en el desarrollo económico social de las regiones [para ello preside] el Consejo Federal de Gobierno, al cual se adscribe el Fondo de Compensación Interterritorial.” Esto otorga al Vicepresidente la coordinación de los gobiernos territoriales, y el Consejo lo dota del control sobre los recursos que llegan a los Estados y Municipios, en lo que para muchos descansa el poder real sobre las regiones.
 
Y finalmente, la funciones de presidir el “Consejo de Estado [que creó la Constitución del 1999, el cual se dedica a] la formación de las políticas de Estado de largo alcance” y la función de ser el encargado de “las relaciones entre el Ejecutivo Nacional y la Asamblea Nacional [como el vocero natural] del Gobierno ante la Asamblea.” Dichas facultades reales de poder que tiene el Vicepresidente de Venezuela han permitido que a pesar de la convalecencia del Presidente, el Estado y el gobierno sigan funcionando en cabeza de Elías Jaua. Por primera vez Chávez está pensando en delegar funciones, pero es bueno tener en cuenta que el Vicepresidente es de libre nombramiento y remoción por el Presidente, y el nombre de Elías puede ser fácilmente cambiado por Chávez.
 
Una pregunta que surge es: ¿podría seguir funcionando el chavismo en el mediano y largo plazo, con un Chávez convaleciente o sin él? 
 
* Politólogo. Joven Investigador del Observatorio de Venezuela de las Facultades de Ciencia Política y Gobierno y de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario. Presidente de la Fundación Surcontinente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.