Sábado, 25 de octubre de 2014

| 2013/01/29 00:00

Preguntas a Hillary Clinton sobre Medellín

Dado que la Secretaria de Estado de Estados Unidos parece saber mucho de Medellín y al alcalde no le gusta responder preguntas sobre inseguridad, entonces mejor acudir a la alta funcionaria.

. Foto: .

Hace unos días, durante una intervención ante el Congreso estadounidense, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, hizo una alusión a Medellín, afirmando que la ciudad “logró la transformación”, en un intento por mostrarle un ejemplo de desarrollo urbano a los árabes, a quienes les dijo que “deberían aprender” de lo vivido en la capital antioqueña.

Las afirmaciones de Clinton coincidieron con un homicidio en las calles de la ciudad de un conductor de taxi y de denuncias sobre los cobros extorsivos a los propietarios y conductores de vehículos de servicio público de pasajeros. De inmediato, los periodistas quisieron conocer la opinión del alcalde Aníbal Gaviria Correa sobre la situación de los taxistas y orgulloso por lo que había dicho horas antes la Secretaria de Estado norteamericana sobre la ciudad respondió así a una comunicadora: “Pareciera que usted no ha escuchado las palabras de la señora Hillary Clinton”, y evadió la pregunta.

¿Qué hacer entonces frente a un alcalde que no responde preguntas sobre la inseguridad de la ciudad, asunto que es parte de sus responsabilidades como mandatario local? Dado que parece que la señora Clinton parece muy informada, lo mejor es hacerle las preguntas a ella. Tal vez por la vía estadounidense nos enteramos de temas que al Alcalde no le gusta responder o que ni conocerá.

Me gustaría preguntarle a la Secretaria de Estado estadounidense qué análisis ha hecho de las llamadas “fronteras invisibles”, esa insoportable imposición de grupos armados ilegales que dominan territorialmente una zona determinada y a través de ello controlan la entrada y salida de los ciudadanos. ¿Sabe, respetada señora, que pese a la transformación de Medellín, hay sitios a los cuales no podemos ir libremente porque somos desconocidos y nos pueden matar, y la Fuerza Pública ha sido incapaz de desarticular esa estrategia? ¿Ya le han dicho que por culpa de esos límites imaginarios miles de estudiantes no pueden asistir a sus clases regulares porque les da miedo?

También me gustaría saber si en la agenda internacional que usted debe asumir ha tenido espacio para profundizar en las realidades de la ciudad y habrá tenido la oportunidad de valorar el nivel de exclusión y marginalidad que padecen miles de personas en las zonas periféricas de la ciudad, una situación subvalorada en los análisis sobre la transformación de Medellín. ¿Conoce usted el término “recorridos del hambre”? ¿Ha detectado en sus análisis que son caminatas diarias de desplazados que bajan de las laderas de la ciudad a mendigar un trozo de comida porque no tienen otra manera de resolver sus necesidades básicas de alimentación?

Es imposible negar que la ciudad es otra comparada con la de la década del noventa, lo que atrae a cientos de turistas cada año; además, de ello se ha escrito en grandes medios de información internacional y aquí hacen noticia de ello. No obstante, hay situaciones que los periodistas extranjeros no abordan, quizás por miedo o porque los tratan con tanta deferencia que les da pena. Como usted bien debería saber, por el cargo que ostenta, aquí circulan miles de dólares que los ciudadanos de su país gastan en alucinógenos que son cristalizados en los alrededores de la ciudad. ¿Tiene usted establecido, señora Clinton, cuál es el nivel de lavado de activos derivados del narcotráfico que se ha invertido en Medellín en la última década, atraídos también por la transformación de la que usted habló ante los congresistas de su país? ¿Sabe de los efectos que eso ha tenido en la actividad inmobiliaria; en el mercado de autos de alta gama que ruedan por las calles de la ciudad; y en la proliferación de casinos y centros comerciales?

Y ya que estamos hablando de plata, asunto que en tiempos de crisis fiscales como las que vive su país es fundamental, valdría la pena que hiciera un análisis de la inversión que ha hecho el gobierno estadounidense en la Fuerza Pública, particularmente en la Policía Nacional, y especificara cuánto de ello ha llegado a las unidades policiales de la ciudad y de ese dinero qué monto se ha desperdiciado en corrupción en los últimos años a través de alianzas de sectores de uniformados con grupos armados ilegales en la ciudad. Es un dato importante, no sólo para los medellinenses, sino para sus compatriotas, que padecen una alta carga impositiva y reclaman una inversión eficiente.

Otro tema del que usted puede saber y que sería importante conocer su opinión está relacionado con el tráfico de armas desde su país a nuestra ciudad. Decenas de homicidios se cometen en Medellín con armas fabricadas en Estados Unidos y que llegan a las calles de la capital antioqueña a través del mercado negro, en el que hay participación de dineros del narcotráfico, pero también inversionistas que ven en ese negocio una posibilidad lucrativa. ¿Tiene conocimiento de las políticas de control que aplican las autoridades locales para frenar el tráfico de estas armas? ¿Ha detectado algún caso de corrupción entre agentes de la Fuerza Pública que permita este macabro negocio?

Una última pregunta: ¿usted qué opina de un alcalde que le da la espalda a los reclamos de la ciudadanía, que con sus impuestos le paga su salario, y prefiere dedicarse a hacer lobby internacional para que Medellín sea investida de un título de innovación que en poco o nada mejorará la vida de miles de personas, que aún no han sido alcanzadas por los beneficios de la tan promocionada transformación y, por el contrario, se ven cada día más marginadas y excluidas? 

Me disculpará esta consulta, pero recogiendo las palabras del alcalde Gaviria Correa, siempre es bueno preguntarle a la gente que sabe sobre Medellín, de esa manera se obtiene más y mejor información; aunque entendería que si no me responde es porque su agenda global no se lo ha permitido y no porque no le guste atender toda clase de preguntas. 

* Periodista e investigador social

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×