Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/12/04 08:12

    A 20 años Colombia caMINA

    Bélgica, Canadá y la CCCM en esta primera versión del premio caMINA hacen honor a la decisión de poner a las víctimas y a sus ilusiones en el centro del interés nacional e internacional.

COMPARTIR

Adelmo Uní, indígena Yanacona, fue víctima de una mina antipersonal el día de su cumpleaños número 27, en el resguardo de Pancitará en La Vega, Cauca. Ver: https://goo.gl/v8ZtUe

Mileyni Ramírez, a sus 14, sufrió la mutilación de la pierna derecha en el corregimiento de La Gabarra, Tibú en Norte de Santander.

Las organizaciones que ellos han construido para apoyar a víctimas de minas antipersonal, al igual que el trabajo de María del Pilar Figueroa, quien lidera la Red de Mujeres Chaparralunas en el Tolima, serán reconocidas esta semana en la primera versión del premio caMINA.

Fueron seleccionadas entre varios procesos locales que se postularon a la convocatoria realizada por Canadá y Bélgica a través de sus embajadas, en asocio con la Campaña Colombiana Contra Minas Antipersonal -CCCM-.

Los tres han creado este premio para visibilizar la experiencia de procesos impulsados por quienes han padecido el conflicto armado.

La entrega del premio coincide con la celebración esta semana de los 20 años de la aprobación en Ottawa, Canadá, del acuerdo que prohíbe la producción, el uso, la comercialización, el desarrollo tecnológico de las minas antipersonal y compromete a los Estados a destruir los arsenales, limpiar de minas los territorios bajo su control y a atender las víctimas de esta arma.

Dos décadas atrás, luego de sumar a muchos en distintas reuniones diplomáticas, los gobiernos de Canadá, Bélgica y Noruega vieron cristalizados sus esfuerzos por conseguir esta decisión que salva vidas, al tiempo que eleva la humanidad y la dignidad de los seres humanos.

Entre 1997 y 2017 se han destruido 51 millones de minas antipersonal y 162 Estados son parte de este acuerdo.

Desmond Tutu, premio nobel de paz y líder surafricano al explicar la importancia de este proceso dice: “Que el tratado de prohibición de minas haya marcado una diferencia en el mundo se debe a la asociación entre los gobiernos y la sociedad civil forjada en el proceso que creó el tratado y que continúa hasta este día”.

Y es cierto.

Ciudadanos organizados en temas de desarme, paz y humanidad, tratando las diferencias con independencia, vigor y respeto interpelaron, discutieron y llegaron al acuerdo con los gobiernos en las Naciones Unidas.

Por esa conjugación de diplomacia gubernamental y diplomacia ciudadana se explica el resultado.

Esta convención ha marcado el desarrollo de los debates sobre desarme, y la aplicación de su metodología estos 20 años dio más frutos: el tratado sobre las bombas de racimo en 2008, el de control al comercio de armas en 2014, y este año que culmina, el tratado de prohibición de armas nucleares.

Desde 2000, Estado y sociedad civil colombianos hemos construido política pública frente a las minas antipersonal con importantes resultados.

El principal, el desminado humanitario que coordina Sergio Bueno, director de Descontamina Colombia, bajo el liderazgo de Rafael Pardo, alto consejero para el posconflicto, que buscan ser referencia global de la acción integral contra las minas.

El apoyo invaluable de la comunidad internacional a los distintos gobiernos y a la sociedad civil colombiana contribuye al sueño de construir una Colombia sin minas.

El premio caMINA que se entrega este 6 de diciembre fortalece la diplomacia ciudadana, al tiempo que promueve principios de humanidad y solidaridad entre los pueblos.

La embajadora Jana Zikmundova en nombre del rey de Bélgica, el embajador de Canadá Marcel Lebleu y la CCCM resaltarán esta semana los avances de comunidades y liderazgos como los de Adelmo, Mileyni y María del Pilar que han construido un espacio dentro de la sociedad y del Estado.

Bélgica, Canadá y la CCCM en esta primera versión del premio caMINA hacen honor a la decisión de poner a las víctimas y a sus ilusiones en el centro del interés nacional e internacional.

@alvarojimenezmi
ajimillan@gmail.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?