Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2008/12/06 00:00

Primero yo, segundo yo...

Primero yo, segundo yo...

"¡Uh! ¡Ah! ¡Chávez no se va!", brama Hugo Chávez anunciando de frente que le va a torcer el pescuezo a la Constitución de Venezuela para quedarse apoltronado en la Presidencia toda la vida. En cambio aquí Álvaro Uribe, sinuoso (él, que se llama a sí mismo "frentero" dentro de su sinuoso estilo de no llamar a las cosas por su nombre), el sinuoso Uribe, digo, que avanza remando de espaldas, no dice ni ¡Uh! Ni ¡Ah!, ni sí ni no, ni si se va ni si se queda, ni si se retira el año 10. o espera hasta el 14, o sigue hasta el 18. Se declara "indiferente", y pone a su gente a organizarle, a sus espaldas, un referendo popular para seguir gobernando, como insinuó alguna vez (sin decirlo de frente), hasta el segundo centenario de la Independencia, por lo menos: el 2018.

Independencia. Suena contradictoria esa palabra, hablando de Álvaro Uribe, el del TLC, pero vamos a lo del referendo.

Es desde luego una leguleyada de avivatos ex uribistas pretender que los firmantes del referendo no desean la reelección de Uribe para el 10 sino para el 14, como les quedó accidentalmente redactada la pregunta a los avivatos uribistas por querer pasarse de leguleyos. Pero lo del referendo es una vergüenza. Es vergonzoso y grotesco este señor Giraldo que se vuela los topes del gasto de la campaña hasta en un mil por ciento, que le confía la custodia de las firmas a una empresa del señor Murcia, hoy preso por lavado de activos: una empresa que, para hacer aun más turbio todo, no le cobra el servicio al señor Giraldo. Es vergonzoso que el señor Giraldo sea incapaz de explicar de dónde sacó los más de dos mil millones de pesos que le costó recolectar las firmas: que primero dé unos nombres de pequeños aportantes; y semanas más tarde otros (en dos listas no coincidentes) de pesos más pesados, los Name, Ardila Lülle, el propio Murcia, el ex canciller Jaramillo de Opain que se gana por arte de birlibirloque todas las licitaciones y de inmediato cambia los términos; y que siga todavía ocultando nombres de donantes. ¿Quiénes son? ¿'Macaco'? ¿'Chupeta'? Y que por añadidura proponga ahora montar una pirámide con usuarios de tarjetas de crédito que pongan veinte mil pesos por cabeza para resarcir con ellos a la fundación Colombia Primero que respalda el referendo para la reelección y adelantó los créditos del costo de la colecta.

Todo es una vergüenza. Pero el responsable final de que lo sea no es el lamentable señor Giraldo, sino su patrón, el beneficiario de la reelección, o sea, el presidente Uribe. Del mismo modo, el responsable final de la compra de la reelección pasada fue su beneficiario, o sea, ese mismo presidente Uribe, y no sus subordinados, los cómplices del cohecho de Yidis Medina. Del mismo modo, el responsable final de la compra de las elecciones presidenciales de 1994 con dinero de los narcotraficantes fue su beneficiario, el presidente Ernesto Samper, y no los subordinados que le hicieron el mandado, según él, "a sus espaldas". Cosa que nunca creyó nadie: ni siquiera el señor Mogollón de la (también comprada) preclusión parlamentaria.

Del mismo modo, nadie puede creer ahora que el mandado del referendo reeleccionista se haya hecho a espaldas del presidente Uribe, su beneficiario. Sin embargo Uribe, como llevamos ya seis años viendo, dice siempre que es frentero: pero nunca da la cara. El responsable de lo que sale mal es siempre otro, como si él no se metiera en todo. En el caso de la Cruz Roja y la Operación Jaque el culpable fue un militar aculillado. En el de los falsos positivos de Soacha, un puñado de generales distraídos. En el caso de las pirámides, un superintendente: el único que intervino en su momento la empresa del señor Murcia, pero que finalmente acabó siendo el único destituido por todo el asunto. Y eso que otros lo sabían, pues las llamadas de Murcia y de sus socios estaban siendo chuzadas desde hacía más de dos años. Lo sabía el Director de la Policía, que puso en guardia a los hijos del Presidente, y lo sabía el secretario jurídico de la Presidencia, que puso en guardia a un primo suyo. Pero según Uribe el de la culpa es el Fiscal, "que hizo quedar mal al Presidente".

Sobre la vergüenza del referendo de Giraldo, como sobre las otras, quien debe dar explicaciones es su beneficiario: el presidente Uribe.
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.