Martes, 21 de octubre de 2014

| 2012/12/26 00:00

Privatizar o estatizar: esa es la cuestión

En Bogotá, las basuras. En Madrid, la Salud. En Bogotá, un día de indignidad para la ciudad. En Madrid, un día de gloria para los médicos.

. Foto: .

Para dar cumplimiento a lo ordenado por la Corte Constitucional, Petro ha batallado con todo su talante por el interés público. Sí: terco, obstinado, solitario en sus decisiones y sin un plan definido: ese es Petro. Pero el quid del asunto es otro: la lucha encarnizada entre el interés general y el interés particular. Desde el momento en que el alcalde anunció que Bogotá, como ente territorial autónomo, asumiría el aseo de la ciudad, estalló una guerra entre el burgomaestre y todos los centros de poder, incluyendo los medios de comunicación. Si todo lo que se ha dicho de Petro y de las basuras  pudiera medirse en toneladas, superaría el peso de las basuras que se vieron desperdigadas por las calles, el día de la indignidad de la ciudad: el 18 de diciembre. Una línea más que se escriba, o una palabra más que se diga, si no es para apoyar el interés general, será echarle más basura a los espacios dedicados al debate y a la reflexión.

Lo de Madrid es igual, con actores y visiones diferentes: es la lucha que se libra entre el gobierno local y los trabajadores de la salud. El gobierno por privatizar la salud, y los médicos, paramédicos y  técnicos, por defender  la Constitución. En efecto, la Constitución Española de 1978, reconoce el derecho fundamental a la salud (art. 43). El estatuto superior agrega que compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios. Y añade algo más: que la ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto.

Los  principios constitucionales fueron regulados por la ley general de la salud —14 de 1986—. Esta ley establece la financiación pública, la universalidad y la gratuidad de los servicios sanitarios; la descentralización política de la salud en las comunidades autónomas; y, la protección integral  de la salud, procurando altos niveles de calidad, debidamente evaluados y controlados, así como la integración de las diferentes estructuras sanitarias al Sistema Nacional de Salud, en el que se identifican tres niveles: central, autonómico y áreas de salud. En cada Comunidad Autónoma existe un servicio de salud integrado por todos los centros, servicios y establecimientos de la propia comunidad.

¿Qué sucede hoy con la salud en Madrid? Que el Gobierno Comunitario, mediante una jugada presupuestal pretende privatizarla, con el inofensivo nombre de “Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público de la Comunidad de Madrid”, que ha  insertado en el presupuesto regional para 2013. Esto llevó a los médicos, agrupados en el sindicato Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid —AFEM—, a declarar una huelga indefinida, que comenzó el 26 de noviembre. La huelga ha sido secundada por seis sindicatos más, que agrupan a unos  75.000 trabajadores de la salud, y apoyada por la población madrileña. En el marco de esa huelga, médicos y paramédicos han revivido herramientas y  lemas de lucha, más propias del siglo XX: “No se venden las manos que te atienden”, “Tu salud  es un negocio”, "¡Sanidad pública, no se vende, se defiende!", son algunos. El martes 4 de diciembre fue un día de gloria para los médicos, digno de figurar en las páginas de la historia del movimiento obrero español. Con motivo del “Día de la Constitución”, el Senado abrió las puertas a los ciudadanos. Entre estos se infiltraron los médicos y ocuparon los escaños del antiguo Salón de Plenos, desde donde se transmitía en directo por los medios de comunicación. En el momento menos esperado por quienes presidían la visita de los ciudadanos, los médicos se pusieron sus batas blancas, y comenzaron a gritar: ¡Sanidad pública!, ¡sanidad pública!, ¡sanidad pública! Dos cosas que tendrán que aprender los indignados de aquí y de allá: un principio de organización —el sindicato— y una causa concreta por la cual se lucha —la salud—.                                                                

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×