Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/03/17 16:06

La puja por la IPS Universitaria de la U de A

Debilidad política del rector del Alma Mater y presión del gobernador de Antioquia convirtieron a esa institución prestadora de salud en un botín. ¿La privatizarán?

Periodista y consultor.

El clima está enrarecido en la Universidad de Antioquia, el mayor centro de estudios superiores del departamento y uno de los más importantes del país. Las tensiones entre sus directivas y la llegada de Luis Pérez a la Gobernación crearon el peor de los escenarios para la gestión transparente del Alma Mater. Una de las entidades más afectadas es la IPS Universitaria.

Buena parte de esta historia se sustenta en la debilidad política del actual rector, Mauricio Alviar Ramírez, quien se desempeña en ese cargo desde el 6 de abril de 2015. Nombrado por influencia del entonces gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, y de la ministra de Educación, Ginna Parody, se creyó que era la persona adecuada para sacar adelante la institución, pero su primer año de gestión lo muestra como un hombre errático en su gestión.

Su labor, afectada por contradicciones internas, lo han llevado a desligarse de la influencia del Fajardismo para acercarse a la sombra del gobernador Pérez, quien preside el Consejo Superior Universitario (CSU), en busca de apoyo para sostenerse en el cargo y permanecer los dos años que le faltan de su administración.

Muestra de esa debilidad quedó en evidencia desde el mismo momento de su elección en la sesión del Consejo Superior Universitario el 24 de febrero de 2015. Su nombre fue propuesto y ganó con 5 votos, de 8 posibles. La historia que viene a continuación tiene que ver con uno de esos votos y que tiene impacto en la IPS Universitaria, de propiedad del Alma Mater en un 98% y que afronta una crisis financiera de graves proporciones, consecuencia de la perversión del actual sistema de salud.

Resulta que uno de los miembros del CSU es el representante de los egresados. Desde hace varios años ocupa ese cargo Ricardo León Álvarez García, con experiencia en la dirección financiera de empresas del sector de la salud. Trabajó, incluso, como subdirector administrativo y financiero de la IPS Universitaria, y es el actual gerente de la cooperativa médica Comedal.

Varios profesionales de la salud con los que hablé se refirieron a un hecho que ocurrió durante el proceso de selección de rector. Resulta que Álvarez García le prometió el voto a Alviar Ramírez si, en contraprestación, le “daban” la IPS Universitaria. El rumor de ese compromiso se extendió en la institución y se expuso en un documento sin firmas que circuló profusamente. (Ver documento apócrifo).

Ese texto alertó a varias mujeres que habían trabajado en la IPS Universitaria cuando estuvo en la administración Álvarez García. Según ellas, éste las acosó sexualmente. Tres de ellas concertaron una cita con el rector Alviar Ramírez, quien las recibió en mayo de 2015. Allí le expusieron lo vivido y le entregaron una carta narrándole los hechos, pero sin firmas, porque no querían quedar en evidencia: “Dejamos a su criterio esta carta para las decisiones que usted deba tomar como presidente de la junta directiva de la IPS”. (Ver carta)

Y no solo no pasó nada, sino que ocurrió lo que temían. En la primera reunión del CSU, el 9 febrero de 2016, Álvarez García fue nombrado en la junta directiva de la IPS Universitaria como representante del CSU. Había logrado dar su primer paso con el aval, incluso, del gobernador Pérez. En esa reunión también se definió cambiar al gerente de la entidad, León Jairo Montaño Gómez.

Ante ello, cinco mujeres víctimas de acoso sexual le volvieron a escribir al rector Alviar Ramírez, esta vez con sus firmas: “Ante la inminencia de la llegada del Sr. Álvarez a la junta directiva de la IPS, nos vemos en la obligación moral de ratificar y firmar lo que expresamos a usted en ese momento”. (Ver carta)

Quien venía presionando para nombrar formalmente a Álvarez García era el gobernador Pérez. En la segunda reunión del CSU, realizada el pasado 23 de febrero, “manifiesta su preocupación por la lentitud de la administración en la toma de decisión respecto a la IPS. De un lado, el nombramiento del doctor Ricardo León Álvarez García como representante del CSU ante la Junta de la IPS Universitaria. Y, de otro lado, el nombramiento de un nuevo gerente de la IPS”. (Ver acta)

Superado un impedimento que tenía Álvarez García, fue nombrado en la junta directiva de la IPS Universitaria, que consta de seis miembros. Lo que vendría después sería el nombramiento del nuevo gerente de la entidad.

Supuestamente para darle mayor transparencia al proceso, se contrató una empresa cazatalentos, a la que se le cancelaron 21 millones de pesos por esa labor, y adelantó el proceso con las hojas de vida de Marta Cecilia Ramírez Orrego, exrepresentante a la Cámara por el Partido Conservador Colombiano (2010-2014); Leopoldo Giraldo Vásquez, gerente del Hospital General de Medellín; Elmer Gaviria Rivera, exdecano de la Facultad de Medicina de la U de A; y Sergio Vélez Castaño, exgerente del Hospital General de Medellín.

Entre algunos miembros de la comunidad universitaria se sospechaba que la hoja de vida de la excongresista Ramírez Orrego venía marcada desde la Gobernación de Antioquia, pero confiaban en la seriedad de la empresa cazatalentos. La reunión de la junta directiva de la IPS para nombrar el gerente se realizó el pasado 14 de marzo y se conocieron los resultados del proceso de selección: en primer lugar quedó Leopoldo Giraldo Vásquez, seguido por Sergio Vélez Castaño, Marta Cecilia Ramírez Orrego y, por último, Elmer Gaviria Rivera.

La diferencia de puntajes fue mínima entre unos y otros, y tras hacer algunas consideraciones del perfil que se necesitaba, el rector Alviar Ramírez abrió la votación, pero hizo una jugada que llamó la atención: dispuso votar por Leopoldo Giraldo Vásquez y Marta Cecilia Ramírez Orrego, descartando al segundo de la lista. La excongresista ganó por unanimidad. Uno de los votos fue el de Ricardo León Álvarez García.

La IPS Universitaria se convirtió en un fortín del gobernador de Antioquia y muchos temen que ante la crisis financiera que padece se privatice, dejando atrás varios años de esfuerzos académicos, científicos y sociales. Al parecer, las piezas del ajedrez están organizadas para que ello ocurra.

En Twitter: jdrestrepoe

(*) Periodista y consultor

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.