Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2004/05/09 00:00

Que caiga Rumsfeld

Las encuestas no muestran todavía que los norteamericanos culpen a Bush de la guerra ni que ella afecte el prestigio del Presidente

Que caiga Rumsfeld

Los Estados Unidos han sido cogidos 'con las manos en la masa' sobre unos horrendos crímenes contra los derechos humanos en la cárcel de Abu Ghraib, Irak. Qué tan grande se vuelva este escándalo depende de cuánto material nuevo sea revelado, y cuánto de él demuestre si la práctica de la tortura de los prisioneros iraquíes era ocasional o consuetudinaria. Por lo pronto contra Bush juegan varios factores: -El escándalo fue revelado por los medios de comunicación. -Las fotos y videos colocaron a Estados Unidos de país que lucha contra el miedo y la victimización en un régimen que acude a métodos terroristas para su defensa. -Se hizo evidente que Estados Unidos ha perdido el control sobre la reconstrucción de Irak, y sobre el manejo de su propio ejército. -Está en riesgo la posibilidad de que no sólo se pierda la guerra en Irak, sino que los Estados Unidos pierdan su construido instrumento de autoridad moral que debería estar inspirando al mundo en lugar de escandalizarlo. -Aunque es improbable que a corto plazo caiga el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, apoyado hace pocas horas por el presidente Bush y por el secretario de Estado, Collin Power, va a ser insostenible defender a mediano plazo su cadena de mando y la negativa de que había una decisión deliberada de humillar física y sexualmente a los prisioneros para ablandarlos en un interrogatorio. -Ha habido graves bajas en la guerra contra Irak y ahora sigue un proceso de gradual pérdida de la opinión pública. ¿Y sin embargo? Sigue siendo muy improbable que George W. Bush pierda las elecciones. -Las fotos y los videos que se han revelado -aunque lo que no se ha revelado aún puede cambiar esta ecuación- no dividen a la opinión pública norteamericana, un país fuertemente polarizado por los partidos políticos. -Los norteamericanos se han especializado en pedir perdón. Bush lo hizo ante el canal árabe Al-Yazira; Rumsfeld, ante el Pentágono y ante la opinión, y la opinión históricamente apoya a quienes se dan golpes de pecho en público. -Aunque los norteamericanos han expresado fuertes dudas sobre la guerra, en vista de que ningún arma de destrucción masiva fue descubierta, y Hussein fue capturado cual perrito faldero debajo de un sofá de piedra, las encuestas no muestran todavía que los norteamericanos culpen a Bush de la guerra ni que ella afecte el prestigio de Bush. "Había que salir de un malo", es como opina la opinión general. Pero lo más irónico de este mundial escándalo de violación de los derechos humanos es que, aparentemente, Bush aún puede ganar las elecciones si se cumplen dos agüeros. Que el equipo de los Washington Redskins, cuando juegue dos semanas antes de las elecciones, le gane a los Green Bay Packers en fútbol americano, tradición que desde hace 15 años le da el triunfo al gobierno que esté comandando la Casa Blanca. Y la segunda, que la economía esté creciendo en el tercer trimestre del año de elecciones: equipo en la Casa Blanca gana. ENTRETANTO. ¿Y ya que vamos a prohibir el arroz con pollo por ser la principal causa de intoxicación de colegios y ancianatos, por qué no prohibimos la paella, que es como salen de uno bien mal cuando lo invitan a comer en Bogotá?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.