Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2006/02/12 00:00

    ¿Que no hay izquierda y derecha?

    Quienes dicen que ya no hay ni izquierda ni derecha lo hacen para ocultar su derechismo bajo la máscara de que sus decisiones son técnicas y no favorecedoras de ciertos grupos de interés

COMPARTIR

En la larga entrevista que Darío Arizmendi le hizo al Presidente, Uribe repitió una tesis en la que tanto él como sus asesores vienen insistiendo desde hace tiempos: que los conceptos de izquierda y de derecha han sido rebasados por la historia, y que en vista de que en casi toda América el sistema democrático se ha impuesto, ya no tiene sentido distinguir entre esas dos visiones del mundo. A mí me parece, en cambio, que esa división está ahora más vigente que nunca, y con mayor razón si nos situamos dentro de regímenes que respetan ciertas libertades democráticas elementales. Lo típico de las personas autoritarias (que las hay de izquierda y de derecha) es que pretenden imponer por la fuerza su punto de vista fanático a toda la población, sin respetar la libertad individual. En este sentido un personaje como el buen escritor Plinio Mendoza, de quien se dice que cambió de ideología (era procubano, se volvió neoliberal), en realidad ha mantenido su concepción autoritaria, aunque cambiándose de bando: antes trabajaba en la controlada y censurada Prensa Latina, ahora pretende imponer esos controles y censuras a la prensa colombiana, aunque a favor de otra causa. Me parece que es fácil elaborar un breve cuestionario que funcione como papel de tornasol para saber si alguien (cualquiera, usted o yo) es de izquierda o de derecha. Ejemplos: ¿Está usted a favor de la despenalización del aborto? Si sí, el papel vira al rojo; si no, se tiñe de azul. ¿Defiende la implantación o el mantenimiento de la pena de muerte para ciertos delitos? El Catecismo católico oficial defiende la pena de muerte, pero condena el aborto; eso le da una pista sobre el color de su respuesta. ¿Cree que conviene armar a la población civil para que se defienda a bala de los malos? En Florida uno puede matar si sospecha de alguien que entra en su propiedad; en Florida gobierna otro de los Bush (asígnese un punto azul o rojo, según su gatillo fácil). ¿Está a favor de penas mucho más rígidas para ladrones, secuestradores, asaltantes, delincuentes de barrio, traficantes de drogas? Si usted es de los que le gusta la frase "que se pudran en la cárcel", apúntese un punto azul. Otro tema en el que está clara la división entre izquierda y derecha es en la opinión sobre lo separados que deben estar la Iglesia y el Estado, o los dogmas religiosos y las leyes, o el punto hasta el cual el Estado debe meterse en la vida privada de las personas (hábitos de vida, preferencias sexuales, drogas, alcohol, creencias religiosas). Cuando Uribe les insiste a los jóvenes en que posterguen el gustico para después del matrimonio, se está metiendo en la vida íntima ajena, aunque por suerte no ha impuesto con una ley su recomendación de palabra. Los Ayatohlas que gobiernan en Irán legislan incluso sobre la forma como uno debe limpiarse después de ir al baño. Traficar con alcohol, allá, puede acarrear la pena de muerte. En Estados Unidos, si uno es colombiano y lo encuentran con una dosis personal de coca, puede pasar el resto de su vida en la cárcel. La Iglesia prohíbe la ordenación a los gays y la comunión a los arrejuntados. Para mí, todas estas intromisiones en la vida privada de la gente, son de derecha. Imponer el aborto a quien no quiere abortar, u obligar al control de la natalidad a quien quiere tener hijos, es de derecha. Permitir ambas opciones libremente a las mujeres, y ayudarles económicamente a hacerlo, es de izquierda. En este sentido lo que acaba de aprobar el gobierno de Bogotá (regalar métodos anticonceptivos a las personas de bajos recursos), es de izquierda. En cambio la decisión de Lucho de no aumentar los impuestos municipales, es de derecha, pues también el tipo de tributación define con bastante precisión si un gobierno es de izquierda o de derecha. El de Uribe es de derecha porque no impone prácticamente tributos a la tierra ni al ganado, porque acaba de bajarles los impuestos a las empresas y porque no limita las ganancias usureras de los bancos, que el Estado tendría que regular. Imponer esos tributos o esos límites, sería de izquierda, así como es de izquierda el impuesto al patrimonio y las tasas por salida de remesas con ganancias de las compañías extranjeras. Los que se empeñan en decir que ya no hay izquierda ni derecha lo hacen porque quieren ocultar su verdadero rostro (derechista) bajo la máscara de que las decisiones que toman son simplemente los cálculos técnicos de un buen gobierno y no las decisiones que favorecen a determinados grupos de interés. Un último apunte: cuando se apoya a los grupos de interés minoritarios (los más ricos), la medida es de derecha; cuando las medidas favorecen a la mayoría (los más pobres), son de izquierda. Por eso, si el neoliberalismo -como nos lo vendieron- hubiera servido para enriquecer a la mayoría de la población, sería de izquierda, pero como ha servido para empobrecerla más, es de derecha.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.